El Gens Honorable president Albert Fava.

fabra

Argentina és un païs que cotisa molt alt en el meu cor. Tinc amics argentins que m’han tractat molt be i m’han obert moltes portes com a escritor. Em sent en deute en eixe païs. Fa unes semanes charrava en uns missioners argentins que es llamentaven dels mals governants que té eixa patria. “Entre Carlos Menem i el matrimoni Kirchner han arrasat este païs. Quan Cristina Kirchner se’n vaja de la presidencia haura deixat a Argentina feta un solar” -digue u d’ells-. Yo li vaig contestar que les coses sempre poden empijorar: “Imagina’t a Diego Maradona de president d’Argentina. És tan popular que la gent podria votar-lo. Seria la guinda del pastiç. ¡Com a minim en les rodes de premsa mos riuriem molt!”.

Traçant paralelismes en el Regne de Valencia, mosatros mos pareixem molt als argentins en el sentit de que som una societat encanallada i corrupta que vota per lladres i en acabant es queixa de que li furten. En estos vint anys el Partido Popular (PP) ha acabat en tot. S’ha carregat la nostra agricultura i industria per a afavorir l’especulacio urbanistica. S’ha carregat l’educacio despedint a mils de professors, retallant les beques i ficant als alumnes en barracons. Ha privatisat la sanitat publica i convertit la salut en un negoci. Ha condenat a mort a la llengua i cultura valencianes al posar la catalanista Academia Valenciana de la Llengua (AVL) dins d’un Estatut (o Carta Colonial) reformat des de Madrit a esquenes del poble.

Em pregunte si el Gens Honorable president de la Generalitat Valenciana, Albert Fava, pot ser la nostra “guinda del pastiç”. Un president accidental que no ha segut votat en les urnes i que ara ha de gestionar la quebra del nostre regne. Un soterrador que ha liquidat el nostre sistema financer (Banco de Valencia en mans de La Caixa, Bankia en mans de l’Estat, la CAM en mans del Sabadell, Ruralcaixa en mans de Cajamar) i tancat Radio Televisio Valenciana (RTVV) uns mesos més  tart de que es pronunciara publicament en favor de que TV3 emetera en lo Regne (encara que pronte li regalarà les infraestructures de RTVV a algun amiguet que fara un nou Canal No-Do). Potser lo proxim puga ser la bancarrota del Valencia CF.

El mal que està fent este ninot és demencial: des de propondre que el 9 d’Octubre no es celebre eixe dia a voler retallar la lletra de l’Himne Valencià passant per no reclamar al Govern central el famos deute historic que abans tant exigia a l’anterior govern socialiste. Fava pot ser l’Apocalipsis definitiu, el nostre Armagedon particular puix quan ell se’n vaja nomes quedarà un deute colosal i unes infraestructures surrealistes com parcs tematics, aeroports sense avions o biblioteques sense llibres. Est Ali Babà és el rostre més visible d’una mafia de mangants imputats per mil i una coses (Gürtel, victimes del metro, Carles Fabra, Rafel Blasco…) cansats de furtar en total impunitat en este païs de pandereta.

Quan se’n vagen del poder els peperos, Valencia pareixera un solar. Han fet més mal que una plaga de llagostes perque com a minim una plaga de llagostes arriba a un lloc, l’arrasa i se’n va. Pero els peperos arriben a un lloc, l’arrasen i es queden.  Crec sincerament que si una bomba atomica haguera esclatat en Valencia no haguera segut tan devastadora com esta colla de mafiosos. Tots els Fabra que conec que tenen alguna relacio en Castello (Pompeu, Carles, Albert) han segut fatidics per al nostre poble. Pero Albert Fava pot ser una malediccio biblica, la traca final, el cataclisme definitiu. I com que en la nostra terreta ya no li queda res més per afonar, potser, en una miqueta de sort, afone al Partido Popular.

 

FONT: SOM nº 260. Giner 2014.

Anuncios

Una bona notícia per a la salut mental dels valencians.

tanca2

El tancament de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) decretat pel president de la Generalitat, Albert Fabra, és una bona notícia per al conjunt dels valencians. O si se preferix, un mal menor. Encara que des del punt de vista institucional és una hecatombe i que ho llamente de tot cor pels professionals (que són uns simples manats que ara es queden sense pa) hi ha indicadors que fan vore que açò és positiu.

Des del punt de vista llingüístic, estos defensors de “la nostra llengua” -la seua, clar, perque la dels valencians segur que no era- ampraven un idioma artificial i ortopèdic totalment alluntat del poble pla. I en segons quines franges horàries eixe ent que havia naixcut “per a potenciar la llengua valenciana” pareixia que estiguera retransmitint des de Madrit. Més que Canal Nou, podrien dir-li Canal Noi o Canal Nueve, com vullguen. Qualsevol cosa excepte “la televisió dels valencians”.

Des del punt de vista informatiu i periodístic no hi hagut res tan vomitiu des dels temps del No-Do. Canal Nou es convertí en Canal No-Do, en l’instrument de propaganda del règim, ab manipulacions vergonyants i silencis aborronadors, en la televisió que ni en una dictadura s’atrevirien a fer. Només quan han tancat RTVV és que estos periodistes “plurals”, “imparcials” i “transparents” és que han criticat al govern del Partido Popular (PP). ¿No varen tindre temps els últims 20 anys?

Des del punt de vista de la salut mental dels valencians, la desaparició de RTVV és una gran notícia perque simplement era infumable. La Conselleria de Sanitat deuria advertir de que mirar massa Canal Nou produïx Síndrome de Down.  Este “servici públic” inclús pagava en diners de les nostres bojaques a putes per a eixir per la TV a contar que s’havien gitat en tal o qual futboliste o actor. O a vidents per a fer els seus trucs de màgia i opereta i enganyar als més imbècils. Digne de nàusea.

Des del punt de vista econòmic, allò era  un mastodont impossible de mantindre per més temps. Una televisió d’àmbit autonòmic que tenia 1.700 empleats… ¡Més que Antena 3, Telecinco i La Sexta juntes! ¡I això que estes són de cobertura estatal! A voltes anaven a cobrir una notícia tres tios: el locutor, el càmera i un tercer per a portar el cable. Allò s’havia convetit en un niu de panchacontents pero els més de 1200 millons d’euros de deute acumulat fan que este cachalot siga inviable.

Tancar un ent audiovisual no és la fi del món. Tancar un hospital, un colege o una residència sí ho és. Sigam realistes: no podem mantindre quatre televisions públiques (Canal Nou, Nou Dos, Notícies Nou, Canal Nou Internacional) i dos ràdios públiques (Ràdio Nou, Sí Ràdio). Els billets no creixen en els arbres. I que ningú es preocupe perque algun dia podrem tornar a tindre televisions i ràdios valencianes i seran tan casposes o tan admirables com els valencians vullgam que siguen.

¿Sabías que Lizondo se negó a quitar el catalán de las escuelas y oficializar el valenciano en 1995?

LIZONDO

El presidente de Unió Valenciana (UV), Vicent González Lizondo, dispuso de varias oportunidades históricas para potenciar el valenciano. En 1991 pudo haberse convertido en alcalde de Valencia pero en lugar de eso prefirió regalarle la alcaldía a la popular Rita Barberá.

En 1995, tras la derrota del socialista Joan Lerma en los comicios autonómicos, Lizondo pudo haberse convertido en presidente de la Generalitat Valenciana en coalición con el Partido Popular (PP) de Eduardo Zaplana, pero prefirió regalarle la presidencia al murciano.

Lizondo pudo haberle exigido a Zaplana la oficialización del valenciano (Normas de El Puig) y la eliminación del catalán de las escuelas, medios de comunicación y administración, pudo haber exigido la Conselleria de Cultura, Educación y Deporte para valencianizar nuestro Reino.

En su lugar, se conformó con la presidencia de las Cortes, y dos Consellerias menores (Agricultura y Medio Ambiente). Lizondo incumplió así su promesa electoral de erradicar el catalán de las escuelas y traicionó a los votantes. Sin duda, un error histórico que jamás debería repetirse.

Mariano Rajoy: un psicopata al front del Govern.

rajoy dos caras

“La pujada del IVA és la sabrada que els mals governants peguen als seus compatriotes”, “No hi haura rescat”, “No pense donar un sol euro de diners publics a la banca”, “Li pense clavar tisora a tot excepte a les pensions, sanitat i educacio”, “Yo no soc partidari del copagament en sanitat”, “Mosatros no recolzarem l’amnistia fiscal perque els que paguen pagaran més i als que no paguen se’ls perdonarà lo que no hagen pagat”, “El PP no abaratirà el despediment en cap cas”, “No vos deixeu enganyar, retalls és baixar el sou als funcionaris”,  “Aci hi ha un president que donarà la cara i que no s’amagarà”, “Quan yo governe baixarà el paro”, “Dir sempre la veritat, encara que dolga, sense adorns i sense excuses: dir al pa, pa i al vi, vi”,  “Yo lo que no porte en el meu programa no ho faig”. Estes són nomes algunes de les vora de cent mentires demostrades de l’actual president espanyol, el pepero Mariano Rajoy, que pren per imbecils als espanyolets (i en rao) i que causaria vergonya aliena al mateix Pinocho.

A voltes pense que Espanyislavia és un païs embruixat. És com si hi haguera una malediccio que fa que cada president del Govern siga pijor que l’anterior. Quan pareixia que José Luis Rodríguez Zapatero passaria a l’historia com el pijor president espanyol de tots els temps, arriba Rajoy i el fa bo en menys d’un any. ¿Cóm pot algu ser tan embuster? ¿Cóm pot prometre una cosa i fer exactament la contraria? No sé si pensar d’ell que és un cinic, un simple porrito dirigit per control remot des de Brusseles, un psicopata, una plaga biblica o tot a l’hora. Rajoy és el major frau de l’historia de la pseudodemocracia espanyola i aixo que en este païs de pandereta ya estem acostumats a governants nefasts. La situacio és realment terrorifica: la desocupacio voreja el 30%, hi ha millons de families en la pobrea, és comu vore  gent buscar menjar en els contenidors del fem i per si fora poc Rajoy ha conseguit el dubtos honor de fer que els espanyols emigren de nou, lo que no passava des de la postguerra. I al psicopata sols li falta dir “España va bien”.

Gran part de la culpa de tot aço la té el catolicisme, que propagà la doctrina antibiblica de que hi ha pecats venials -pecadets- i pecats mortals -pecadots-. Aixina, mentres que en els països protestants la mentira és contemplada en repugnancia -està al costat de coses tan terribles com el furt o l’homicidi en els Deu Manaments que Yahve entregà a Moises-, en els països catolics la mentira és vista com una cosa de poca importancia, per lo que s’escampa pel món de la politica, de l’empresa, de l’administracio, etc., i quan és detectada la gent no es malhumora sino que encara somriu. “La picaresca espanyola”, diuen en Espanya, per a llevar-li ferro a l’assunt.   No és d’estranyar que si en Estats Units un president mentix al poble perga les eleccions si no és que l’obliguen a dimitir, mentres que en Espanyislavia els sondejos apunten a que si dema hi haguera eleccions Rajoy  (que diu una mentira demostrable cada 6 dies) seria novament el vencedor. No hi ha dubte; els espanyolets tenen lo que se mereixen. ¡A fruir de lo votat!

FONT: Som nº 258. Maig de 2013.

¿Sabías que la telebasura de España nació en Valencia?

tombola

A día de hoy es tal el nivel de mediocridad, zafiedad, grosería y esperpento de los distintos canales de España que se identifican como sinónimos los conceptos “televisión” y “telebasura” . El actual modelo de cotilleo y marujeo que reina en todas las parrillas españolas nació en Valencia. Tenemos un país pionero en lo bueno… y en lo malo.

En 1997 Jesús Sánchez Carrascosa -director de Canal 9 (la televisión pública valenciana)- inventó el programa Tómbola, una especie de tertulia de peluquería que consistía en airear cotilleos, rumores y escándalos de los personajes de la farándula. Contaba con periodistas sin escrúpulos como Jesús Mariñas, Karmele Marchante, etc.

Tómbola nació con polémica; la invitada estrella, Chabeli Iglesias, hija del cantante Julio Iglesias, abandonó el programa a mitad de entrevista acusando de “gentuza” a los periodistas que la atacaban. A partir de aquel escándalazo, Tómbola creció en audiencia y popularidad hasta que fue cancelado por una decisión política y de imagen en el año 2004.

En todo este tiempo Canal 9 pagó con dinero de todos los valencianos a fulanas y personajillos del tres al cuarto para que vocearan las miserias de los personajes del mundo de la farándula o directamente detallaran sus aventuras de cama con los famosos. Tómbola tuvo tanto éxito que el programa fue exportado a Latinoamérica y copiado en España.

Tómbola también fue pionero en dar entrada en la televisión a los adivinos en plan estelar. En el programa un supuesto vidente, Rappel, revelaba el futuro al invitado estrella. Sin duda, fue el pistoletazo de salida para el aluvión de pitonisos y programas del tarot que hoy infectan los canales españoles en horario nocturno (y a veces incluso diurno).

El prostíbulo que es la televisión en el Estado Español, fornicaria, grosera y chabacana, tuvo su nacimiento en Valencia, concretamente en el programa Tómbola de Canal 9. Los méritos no obstante recaen en dos murcianos, Eduardo Zaplana y Jesús Sánchez Carrascosa, presidente de la Generalitat Valenciana y director del Canal 9 en los años 90 respectivamente.

Una reforma laboral positiva y necesaria.

El Gobierno de España, con el presidente Mariano Rajoy a la cabeza, ha aprobado estos días por vía decreto una reforma laboral muy ambiciosa. La nueva ley abarata el despido de los trabajadores. Pasamos de 45 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades a 33 días por año con un máximo de 24 mensualidades en el caso de despido improcedente. En el despido procedente (que podrá darse si la empresa tiene tres trimestres seguidos de merma de ingresos) el empleado percibirá 20 días por año trabajado con 12 mensualides de máximo.

Mucha gente ha puesto el grito en el cielo y se lamenta del abaratamiento del despido. Yo, sin embargo, considero que se trata de una reforma audaz que puede tener efectos positivos a medio y largo plazo. El problema no es tanto que una persona que tiene trabajo lo pierda sino la práctica imposibilidad que hay en estos momentos de encontrar otro. Tenemos 5.300.000 parados, con una tasa de desempleo total del 23% de la población activa y 45% de la juventud. Y creciendo. Hay que tomar medidas, por dolorosas que éstas sean, para atajar este sunami de paro.

Mi opinión es que a corto plazo la reforma va a ser muy negativa, en el sentido de que va a provocar más despidos y disparar todavía más el paro. Pero a medio y largo plazo encuentro que puede resultar beneficiosa. Pienso que la nueva ley tiene dos aspectos muy positivos: que en tiempo de crisis ayuda a que una empresa no desaparezca y que en tiempo de bonanza incentiva la contratación. Además, los trabajadores tendrán derecho a 20 horas anuales de formación a cargo de la empresa, lo cual les ayudará mucho a reciclarse y adaptarse a nuevos retos.

Veamos el primer aspecto. ¿Qué es mejor? ¿Que una empresa de 50 empleados ahogada por las deudas despida a 43 y se quede con una plantilla mínima? ¿O que por no poder pagar los elevados costes del despido, al empresario no le quede más remedio que cerrar su negocio? En el primer caso, la empresa sigue existiendo y eso le permitirá volver a contratar en el futuro (pasar de 7 empleados a 15, 20 ó 50) cuando la economía remonte el vuelo. En el segundo (lo que pasaba hasta ahora) la empresa nunca más volverá a contratar a nadie  porque deja de existir.

El auténtico problema no es tanto el aumento del paro como la destrucción de empresas. Esto segundo es mucho más grave porque dificulta la recuperación. Y ahí entra el segundo aspecto positivo de la ley: si antes, en tiempo de bonanza, un empresario no se atrevía a contratar indefinidamente por lo oneroso del despido, ahora es más probable que lo haga. Habrá quien diga que de qué sirve tener un contrato indefinido si te pueden echar por cuatro duros en cualquier momento. Precisamente por eso mismo es más sencillo que te vuelvan a contratar en otra parte.

Este es el modelo de Estados Unidos y de muchos países desarrollados, donde gracias (en parte) al despido barato es fácil encontrar empleo y las tasas de paro son bajas. Se ha desatado una gran polémica porque la reforma permite despedir por absentismo laboral (así sea justificado, como una enfermedad). Yo no creo que un trabajador disciplinado y de alto rendimiento deba temer. Si su jefe lo despide por estar enfermo es imbécil. Otra cosa son los vagos y los inútiles que van al trabajo a pasar el rato. Ellos sí deben preocuparse. Y de ésos en Ejpaña hay muchos.

La reforma no obstante se queda corta porque no entra en el problema de raíz del Estado: la falta de productividad. No toma medidas como reducir los festivos, adoptar la jornada continua (y desterrar de una vez por todas la partida) o pasar de un modelo productivo basado en la mano de obra barata en uno basado en la tecnología. He ahí la madre del cordero. Ni una sola medida fiscal para incentivar la industrialización, la tecnología, la inversión en I + D. Tampoco aplica un contrato único para acabar de una vez con el cáncer de la temporalidad en España.

No considero que la nueva ley, por sí sola, vaya a generar empleo. Para ello se necesitan además otras medidas como una reforma financiera que deje bancos saneados para que fluya el crédito a empresas y familias, una reforma migratoria que impida que España con un 23% de desempleo siga recibiendo inmigración (no tiene sentido importar parados suplementarios) y una política orientada al crecimiento económico y no tanto a una austeridad que está destruyendo a la clase media. La reforma tiene luces y sombras, pero en su conjunto es un paso adelante.

17.688.149 imbéciles.

Este domingo he ido a votar. Y confieso que lo he hecho con más desafección y apatía que nunca. Por primera vez en mucho tiempo me he sentido huérfano electoralmente. No había ningún partido que defendiera los intereses de los valencianos (sólo meras filiales dirigidas por control remoto desde Madrid o Barcelona). Tampoco he visto papeletas de partidos que defiendan la causa de la clase trabajadora (tan sólo derecha, pseudoizquierda y progres, que vienen a ser más o menos una misma cosa). Pero lo peor es que me he venido del colegio electoral con una sensación de estafa…de que estas elecciones han sido solamente una comedia, una farsa, porque quien realmente gobierna es el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la canciller alemana Angela Merkel, a los que nadie ha votado.

Lo que más triste me pone es ver la soberana estupidez de este pueblo de cretinos llamado España. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) lo ha hecho fatal. Hace dos años ya dejé escrito que José Luis Rodríguez Zapatero es el peor presidente de la pseudodemocracia española y no me he equivocado. No recuerdo ni una sola cosa positiva en estos siete años. Cómo de mal habrá hecho las cosas Zapatero para que el PSOE, históricamente la fuerza hegemónica del Estado, haya sido barrido no sólo del gobierno central sino de todas las autonomías que gobernaba. Sólo conserva -todavía- Euskadi y Andalucía, que tienen comicios en 2012, y que está condenado a perder. Pues aún así, todavía hay siete millones de imbéciles que han votado por el PSOE. En este país de pandereta la gente no aprende.

España está peor que nunca: cinco millones de parados, quiebra económica y el pueblo yendo a mendigar un plato  de sopa a los comedores sociales. ¿Y qué ha hecho  la gente? ¡Votar por el Partido Popular (PP)! Como si ellos no fueran corresponsables del desastre y no hubieran llevado a la ruina a las autonomías que gobiernan (Valencia es la más endeudada de todo el Estado, por ejemplo). Con los sociatas teníamos crisis económica. Ahora vamos a seguir teniendo la misma crisis y encima nos van a recortar los derechos. Lo que viene ahora es terrorífico: copago en el sistema sanitario, privatización de la educación, despido más barato, recortes en los sueldos (en los nuestros, por supuesto, no en los de los políticos…). Once millones de imbéciles han votado por esto. Que no se quejen luego.

El candidato popular Mariano Rajoy ha ganado con mayoría absoluta y muy pronto será el nuevo presidente de España. Le desearía la mejor de las suertes, pero prefiero deseársela a nosotros mismos, a la gente, porque la vamos a necesitar y mucho en cuanto este facha ponga en marcha su programa oculto. ¡Con la de partidos que se presentan a las elecciones y que la gente sea tan borrega de ir a votar siempre a los dos peores! Elegir entre PSOE y PP es elegir entre el SIDA y el cáncer. Son las dos caras de la misma moneda. Son la misma mierda. Son un solo partido con dos siglas distintas. El PPSOE. Progres en lo social y liberales en lo económico. ¿Pero qué esperar de un estado con 18 millones de imbéciles? Los votantes no saben distinguir su cabeza de su culo. Así va Ejpaña.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: