¿Sabías que Lizondo se negó a quitar el catalán de las escuelas y oficializar el valenciano en 1995?

LIZONDO

El presidente de Unió Valenciana (UV), Vicent González Lizondo, dispuso de varias oportunidades históricas para potenciar el valenciano. En 1991 pudo haberse convertido en alcalde de Valencia pero en lugar de eso prefirió regalarle la alcaldía a la popular Rita Barberá.

En 1995, tras la derrota del socialista Joan Lerma en los comicios autonómicos, Lizondo pudo haberse convertido en presidente de la Generalitat Valenciana en coalición con el Partido Popular (PP) de Eduardo Zaplana, pero prefirió regalarle la presidencia al murciano.

Lizondo pudo haberle exigido a Zaplana la oficialización del valenciano (Normas de El Puig) y la eliminación del catalán de las escuelas, medios de comunicación y administración, pudo haber exigido la Conselleria de Cultura, Educación y Deporte para valencianizar nuestro Reino.

En su lugar, se conformó con la presidencia de las Cortes, y dos Consellerias menores (Agricultura y Medio Ambiente). Lizondo incumplió así su promesa electoral de erradicar el catalán de las escuelas y traicionó a los votantes. Sin duda, un error histórico que jamás debería repetirse.

¿Sabías que en los años 70 estuvo a punto de crearse la Academia de la Lengua Valenciana (ALV)?

XAVIER

En los tiempos en que Enric Monzonís (Unión de Centro Democrático (UCD)) fue presidente preautonómico del Reino de Valencia (1979-1982) se estuvo cerca de apuntalar la lengua valenciana. En el año 1979, tras una gran manifestación valencianista en que el pueblo salió a las calles a reivindicar el Reino de Valencia, la Real Señera y la lengua valenciana, el centrista Monzonís convocó a las entidades valencianistas para hacerles una oferta para consolidar el valenciano y desactivar el catalanismo: la creación de una Academia de la Lengua Valenciana (ALV).

Esta entidad se encargaría de codificar y regular nuestro idioma y estaría compuesta mayoritariamente por miembros valencianistas y por una minoría de catalanistas. Monzonís llegó a ofrecer incluso un cheque de 100.000 pesetas de la época para que los valencianistas pudieran sufragar los primeros gastos. Todos los representantes de entidades valencianistas estaban de acuerdo con la idea de Monzonís, a excepción de Paco Domingo, presidente de Valencia 2000, y de forma especial el poeta Xavier Casp, por entonces presidente de Lo Rat Penat.

Casp -que contaba con un gran liderazgo en el valencianismo- se negó a crear la entidad por que la consideraba una «medida política» y su negativa abortó la creación de la Academia de la Lengua Valenciana. Sin embargo, años más tarde -en 2001- sí que acabó ingresando en la Academia Valenciana de la Lengua (catalana, se entiende) a propuesta del presidente de la Generalitat Valenciana, Eduardo Zaplana (Partido Popular (PP)). Al parecer la AVL no era «política» para Casp. La ALV fue una oportunidad histórica que el valencianismo no supo aprovechar.

¿Sabías que las Normas de El Puig fueron oficiales en el Reino de Valencia?

MONSONÍS

En 1979 la Real Acadèmia de Cultura Valenciana (RACV) presentó un nuevo sistema de ortografía valenciana muy próximo al del filólogo Lluís Fullana de 1921, que fue aceptado prácticamente por unanimidad por todas las instituciones del momento, por los intelectuales, y el Consell Preautonòmic. El 7 de marzo de 1981, en el Monasterio de El Puig fueron oficializadas las Normas de El Puig, que fueron aceptadas por la RACV, Lo Rat Penat, por la Comisión Mixta de Bilingüismo y publicadas por la Secretaría General Técnica de la Conselleria de Educació del joven gobierno valenciano, como ahora veremos.

De esta manera, las Normas de El Puig (que son las aplicadas al valenciano, entendiéndolo como una lengua independiente y diferenciada del catalán) fueron oficiales en el Reino de Valencia durante el gobierno de Enric Monzonís (Unión de Centro Democrático (UCD), presidente del Consell Preautonòmic del País Valencià, entre 1979 y 1982. Fue precisamente gracias a Monzonís que la normativa del auténtico idioma valenciano fue oficial en el Consell Preautonòmic -la actual Generalitat Valenciana-, además de en las Diputaciones de Castelló, Valéncia y Alacant, y en numerosos Ayuntamientos del Reino de Valéncia.

La entonces consellera de Educación, Ampar Cabanes (UCD), apostó por la lengua valenciana frente al catalán. Se llegó incluso a enseñar valenciano en las escuelas según las Normas de El Puig entre 1982 y 1983. Sin embargo, la victoria del socialista Joan Lerma en las elecciones autonómicas de 1982 desterró el valenciano. Su conseller de Cultura, el exalcalde franquista de Picaña Ciprià Císcar, declaró: «Mientras yo sea conseller, en Valencia se hablará el catalán». Así se apostó por la normativa del Institut d’Estudis Catalans (IEC) y se empezó a enseñar barcelonés en las escuelas.

Los posteriores gobiernos del Partido Popular (PP) consolidaron el catalán en las aulas y medios de comunicación. Los populares llegaron incluso a crear (1998) e incluir en el Estatuto (2006) a la catalanista Academia Valenciana de la Lengua (AVL). Pese a ello, el Colegio García Broch, centro privado concertado en Valencia capital, sigue enseñando lengua valenciana actualmente. La oficialidad de las Normas de El Puig entre 1979 y 1982 desmonta las argumentos catalanistas que aseguran que un idioma valenciano independiente del catalán es una pseudolengua inventada que no existe.

¿Sabías que a principios de siglo XXI Valéncia hui era el único diario valenciano y valencianista?

fiesta-numero-uno-04

El martes 27-11-2006 se presentó en el anillo perimetral de L’Hemisfèric de Valencia un nuevo diario, Valéncia hui, de información general, y de pago, editado en el Cap i Casal para todo el Reino de Valencia, cuyos editores propietarios eran Joan Lladró, cofundador del grupo familiar de la conocida empresa de porcelana Lladró, y Héctor Gimeno, industrial del sector de la madera.

Por entonces eran pocos los diarios de capital valenciano, como Minidiario, El Heraldo de Castellón, Panorama Actual, La Hoja de la Tarde o el propio Valéncia hui. De hecho, Información, Levante y Superdeporte pertenecían al grupo Prensa Ibérica (catalán), La verdad, Las Provincias y Micalet a Vocento (vasco), y Ciudad de Alcoy y El Periódico Mediterráneo a Zeta (catalán).

Valéncia hui era uno de los pocos diarios de capital 100% valenciano y el único valencianista. El periódico dirigido por Baltasar Bueno reivindicó la denominación Reino de Valencia para nuestra tierra, la lengua valenciana como un idioma independiente del catalán y denunciaba las tropelías del catalanismo. Desapareció el 27-11-2008, como tantos otros medios de la época, a causa de la crisis.

¿Sabías que Papá Noel vive en Valéncia?

Santa Claus, o Papá Noel, es la distorsión -primero literaria y luego comercial y cinematográfica- de San Nicolás, el generoso Obispo de Myra, patrono de los niños, navegantes y cautivos. En Occidente los niños esperan con anhelo a Santa Claus, que llega cargado de regalos en la noche del 24 al 25 de diciembre. Pero los niños holandeses y belgas tienen mucha suerte porque disfrutan de sus regalos ¡casi un mes antes! Así, Papa Noel llega a Holanda en la víspera de San Nicolás (5 de diciembre), y a Bélgica el día de San Nicolás (6 de diciembre). Lo curioso es que se cree que Santa Claus viene de Valéncia.

Así al menos se cree en Holanda, donde los padres cuentan a sus hijos que San Nicolás viaja desde Valéncia hasta los Países Bajos para traerles regalos si han sido buenos a lo largo del año. De hecho, es tradición que los niños dejen naranjas junto a unas decorativas botas navideñas para darle la bienvenida a este valenciano tan especial. San Nicolás llega en barco (dicen que desde Valéncia, pero también de Alacant e ¡incluso de Madrid!) y una vez desembarcado monta en un gran caballo blanco. Sus ayudantes son unos pajes negros conocidos como Pedritos los Negros que lanzan galletitas a la gente.

Por otro lado en Bélgica también está la tradición de San Nicolás, que viene de Valéncia y regala naranjas a los niños. La fiesta de San Nicolás se celebra además en algunas antiguas colonias neerlandesas y en menor medida en Luxemburgo, Austria, Suiza, Alemania, Polonia y Chequia. Curiosamente en el Reino de Valéncia, por su tradición católica, el pueblo cree más en los Reyes Magos que en el viejito pascuero y del enigmático Papá Noel se piensa que vive en el círculo polar ártico, Finlandia para ser exactos. Sea como sea, sed buenos o de lo contrario estas Navidades Papá Noel os traerá carbón.

¿Sabías que Lladró controla el 70% del mercado mundial de la porcelana de lujo?

015 lladro

La valenciana Lladró es la empresa de porcelana fina líder a nivel internacional. Controla el 70% del mercado mundial de la porcelana de lujo. Cuenta con más de 2.500 empleados, más de un centenar de los cuales son trabajadores discapacitados. El grupo dispone de 4.000 puntos de venta en más de 120 estados soberanos y exporta más del 80% de su producción al exterior, especialmente a Estados Unidos. Lladró es una empresa con una fuerte identidad familiar y sus motivos florales y costumbristas son conocidos en todo el mundo.

Lladró fue fundada por los hermanos Joan, Josep y Vicent Lladró en 1953. Al principio era un pequeño taller artesano familiar en Almácera (L’Horta) donde los tres hermanos laboraban en el patio de su casa. Cinco años después el patio se quedó pequeño y se trasladaron a una nave industrial en Tavernes Blanques (L’Horta). A partir de ahí, se dio un crecimiento explosivo. En 1969 inauguraron la Ciudad de la Porcelana, un impresionante complejo industrial, formativo y de ocio para los trabajadores de la firma, que cuenta además con un museo que recibe 12.000 visitas al año. Actualmente, sus figuras decorativas son consideradas un símbolo de exquisitez y la empresa valenciana goza de una envidiable reputación dentro y fuera de su país.

¿Sabías que el primer poema dedicado al ajedrez fue en valenciano?

011 ScachsDamor

Scachs d’amor (Ajedrez de amor, en castellano), de título completo Hobra intitulada scachs d’amor feta per don franci de Castelvi e Narcis vinyoles e mossen fenollar, es un poema escrito en valenciano por Francesc de Castellví, Bernat Fenollar y Narcís de Vinyoles (destacados personajes de la cultura valenciana) y publicado en el Reino de Valencia hacia el 1475 Es el primer poema en la historia de la literatura dedicado a la temática del ajedrez.

Es una obra poética concebida como una partida de ajedrez en la que los contrincantes son Francesc de Castellví, llevando el juego de las blancas ( rojas en el poema representando a Marte y el amor) y Narcís Vinyoles, con las negras (verdes en el poema representando Venus y la gloria). De árbitro y comentarista Bernat Fenollar, que es quien da las reglas. Los colores verde y rojo se usan en el ajedrez chino.

El poema utiliza el juego como alegoría del amor, se estructura en sesenta y cuatro estrofas (el mismo número de las casillas del tablero) de nueve versos. Las estrofas se agrupan en tres: la primera representa el movimiento de las blancas; la segunda, el de las negras; y la tercera, un comentario del árbitro sobre las reglas. Las tres primeras estrofas de la obra son de presentación, y la última es el jaque mate.

Es la primera partida documentada (en cualquier idioma) con las reglas modernas del ajedrez.

¿Sabías que el Reino de Valencia fue un estado soberano desde el siglo VI hasta 1707?

valencia

El rey Jaime I el Conquistador hizo su entrada triunfal en la ciudad de Valencia el 9 de Octubre de 1238, tras capitular las fuerzas ocupantes musulmanas. El monarca pudo haber anexionado las nuevas tierras valencianas al Reino de Aragón mas prefirió otorgarles un marco nacional, legal y jurídico diferenciado y propio.

Hasta hace relativamente poco la historiografía oficial nos hablaba de Jaime I como del padre fundador de la patria valenciana. Posteriormente, el autor Carles Recio afirmó que los reyes Mudafar y Mubarak fundaron en 1009 el Reino moro de Valencia. Pero los orígenes de este reino son más remotos de lo pensado.

El arqueólogo valenciano Miquel Ramón Martí descubrió en 2001 que el primer rey documentado de la historia de Valencia fue el cristiano visigodo Leovigildo, del siglo VI. El hallazgo de una moneda del año 583 donde vemos su rostro, su nombre (“Livvigildus”) y las palabras “Rex Valenta” (Rey de Valencia) lo prueba.

La boda de los Reyes Católicos en el siglo XV no acabó con la independencia de Valencia ya que supuso la unión de las coronas pero no de los territorios. Eran muchos reinos con un solo rey de la misma forma que hoy la reina de Inglaterra lo es también de Australia y de Canadá sin que por ello dejen de ser tres países distintos.

Valencia fue un reino soberano hasta su derrota el 25 de Abril de 1707 en la Batalla de Almansa, en el marco de la Guerra de Sucesión (1701-1715). A partir de aquella nefasta cita, Felipe V de Borbón iba a decretar «por justo derecho de conquista» la abolición de nuestros fueros y por tanto la disolución del Estado Valenciano.

Así pues, ya sea bajo la égida de visigodos, musulmanes o cristianos, Valencia existió como un estado independiente y soberano la friolera de doce siglos consecutivos: desde el siglo VI -al menos- con el rey Leovigildo hasta 1707, año en que el último Jurat en Cap, Lluís Blanquer, asistió al hundimiento de una nación.

¿Sabías que el primer rey valenciano documentado fue el visigodo Leovigildo?

leovigildo

El arqueólogo valenciano Miquel Ramón Martí Maties descubrió en 2001 que el primer rey documentado de la historia de Valencia fue el visigodo cristiano Leovigildo, allá por el siglo VI. El hallazgo de una moneda del año 583 donde vemos su rostro, su nombre («Livvigildus») y la inscripción «Rex Valenta» (Rey de Valencia) lo corrobora. La moneda se encuentra en la Biblioteca Nacional de Francia, en París, en su sección de numismática. Así, el Reino de Valencia (por entonces en forma de ciudad-estado) es muy anterior a lo que creíamos hasta ahora.

Los orígenes del milenario Reino de Valencia son más remotos de lo pensado. Hasta hace poco la historiografía oficial nos contaba que el rey Jaime I el Conquistador lo fundó en 1238. Posteriormente, el escritor Carles Recio afirmó que los reyes Mudafar y Mubarak fundaron en 1009 el Reino moro de Valencia. Pero los descubrimientos de Martí han dado un giro revolucionario a la historia de nuestro pueblo, ya que ahora sabemos con certeza que existía el Reino de Valencia muchos siglos antes antes del nacimiento de Cataluña o del de España.

Con respecto a esta moneda existe una gran polémica ya que algunos expertos la consideran falsa (y otros verdadera). Lo cierto es que muchos manipuladores nos quieren hacer creer que el Reino de Valencia comienza con Jaime I. Es como si antes de su venida, Valencia fuera un desierto tipo Salvaje Oeste sin apenas gente o civilización. Las investigaciones de Martí iban en la línea contraria, y eso le granjeó enemistades. Pronto salió publicado en prensa que la Universidad de Valencia y la Biblioteca Nacional de Francia habían dicho que la moneda era falsa.

Entonces Martí exigió una respuesta oficial y por escrito de la Biblioteca Nacional de Francia que corroborara la falsedad de la moneda. Para ello pidió ayuda al embajador de España en París, que escribió a esa Biblioteca Nacional. Tras año y medio sin respuesta Martí insistió de nuevo al embajador, quien esta vez pidió explicaciones mediante valija diplomática (como asunto de Estado). Tres años después no había contestación. De acuerdo al derecho internacional, al no recibir respuesta, Martí pasaba a tener razón. Es decir, que la moneda es verdadera.

Su libro, Visigodos, Hispano-romanos y bizantinos en la zona valenciana en el siglo VI (España), (2001) nos habla de esta moneda. También recomendable su otro libro Una fundación de Valencia (Hispania). Antítesis de la tesis actual (2005), que nos descubre que la fundación de la ciudad de Valencia es anterior a la de 138 AC del cónsul romano Junio Bruto. Una anécdota: sus investigaciones fueron publicadas en Inglaterra, en la prestigiosa editorial British Archaelogical Reports, después de que la Universidad de Valencia desdeñara su trabajo.

9 d’Octubre: En defensa de les nostres senyes d’identitat.

A lo llarc dels sigles, els valencians sempre hem segut lleals a Espanya i esta sempre mos ha recompensat en la més pèrfida traïció. Les fellonies més greus: el 25 d’Abril de 1707, a on la derrota en la Batalla d’Almansa comportà l’extermini dels Furs i del Regne de Valéncia com un estat sobirà; el Decret de Francisco Javier de Burgos  de 20 novembre de 1833 pel qual el Regne de Valéncia és desquarterat en tres províncies que tan sols han servit per a fabricar provincians i dividir al poble; el dictamen de la pancatalanista Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) de 9 de febrer de 2005 que proclama que valencià i català són la mateixa llengua; i la reforma estatutària de 11 d’abril de 2006 a on el gens honorable president de la Generalitat Valenciana, Paco Camps, -un autèntic emissari dels interessos de Madrit- introduïx dins de l’Estatut la AVL (és dir, el català).

Hui la nostra identitat torna una volta més a estar amenaçada. L’actual president de la Generalitat (tot siga dit votat per ningú) Albert Fabra pretén que la festivitat del 9 d’Octubre, dia nacional dels valencians, se trasllade al dilluns d’eixa semana per a evitar fer ponts, per lo que el 9 d’Octubre perfectament podria acabar celebrant-se un dia 8 o un 11. Paregut passa en la Festa de les Falles, puix vol que la cremà del dia de Sant Josep es trasllade també al dilluns, per lo que podríem acabar cremant les falles el dia de Santa Gertrudis. ¿Per qué no propon que es trasllade la festivitat del 12 d’octubre? ¡Ah, és que eixa sí que li pica, perque en lloc d’un president de tots els valencians ací tenim a un ninot que és el governador civil del llevant espanyol! Ni una cessió més en la nostra identitat. Ha arribat l’hora de dir prou a tant d’etnocidi i començar a ofrenar noves glòries a Valéncia.

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: