¿Sabías que el primer Museo del Botijo de la Península Ibérica está en Villena?

El Museo del Botijo de Villena fue fundado en el año 1970 en la ciudad de Villena por el coleccionista Pau Castelo Villaoz. Consta de una extensa monografía dedicada a botijos de todo el mundo en diversos materiales desde la madera a la cerámica y con múltiples formas. El museo se ubica en la casa de su fundador, construida a comienzos de siglo XX.

Presenta en sus diversas salas más de 1200 ejemplares de todo el mundo (datos de 2017). La colección incluye ejemplares de materiales diversos, como el metal, la madera o el barro cocido. Con todo, la mayor diversidad se da en los diseños de los botijos, con formas y motivos antropomórficos, zoomórficos, fitomórficos o arquitectónicos, entre otros.

Un museo dedicado temático dedicado al mundo del botijo no es algo usual. De hecho en toda la Península Ibérica solamente hay tres. Pero el primero y más antiguo de ellos es el de Villena, fundado en 1970. Los otros dos son los de Argentona, en Cataluña, fundado en 1975, y el de Toral de los Guzmanes, en León, que se inauguró en 2001 (datos de 2017).

 

Fuentes consultadas:

-Museo del Botijo de Argentona. Wikipedia.

-Museo del Botijo Pablo Castelo Villaoz (página web oficial).

-Museo del Botijo de Toral de los Guzmanes. Wikipedia.

-Museo del Botijo de Villena. Wikipedia.

Anuncios

¿Sabías que el único museo de saleros y pimenteros de Europa está en Guadalest?

salt_pepper_shaker

En El Castell de Guadalest (La Marina Baixa) encontramos un museo fuera de lo común. Se trata del Museo de Saleros y Pimenteros. Inaugurado en 2010, fue fundado por Andrea Ludden, que ha recopilado más de 20.000 saleros y pimenteros de todo el mundo. Muchos de ellos están sacados de anticuarios y encontramos piezas desde el año 1800 hasta la actualidad. Los hay de todas las formas, tamaños y colores: de porcelana, mármol, metal, con forma de frutas, de apenas un centímetro… Es el único museo de saleros y pimenteros de Europa. De hecho, en todo el mundo sólo existe otro dedicado a esta misma temática: el que se encuentra en Gatlinburg, Tennessee, Estados Unidos.

 

Fuentes consultadas:

-Emisión en el programa En connexió. Canal 9. 24-5-2010.

-Museos de Guadalest.

 

¿Sabías que el primer hotel paisaje de la Península Ibérica está en Benimantell?

Benimantell es una pequeña villa de apenas 500 habitantes en la comarca de La Marina Baixa. Allí encontramos el primer hotel paisaje de la Península Ibérica. Se trata de VIVOOD Landscape Hotels, que surgió de la mano de un arquitecto segoviano llamado Daniel Mayo, quien la construyó en 2015 en sólo tres meses con el apoyo financiero del empresario Joan Roig. El hotel ha sido premiado como el mejor hotel paisaje de toda Europa.

¿Y qué es eso de un hotel paisaje? Pues se trata de un hotel construido en plena naturaleza, donde el principal aliciente es las vistas a un paisaje de ensueño. El complejo abarca 84.000 m2 en plena naturaleza con terrazas donde olivos, almendros, alcornoques y pinos se funden con la arquitectura. Desde las habitaciones se puede contemplar el hermoso Valle de Guadalest, y para que el relax sea total sólo se permite la entrada a adultos.

VIVOOD nos ofrece veinticinco suites con todo tipo de lujos y comodidades, como restaurante, un bar donde tomar una copa, wifi de alta calidad en todo el recinto o un gran mirador para contemplar el Valle de Guadalest. Las cuatro pool suites tienen piscinas-jacuzzis tratadas con un sistema de cloración salina que evita el cloro y otros químicos. Los alimentos los suministran proveedores locales y un huerto ecológico propio.

Al mismo tiempo es plenamente respetuoso con el medio ambiente. Las habitaciones están elevadas sobre el terreno en lugar de estar cimentadas en hormigón, con lo que se podría desmontar el hotel y la parcela quedaría en su anterior estado. El interior de las habitaciones es de color negro para reflejar mejor la flora. Para evitar la contaminación lumínica, las luces son de bajo consumo y apuntan al suelo y no al cielo. ¡Un verdadero lujo!

Sin duda uno de los grandes alicientes del hotel es su singular ubicación. La experiencia en VIVOOD no se limita a descansar en las tumbonas y hamacas y contemplar las vistas del Valle de Guadalest. Si te cansas de relajarte puedes visitar lugares con encanto en los alrededores, como el embalse que hay en la zona, senderos, cuevas, ríos o El Castell de Guadalest, uno de los pueblos más hermosos y con mayor oferta museística de nuestro reino.

Fuentes consultadas:

Landete, Marta. ¿Cuánto sabes de la Comunidad Valenciana? Editorial Sargantana. Valéncia, 2016.

M.J.C. Vivood, elegido mejor hotel en la naturaleza de Europa. Expansión. 16-3-2016.

Murga, Ainhoa. Vivood: el proyecto hotelero desmontable y de lujo impulsado por Juan Roig. El Español. 16-7-2017.

-Valencia Plaza. Vivood abrirá tres nuevos hoteles en cinco años. Valencia Plaza. 25-9-2015.

-Vivood (página web oficial).

Minientrada

¿Sabías que Marie Claire es líder en la Península Ibérica en la fabricación de medias y pantys?

En la actualidad Marie Claire es una firma muy conocida, especialmente por las mujeres. No en vano se trata de la empresa líder en la Península Ibérica en el sector de la confección y distribución de medias, pantys, calcetines, pijamas y ropa de baño. Esta empresa, con domicilio social en Borriol (La Plana Alta), cuenta con más de 700 empleados y una facturación superior a los cuarenta millones de euros (datos del año 2017).

¿Pero cómo nació Marie Claire? Fue en Vilafranca (L’Alt Maestrat) a principios de siglo XX. Una aragonesa, Francisca Íñigo, no se resignaba a ser ama de casa y cuidar de sus hijos. Francisca le comentó a su marido Celestí Aznar Tena, un tratante vilafranquino que usaba mulas y caballos para transportar mercancías, que quería ser “fabricanta”, alentada por el éxito de un negocio de mantas que su hermana tenía en Calamocha (Teruel).

Celestí Aznar vendió parte de la yeguada, y con ese dinero se decidió a montar una empresa en 1907 para la fabricación de medias, un producto muy ligero y, por tanto, barato de transportar y comercializar. La primera fábrica de calzas de lana empleó a cuatro hombres, diez mujeres y once niños, entre los que se contaban sus propios hijos (por entonces era legal que los niños trabajaran y el taller era una espléndida salida laboral).

Aznar asumió pronto la comercialización de la producción y, debido a sus visitas a Cataluña, en plena expansión textil, se interesó por las nuevas máquinas y el llamado “punto inglés”, que usaba la seda para la producción de medias. Como el negocio iba viento en popa, Aznar se decidió a vender todas sus yeguas y mulas al ejército francés (en los albores de la Primera Guerra Mundial) y reinvirtió la suma obtenida en las calzas.

Con la nueva fortuna se adquirió maquinaria más moderna para producir medias caladas o con costura. Así, se le sacó más partido a la seda natural y se introdujo la seda sintética o el rayón. La Guerra Civil (1936-1939) cortó en seco esta progresión y la siguiente generación tuvo que dedicar mucho esfuerzo para salir adelante a duras penas, pese a su simpatía con el nuevo régimen, que convirtió a Celestí Aznar Íñigo en alcalde de Vilafranca.

No será hasta los años cincuenta cuando llegue la tercera generación y se contrate al técnico catalán Francesc Senar (que llegaría a ser accionista). Esto reimpulsó la compañía, incorporando el nylon, la empresa fue rebautizada como Marie Claire y se impulsaron importantes campañas de marketing que culminarían en los años 80 y 90 con el liderazgo en el sector en España, a pesar de la fuerte competencia internacional de entonces.

Es importante precisar que Marie Claire no siempre se llamó así. De hecho, en sus comienzos la empresa se llamaba Eugenia de Montijo, nombre de la esposa española de Napoleón III. Pero en los años cincuenta y sesenta surgió un nuevo tipo de mujer, más moderna, que quería medias y minifaldas. Eugenia de Montijo era una marca con aires decimonónicos y por eso la empresa se rebautizó con un nombre más moderno: Marie Claire.

La crisis de los sectores tradicionales llevó a los Aznar a vender en 1992 a la británica Harstone, pero seis años después recompraron Mari Claire, respaldados por tres sociedades de capital riesgo: Espiga (16,88%), Bridgepoint (25,06%) y Dinamia (25,06%). A causa de sus enfrentamientos con los socios, la familia Aznar abandonó definitivamente el consejo de administración en 2005, pese a disponer del 33% del capital.

En la actualidad los Aznar siguen siendo una gran familia burguesa valenciana, con negocios agrarios y financieros. Por su parte, Marie Claire está hoy participada por Benacantil Inversiones y la inglesa Webeba. Marie Claire tiene el domicilio social en Borriol y la planta productiva en Vilafranca, cuenta con una filial en Reino Unido y produce con las marcas Marie Claire, Kler, Cherie, Onne y Andrea Bucci (datos de 2017).

Fuentes consultadas:

A.M. La saga valenciana que puso el panty de moda. Las Provincias. 8-2-2018.

Fabra, María. Marie Claire se queda a medias. El País (edición Comunidad Valenciana). 23-2-2010.

Marie Claire: quienes somos (página web oficial).

Marie Claire, S.A. Ajuntament de Vilafranca (página web oficial).

¿Sabías que un valenciano inventó el Día de la Madre en España?

Desde hace siglos ha existido todo tipo de ceremoniales que rendían culto a diosas o vírgenes, y a través de ellas a la fecundidad y la maternidad. Pero el Día de la Madre, tal y como lo conocemos en la actualidad, lo inventó la estadounidense Anna Jarvis, quien en 1907, dos años después de la muerte de su madre, quiso conmemorar el fallecimiento y organizó un Día de la Madre para hacerlo. La iniciativa se contagió por todo el país hasta que en 1914 el presidente Woodrow Wilson declaró el Día de la Madre como el segundo domingo de mayo en Estados Unidos. A partir de ahí la idea se expandió a otras naciones.

En España el Día de la Madre se celebra el primer domingo de mayo desde 1965, pero nunca se ha declarado día oficial.  En 1925 el poeta valenciano Juli Menéndez García publicaba su Himno de la Madre, un folleto en el que impulsaba a celebrar el Día de la Madre “en España y en las naciones de habla española”. Era un “llamamiento a los gobiernos, al clero y a la prensa solicitando su cooperación”, señalaba el texto, publicado desde Carlet (La Ribera Alta). Por cierto, un año después el mismo poeta Juli Menéndez García también publicaría su Himno al Libro, poema dedicado al Día del Libro Español.

Pero volviendo al tema, la propuesta del valenciano Juli Menéndez tuvo éxito y pronto se empezó a buscar una fecha. Aunque nunca se produce la declaración oficial, en esa época la iniciativa se adopta a nivel local en distintas fechas; así, por ejemplo, en Madrid se festeja un Día de la Madre el 4 de octubre de 1926, en Granollers se realiza el 6 de mayo, Breña Baja apuesta por el tercer domingo de ese mismo mes… En 1939 el Frente de Juventudes del partido gobernante único, la Falange Española, impulsa la celebración del Día de la Madre coincidiendo con la fiesta de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre.

En la década de 1960 una cadena de grandes almacenes -Galerías Preciados- copia la costumbre implantada en Cuba y celebra también el Día de la Madre el primer domingo de mayo (El Corte Inglés, su gran competidor, lo celebraba en diciembre). Las dos fechas, mayo y diciembre, conviven hasta 1965, año en que los obispos optaron por mayo, mes dedicado a la Virgen María, para recuperar el auténtico carácter de la fiesta de la Inmaculada. Hoy las naciones hispanohablantes celebran el Día de la Madre en distintas fechas, pero en España es innegable que esta fiesta se la debemos a un valenciano.

Fuentes consultadas:

-Día de la Madre. Wikipedia.

-El Confidencial. “¡Feliz Día del Padre!”: por qué se celebra el 19 de marzo (y de la Madre no tiene día fijo). El Confidencial. 19-3-2018.

¿Sabías que el municipio valenciano con menos habitantes es Castell de Cabres?

Agradecimientos a Rosa Prades (Vinaròs).

Todo el mundo sabe que la localidad más poblada del Reino de Valéncia es precisamente la ciudad que le da nombre, Valéncia, que cuenta con 790.201 habitantes (datos de 2016). El que no es tan conocido es el municipio valenciano que cuenta con menor población: se trata de Castell de Cabres, una pequeña aldea perdida en las montañas de la comarca del Baix Maestrat, en la subcomarca de la Tinença de Benifassà. Cuenta con 17 vecinos censados (datos de 2016). Son más que los 13-15 de 2013, pero 12 menos que los de 1990. El municipio se quedó despoblado en 1463 por la guerra del rey Juan II de Aragón y Valéncia contra la oligarquía de los condados catalanes. Pero fue repoblado posteriormente: en el año 1523 contaba con 175 habitantes y en el año 1900 con 416 almas. Pese a su escaso número de residentes puede presumir de tener un Ayuntamiento propio.

 

Fuentes consultadas:

-Ajuntament de Castell de Cabres (página web oficial).

-Castell de Cabres. Wikipedia.

¿Sabías que El Baix Maestrat cuenta con el mayor inventario de olivos milenarios del mundo?

El Baix Maestrat es una hermosa comarca del norte de nuestro Reino de Valéncia, limítrofe con Aragón y Cataluña. Unidos por el río Sénia (la frontera natural entre Valéncia y Cataluña), los habitantes de la zona formaron hace años la Mancomunidad de la Taula del Sénia, que incluye 27 municipios: 15 valencianos, 9 catalanes y 3 aragoneses. La mancomunidad busca la cooperación y desarrollo de los pueblos de la región.

Pues bien, la Mancomunidad de la Taula del Sénia cuenta con el mayor inventario de olivos milenarios del mundo, con más de 4.800 ejemplares (para considerarse milenario el tronco del olivo ha de tener como mínimo 3,5 metros de perímetro, medido a 1,30 metros del suelo). El Paisaje histórico de Olivos Milenarios del Sénia ganó el Premio Unión Europea de Patrimonio Cultural-Premios Europa Nostra el año 2014.

Aunque el premio está compartido con aragoneses y catalanes, lo cierto es que la mayor parte de esos olivos se concentra en la valenciana comarca de El Baix Maestrat en general, y en los municipios de Canet lo Roig, La Jana y Traiguera de forma muy especial. La Jana por ejemplo es la localidad con más olivos milenarios por kilómetro cuadrado del mundo con un total de 966 ejemplares (es decir, con 90 por km2).

En esta misma población valenciana -La Jana- encontramos un curioso museo natural al aire libre: el Museu del Pou del Mas o Museo del Pozo de la Masía. Está en una finca de menos de una hectárea con veintiún olivos milenarios de la variedad Farga con carteles explicativos para los visitantes. Los dos árboles más espectaculares del museo son conocidos por el nombre de “Farga del Pou del Mas” y “El Olivo de las parejas”.

 

Fuentes consultadas:

-20 Minutos. Los Olivos Milenarios del Sénia, un paisaje histórico y con premio. 20 Minutos. 25-3-2014.

Sarralde, José Luis. Castellón – Así es el museo de Olivos Milenarios de La Jana, cerca de Vinaroz. Guía Viajar. 31-3-2016.

-Europa Press. ‘El Olivo de las Parejas’. El Mundo (edición Comunidad Valenciana). 28-4-2014.

-Taula del Sénia (página web oficial).

-Associació Territori Sénia (página web oficial).

 

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: