Malasia: la monarquía rotatoria.

Como estado, Malasia existe desde tiempos muy recientes. Lo que nosotros conocemos como Malasia fue en realidad un batiburrillo de reinos independientes, con Malaca a la cabeza, mal avenidos entre sí. Su división interna les hizo durante siglos estar a merced de lusos, británicos, holandeses, japoneses o indonesios por ejemplo.

Malasia se independiza de Reino Unido en 1957. En 1963 se unen los estados de Sarawak, Sabah y Singapur (aunque éste abandonó la federación un poco después). Brunéi meditó ingresar en la unión pero finalmente desistió. Así el país se divide en dos mitades: una en la Península Malaya y la otra en la isla de Borneo.

Esta nación es una monarquía electiva, donde el rey es votado de entre un grupo de candidatos reales. Además es rotatoria, porque el mandato del monarca dura cinco años, período tras el cual otro lo sustituye en el cargo. Las otras únicas monarquías electivas son Samoa, la Orden de Malta, Vaticano y Emiratos Árabes Unidos.

Desde el punto de vista étnico el 50% de la población es malaya y la otra mitad una macedonia de culturas. Al tratarse de un país megadiverso, vemos un crisol de músicas, costumbres y tradiciones de gentes de mil razas venidas de mil sitios. Aunque se hablan numerosos idiomas (entre ellos el inglés), sólo el malayo es oficial.

Pese a ser formalmente una democracia, Malasia es realidad una dictadura represiva. No podíamos esperar menos de un estado donde la religión oficial es el islam. La Constitución dice que el 100% de malayos étnicos es musulmán. Se margina y persigue a los budistas, cristianos e hindúes desde la cuna hasta la tumba.

La economía ha mejorado mucho. Malasia tiene una situación geoestratégica ideal para el comercio y recientemente se ha convertido en un país industrializado. La corrupción, no obstante, hace que sólo unos pocos disfruten de la riqueza mientras que el pueblo llano debe seguir trabajando de sol a sol por un cuenco de arroz.

Anuncios

Estado Edó: un esplendoroso legado cultural.

2000px-flag_of_the_benin_empire-svg

El Imperio de Benín nació en el siglo XII y perduró hasta que fue anexionado por el Imperio Británico en 1897. A lo largo de sus 700 años llegó a ser uno de los estados más desarrollados de África, aunque basó su prosperidad en la venta de esclavos a los europeos. En el siglo XVII, en la cumbre de su apogeo, llegó a ocupar unos 90.000 km2.

El Reino de Benín desarrolló el arte escultórico más importante de África, con preciosas figuras de bronce y marfil. Sus murallas llegaron a tener 16.000 km de extensión (es la estructura humana más larga jamás construida por el hombre, cuatro veces mayor que la Gran Muralla China) y protegían un territorio de más de 6.500 km2.

En la actualidad aquel viejo imperio forma parte de Nigeria y su nombre es Estado Edó. Su capital es Benín City (no confundir con la República de Benín). Pese a que Nigeria es una república federal, el Estado Edó es un reino y su monarca es el oba de Benín, un rey muy querido y respetado por el pueblo, y una voz muy autorizada en el país.

Las viejas glorias quedan ya muy lejanas y a día de hoy el Estado Edó es muy pobre, tanto es así que muchos jóvenes emigran a Europa en busca de oportunidades. La gente ansía ganar dinero a toda costa, aunque sea por medios deshonestos. Un refrán local lo dice todo de su forma de ser: “Si el dinero llega a casa, no preguntes de dónde salió”.

En el Estado Edó se habla inglés, edó y otras muchas lenguas. El edó es el idioma nacional y su salud es mejor que la de muchas lenguas minoritarias europeas. La gente lo habla más que el inglés y es muy habitual escuchar el edó en radios, televisiones, discos, cantantes, festivales, series y hasta películas. La Biblia se ha traducido a ese idioma.

La sociedad mezcla creencias cristianas y animistas, por lo que los adivinos o babalaos son tan respetados como los pastores. Días antes de Navidad el pueblo celebra el Igué, su fiesta grande, un espectacular festival de música, danzas y llamativos vestidos multicolor. Sin duda, el Estado Edó atesora uno de los mayores legados culturales de África.

¿Sabías que el Real Casino Antiguo de Castelló es la entidad cultural más antigua de la Península Ibérica?

casino-antiguo_PRINCIPALw2

Agradecimientos a Xavier Gimeno (Castelló de la Plana).

El Casino Antiguo de Castelló es la entidad cultural más antigua de la Península Ibérica. En 1814, ante la aprobación de un nuevo decreto sobre libertad de asociación, un grupo de prohombres encabezado por Francesc Giner i Feliu, Barón de Benicàssim, construyó el Casino de Castelló. En 1865 la entidad se trasladó al emblemático edificio de la Puerta del Sol, conocido como Palacio de Francesc Tirado, un palacio del siglo XVIII que fue remodelado en 1923 por el arquitecto Francesc Maristany. Más tarde, volvería a reformarse: en 1948, tras la Guerra Civil; en 1967; y por último, en 2004. El edificio cuenta con colecciones de pinturas famosas, una biblioteca, salas de lectura y de conferencias, además de un club de billar y otros juegos de azar. También dispone de terraza ajardinada, restaurante y cafetería de acceso público. En 2014, con motivo de su bicentenario, el rey Felipe VI concedió a la entidad el estatus de real, por lo que pasó a denominarse Real Casino Antiguo de Castelló.

Fuentes consultadas:

Molina, María. Más de dos siglos del Real Casino Antiguo de Castellón. Revista RC (Radio Castellón). Castellón y provincia nº 1, mayo de 2016.

 

¿Sabías que Cavanilles es uno de los mejores botánicos de todos los tiempos?

cavanilles2

El botánico y naturalista Antoni Josep de Cavanilles i Palop (Valencia 1745-Madrid 1804) es uno de los máximos exponentes de la ciencia y cultura valencianas. Estudió en la Universidad de Valencia, donde obtuvo los títulos de maestro en Filosofía (1762) y de doctor en Teología (1766) y se ordenó sacerdote en Oviedo en 1772. Trabajó como profesor y marchó a París en 1777 como preceptor de los hijos del Duque del Infantado. Allí conoció la botánica de la mano de André Thouin y Antoine Laurent de Jussieu, se impregnó del enciclopedismo y del pensamiento ilustrado y fue uno de los primeros científicos en usar los novedosos procedimientos del padre de la taxonomía, Carl von Linné.

La primera publicación de Cavanilles no fue de tema botánico, sino un artículo titulado Observations de M. l’abbé Cavanilles sur l’article Espagne de la Nouvelle Encyclopédie (1784) en que respondió al texto Espagne de Nicolas Masson de Morvilliers en la Nouvelle Encyclopédie (1782), que cuestionaba la aportación española a la ciencia europea. Entre los años 1785 y 1790 publicó Monadelphiae classis dissertationes decem, unas reflexiones sobre los monadelfos. También siguió con sus labores botánicas y describió plantas peruanas y chilenas procedentes de la Expedición Botánica al Virreinato del Perú (1777-1788) así como las de la Real Expedición Botánica a Nueva España (1787-1803).

A partir de 1791 recorrió toda la Península Ibérica estudiando plantas. Publicó en seis volúmenes su monumental obra Icones et descriptiones plantarum quae aut sponte Hispaniae crescunt, aut in hortis hospitantur (1791-1801). En él describió numerosas plantas peninsulares pero la mayor parte de su contenido está dedicado a especies americanas, filipinas y del Pacífico, que describió basándose en los herbarios y pinturas y en las plantas vivas del Jardín Botánico, de Madrid. Los estudios están acompañados de cuidadas láminas de gran detalle y belleza. El libro incluye el estudio de seiscientas doce especies, muchas de ellas nuevas. La obra, realmente extraordinaria, es una de las pioneras de la botánica europea.

Como resultado de sus constantes idas y venidas por el territorio valenciano, Antoni Josep de Cavanilles publicó, por otra parte, sus Observaciones sobre la Historia Natural, Geografía, Agricultura, población y frutos del Reyno de Valencia (1795-1797). Ésta es la obra más popular de toda su producción, en parte porque no está escrita en latín sino en idioma vulgar. Aborda disciplinas tan diversas como la botánica y la agricultura, las ciencias de la tierra, la economía y la demografía, e incluso la arqueología. Describe los ecosistemas, las comunidades vegetales de las ciudades y hasta describe el relieve terrestre. Este fabuloso libro sin duda constituye un referente imprescindible para los amantes de la cultura valenciana.

En 1799 Cavanilles fundó la revista Anales de Historia Natural, que luego pasó a llamarse  Anales de Ciencias Naturales. Allí publicó 48 artículos. En 1891 Cavanilles fue nombrado director del Jardín Botánico de Madrid. Publicó Descripción de las plantas que D. Antonio Josef Cavanilles demostró en las lecciones públicas del año 1801, precedida de los principios elementales de la Botánica (1802) y Géneros y especies de plantas demostradas en las lecciones públicas del año 1802 (1803). Cavanilles murió en 1804, cuando preparaba un tratado para dar a conocer las colecciones del Jardín Botánico de Madrid a los científicos de otros países.

La figura de Cavanilles como botánico y naturalista es simplemente colosal. En una época en la que la flora no estaba apenas documentada, él se tomó la molestia de describir con todo lujo de detalle más de 2000 especies, muchas de las cuales eran nuevas (es decir, las descubrió él mismo). La repercusión internacional de su obra se refleja no sólo en las traducciones y ediciones de escritos suyos en los principales idiomas, sino en las numerosas citas que recibió y continúa recibiendo en publicaciones especializadas. Cavanilles fue un pionero de la botánica, un adelantado a su tiempo, un referente científico a nivel de Europa. No resulta exagerado decir que es uno de los mejores botánicos de todos los tiempos.

López Piñero, José María. Antonio José Cavanilles. La web de las biografías.

¿Sabías que Arnau de Vilanova descubrió las propiedades medicinales del alcohol y que fue médico de reyes y papas?

Arnaldus_de_Villanova

Probablemente Arnau de Vilanova nació en la ciudad de Valencia en el año 1240 y murió en Messina (Sicilia) en 1310. Existe cierta controversia porque podría haber nacido en Aragón, pero desde luego si fue así casi de inmediato se trasladó a Valencia, donde creció. Pasó su larga vida a caballo entre Montpellier, Valencia y Sicilia.

En 1260 estudiaba Medicina en Montpellier. En 1290 era un destacado profesor de la Facultad de Medicina de esa ciudad, la mejor del medievo. La ciencia que Arnau practicó se basaba en los preceptos de Hipócrates, Galeno y Avicena, la medicina árabe y teorías propias. Él mismo tradujo a Avicena, Galeno y otros autores.

Vilanova escribió docenas de libros, algunos obras clave para la medicina europea, como Regimen Sanitatis ad regum Aragonum (Régimen de salud para el rey de Aragón)(1305-1308) o  Speculum medicinae  (Cristal médico) (¿1311?). Sus libros y tratados fueron traducidos a varios idiomas y reimpresos en numerosas ocasiones.

Tradicionalmente se le considera el descubridor de las propiedades desinfectantes y profilácticas del alcohol, sin duda un hecho muy importante para la medicina de aquella época, puesto que aún no se conocía el concepto de infección. También introdujo en Europa el secreto de la destilación del alcohol, un descubrimiento árabe.

Vilanova fue el mejor médico de Europa, posiblemente el mejor del mundo latino medieval. Prueba de ello es que fue el doctor personal de los reyes de Valencia Pere I, Alfons I y Jaume II y de papas como Bonifacio VIII, Benedicto XI y Clemente V. También fue intérprete de sueños de Federico II, el rey de Sicilia.

Este Homo Universalis fue un erudito que sabía de medicina, humanidades, filosofía, teología y un políglota que hablaba hebreo, árabe, algunas lenguas vulgares de las actuales Francia e Italia y probablemente el griego. Escribió sus obras en valenciano y latín.  Fue médico, profesor, teólogo, escritor, embajador en París…

Autor de obras religiosas y científicas, en ellas abordaba temas de medicina, cirugía, farmacia, astrología, alquimia, higiene, etc. Pensaba que el fin del mundo era inminente y sus obras religiosas levantaron ampollas. Fue perseguido por inquisidores y conoció la cárcel, pero al final siempre fue absuelto por todos los papas.

 

Bibliografía consultada:

Gil i Barberà, Joan. Personages ilustres valencians relacionats en la medicina. Lo Rat Penat, 1994.

¿Sabías que la Catedral de Valencia contó con un sistema de contabilidad pionero en el mundo?

llibrer

Agradecimientos a Xavier Gimeno (Castelló de la Plana).

Immaculada Llibrer Escrig, profesora de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir, descubrió un sistema de contabilidad único en los libros de cuentas manuscritos en valenciano antiguo de la Catedral de Valencia en el periodo de 1546 a 1555. Su descubrimiento figura en su tesis doctoral titulada Estudio de los libros de Dates y Rebudes de la Catedral de Valencia (1546-1555) que fue dirigida por el doctor Nicolás Sánchez y recibió la calificación como sobresaliente cum laude.

Este sistema único se utilizaba tan sólo para la caja de la sacristía, el corazón económico y financiero de la Catedral, en la que se guardaba el dinero. Para gestionar las transacciones de esta caja fuerte mediante dicho sistema se utilizaban tres libros: el Manual, y el Maior, ambos estudiados por Immaculada Llibrer, junto al libro borrador, que no se ha conservado. ¿Por qué es tan importante? Porque este sistema de partida doble fue pionero en el siglo XVI (por entonces un sistema único en el mundo), tan pionero que es el que todos usamos hoy.

Se trata de un sistema contable que contiene los elementos de la partida doble (el método de registro que se usa en la actualidad y que maneja dos cuentas: una que se debita y otra que se acredita). Si se quería saber qué había ocurrido recurrían al sistema de partida simple y si necesitaban saber de qué fondos disponían, si se podían endeudar o si podían costear una obra en el templo, necesitaban del sistema de partida doble. La Catedral tenía una gran actividad económica, con miles de misas, decenas de procesiones y varias festividades solemnes y actos sociales.

La Catedral, en su organización interna, dividía su estructura en muchas administraciones separadas entre sí (L’almoina, Canonical, Diner menut, Doblas y aniversarios, Obra y fábrica, Armario de fábrica, Annata mortis, Racions comuns, Tesorería, Administración de misas, Décima, Sacristía…) para atender a las muchas actividades que en ella tenían lugar. Las administraciones eran independientes y no se producían traspasos de fondos entre ellas, salvo los que respondían a transacciones económicas reales derivadas de la actividad propia.

 

Fuentes consultadas:

Amat, David. Descubren en el archivo de la Catedral de Valencia una contabilidad del siglo XVI única en el mundo. Universidad Católica de Valencia. 16-4-2015.

Si en Valéncia es parla català, en Portugal es parla gallec.

valenciano

“Una llengua és un dialecte en un eixèrcit i una flota”. Max Weinreich (llingüiste).

Dir que en Valéncia es parla catala és com dir que en Portugal es parla gallec. I és que sense eixir de la Península Ibèrica, trobem un cas que resulta equiparable al de valencià-català que és el del gallec i portugués, dos llengües recordem oficialment independents i distintes a pesar de la mútua inteligibilitat. Pero no deixem encara el cas del gallec. Un valencià pot comunicar-se en un gallec sense necessitat de recórrer a la llengua comuna que és l’espanyol. És dir, que un valencià pot parlar en valencià i el gallec respondre-li en gallec i s’entenen si no perfectament, sí suficientment. L’inteligibilitat és encara molt major si s’interactua per escrit. I un valencià, pel fet de ser hispanoparlant, també pot entendre’s en un italià. Segons la llògica delirant del catalanisme, podríem arribar a pensar inclús que valencià, gallec, portugués, castellà i italià són tots dialectes…  del català.

Que dos llengües es pareguen no vol dir que siguen una sola sino que provenen d’un tronc comú. Prova d’això és el chec i l’eslovac o el rus i l’ucranià o el macedoni i el búlgar o el cors i l’italià, etc. Totes elles són llengües molt semblants –i inclús inteligibles– pero oficialment independents i distintes entre sí. No existixen criteris definitius per a determinar si una parla és llengua o dialecte, a pesar dels dogmes de fe dels pancatalanistes. De fet, hui l’euskera és un idioma unitari a pesar de que entre els seus sèt dialectes hi ha més diferències que entre l’espanyol i l’italià, que sent com són més similars, són idiomes distints. La llengua armènia es considerà un dialecte persa durant molt de temps. Igual que el venecià respecte de l’italià; el català del llemosí o l’aranés del català. Hui tots ells són independents. I recordem que el serbo-croat es dividí en serbi, croat, montenegrí i bosni.

Hi ha moltes llengües que són molt paregudes i els seus usuaris s’entenen entre sí, pero que són independents. Ahí tenim el diasistema escandinau (compost pels idiomes islandés, noruec, suec, danés i feroés), el britònic (idiomes bretó, còrnic i galés) o el gaèlic (escocés, lalland, manés, irlandés). L’alsacià, el bàvar o el suís-alemà són dialectes de l’alemà, a pesar de que diferixen lo suficient com per considerar-se idiomes. Pero el luxemburgués, abans dialecte de l’alemà, és hui una llengua. L’holandés es pareix molt al baix saxó, al flamenc i a l’afrikaans. I l’anglés al frisó. ¿És que són tots la mateixa llengua? No, pero sí formen part de famílies de llengües. És el cas del bable, càntabre, lleonés, castúo i la fala galaico-extremenya. Igualment, occità, llemosí, provençal, auvernés, gascó, aranés, català, aragonés, valencià o balear són vàries llengües independents dins d’una sola família.

L’història mos diu que el destí de les llengües té més a vore en criteris socials i polítics que no filològics o científics.  Són innumerables el casos de llengües que durant un temps de la seua existència han segut anexionades per unes atres llengües veïnes, i reduïdes a la mera condició de dialectes, pero finalment han tornat a ser novament idiomes independents. Per eixemple bosni, serbi, croat, montenegrí, islandés, noruec, suec, luxemburgués, ucranià, bielorrús, moldau, armeni, urdu… És molt curiós, perque tots estos idiomes han passat el seu calvari durant llarc temps -normalment en torn a un segle, a vegades més-, pero tan sols han conseguit el reconeiximent de llengua en acabant d’una independència nacional. De fet, són molt pocs el casos d’idiomes anexionats que s’han pogut emancipar sense contar en un estat propi, com per eixemple feroés, venecià o aranés.

És dir, si Islàndia fora de Noruega o Luxemburc d’Alemanya l’islandés i el luxemburgués hui serien dialectes del noruec i de l’alemà. Pero quan un poble es dota d’un estat propi, junt ab l’independència nacional sol arribar també la llingüística. D’una atra banda quan dos pobles tenen idiomes germans pero viuen en regions distintes d’estats distints també tenen més opcions de diferenciar-se oficialment que si abdós formen part del mateix estat: si Galícia pertanyera a Portugal o Catalunya a França quasi en tota seguritat el gallec seria oficialment un dialecte del portugués i el català de l’occità. I esta és la desgràcia que patim els valencians: conviure en els catalans dins d’Espanya. És més provable que el valencià torne a ser una llengua independent si s’independisa Catalunya, o Valéncia, o les dos, que si abdós vivim junts dins del mateix estat. A l’història em remet.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: