¿Sabías que el primer museo de videojuegos de España está en Ibi?

Existe en Ibi (Foya d’Alcoy) un centro singular. Se trata del Museo del Videjuego Arcade de Ibi. Hasta la fecha (año 2019) se trata del primer, único y mejor museo dedicado al videojuego de España. Nació en junio de 2019 de la mano de la Asociación Arcade Vintage de Petrer (Baix Vinalopó) y está ubicado en la antigua fábrica de Juguetes Rico, segunda fábrica de la ciudad, factoría que data de 1910. En el municipio de Ibi por cierto existe una gran tradición museística, con el famoso Museo Valenciano del Juguete a la cabeza.

El museo cuenta con una exposición permanente de 900 m2 con más de 300 piezas. Entre ellas 150 máquinas recreativas desde los años 70 al 2000 completamente restauradas en las que pueden jugar los visitantes (sin echar monedas). También hay ordenadores, consolas y exposiciones temporales. Y por supuesto juegos clásicos como Pac-Man, Donkey Kong, Tron, Street Fighter 2 o pinballs. Sin duda un museo ideal para pasar un buen rato y jugar a nuestras máquinas preferidas de los míticos años ochenta y noventa.

En el momento de escribir estas líneas -año 2019- el de Ibi es el primer, el único y el mejor museo de videojuegos de España. Madrid planea construir su propio Museo del Videojuego, pero aún no ha sido inaugurado. En España existen varios salones recreativos donde se puede jugar a máquinas -como el Arcade Planet, en Dos Hermanas, Sevilla-, pero son salones, no museos propiamente dichos. No obstante, el primer museo de videjuegos de la Península es Museu Nostalgica, en Oeiras, Portugal, que abrió en 2016.

Fuentes consultadas:

-Museo Arcade Vintage (página-web oficial). https://museoarcadevintage.com/

-Nostalgica Museu do Videojogos e Tecnologia (página-web oficial). https://nostalgica.pt/

Penalva, Javier. Visitamos el Museo del videojuego Arcade de Ibi: la eterna juventud se consigue con 300 máquinas arcade, pinballs y retroconsolas. Xataka. 29-6-2019 (actualizado el 2-7-2019). https://www.xataka.com/retro/visitamos-museo-videojuego-arcade-ibi-eterna-juventud-se-consigue-jugando-300-maquinas-arcade-pinballs-retroconsolas

Pestana, Manuel. Abriu o primeiro museu de videojogos em Portugal. Sábado. 17-7-2016. https://www.sabado.pt/ciencia—saude/tecnologia/detalhe/abriu-o-primeiro-museu-de-videojogos-em-portugal

¿Sabías que el único Museo del Yeso de la Península Ibérica está en Soneixa?

Desde la más remota antigüedad, el yeso ha estado presente en nuestras vidas. Pese a ello no se le ha concedido toda la importancia que merece. De hecho, no es hasta 2008 que abre el primer (y hasta la fecha único) museo dedicado a este material en toda la Península Ibérica. Se trata del Museo del Yeso, en la valenciana localidad de Soneixa (en la comarca de L’Alt Palància). Este mineral es extraído en las canteras de la localidad, y genera muchos puestos de trabajo. Por eso es que el Ayuntamiento decidió crear un museo. El Museo del Yeso ofrece al visitante información sobre este mineral, desde su proceso de formación geológica hasta los distintos sectores en que tiene uso, sin olvidar el proceso de transformación industrial. Para ello, el museo dispone de varias salas: la de Geología, la de Transformación, la de Usos, la de Audiovisuales, la de Exposiciones Temporales y finalmente un taller donde los niños pueden trabajar el yeso con sus propias manos y crear sus figuras de yeso. Un museo único en la Península (datos de 2017).

Fuentes consultadas:

-Ayuntamiento de Soneja: Museo del Yeso.

Martín, Rafael. Abre el único museo del yeso que hay en España. El Periódico Mediterráneo. 13-4-2008.

 

¿Sabías que el único museo de la Península Ibérica dedicado a la aceituna rellena está en Alcoy?

El Reino de Valéncia está repleto de museos singulares. Uno de ellos es el Museo de la Aceituna Rellena de Alcoy (en la comarca de L’Alcoyà). No hay otro dedicado a esta temática en toda la Península Ibérica. Este centro se inauguró en 2007, cuando la factoría de aceitunas rellenas El Serpis se trasladó a las nuevas instalaciones, en el alcoyano barrio de Batoy, e incorporó, como novedad, el “Expomuseo”, un espacio cultural en el que se explica al visitante la historia de la fábrica, remontándose a su fundación, en 1926.

No se trata sólo de la historia de una factoría sino de la historia en sí de la aceituna rellena pues El Serpis es la primera fábrica que las produjo. Fue en 1926 que Càndit Miró Rabasa, fundador de El Serpis, tuvo idea de deshuesar una aceituna y rellenarla con anchoa de forma mecánica (antes se hacía en Alcoy de forma manual). Esta innovación supuso un nuevo producto típico en los aperitivos y tapas. El Serpis es una histórica empresa familiar, pionera en la fabricación de las aceitunas rellenas de anchoas.

El museo muestra el progreso tanto del producto como del proceso de producción, que incluye la maquinaria y los carteles publicitarios de las distintas épocas. También hay vídeos explicativos, e incluso se puede acceder a una parte de la fábrica y ver, desde unas cristaleras, cómo trabajan sus 80 empleados. Finalmente hay una pequeña tienda en la que los visitantes pueden comprar todos los productos elaborados por la empresa, tanto envasados como a granel, así como otros productos típicos de la comarca, como licores o patés.

Fuentes consultadas:

Serrano, C. Aceitunas rellenas de historia en Alcoy. Información (edición Alcoy / Comtat / Foia). 19-12-2010.

¿Sabías que la aceituna rellena de anchoa se inventó en Alcoy?

Agradecimientos a Joan Valls (Atzeneta d’Albaida).

La aceituna rellena de anchoa se ha convertido en un aperitivo mundialmente famoso. Su origen radica en Alcoy (en la comarca de L’Alcoyà). Alcoy se había convertido en una ciudad industrial que destacaba en el sector del papel y del textil. Fue precisamente un empresario del textil, Càndit Miró Rabasa, quien adaptó una de estas máquinas para que fuera capaz de quitar el hueso a las aceitunas y rellenarlas con un trozo de anchoa de manera automática. Corría el año 1926 y comenzaba así la producción industrial de aceitunas rellenas de anchoa, que hasta entonces se elaboraban en Alcoy de manera artesanal.

La empresa de Miró Rabasa se llamaba El Serpis, en honor al río que pasa por la ciudad de Alcoy. El río además tiene la clave de por qué se elaboran las mejores aceitunas rellenas en Alcoy, una ciudad que curiosamente carece de olivos y anchoas. El secreto del éxito es el agua local con la que se tratan las aceitunas en el proceso de elaboración: es agua dura (rica en cal) que hace que las aceitunas adquieran una textura muy especial. El Serpis es la empresa creadora de la producción industrial de aceituna rellena de anchoa -que data del año 1926- y en 2007 inauguró en sus instalaciones un museo temático.

En 1941 Alfred Alberola Balaguer abrió otra empresa aceitunera, también en Alcoy. Se trata de La Española, que creó un personaje icónico: una lata con una aceituna por cabeza, al igual que manos y pies, dos palillos como brazos y dos botellas como piernas. Su eslogan (“Es La Española una aceituna como ninguna y está rellena de rica anchoa”) la hizo terriblemente popular. La Española se consolidó como la marca de aceitunas más importante de España y penetró con fuerza en los mercados internacionales. Actualmente produce, además de una amplia variedad de aceitunas, vinagres balsámicos, gazpachos o cerveza.

No obstante, El Serpis y La Española no eran -ni son- las únicas productoras alcoyanas de aceitunas rellenas. Debemos mencionar también Aceitunas La Huerta (aún en activo desde 1929), o dos históricas tristemente desaparecidas como Aceitunas La Concha y Aceitunas Aitana. Además de las dos grandes marcas alcoyanas, en las comarcas del sur también existen otras empresas dedicadas a la fabricación de aceitunas y encurtidos, como Aceitunas Bernal (Callosa de Segura) o Aceitunas Cazorla (Alacant). La aceituna rellena de anchoa, un histórico invento valenciano que sin duda nos dejará buen sabor de boca.

Fuentes consultadas:

López, Pedro. Las aceitunas rellenas de anchoa es inventaron en Alcoy. GastroBlog Alicante. 16-5-2017.

¿Sabías que el único museo del abanico de la Península Ibérica está en Aldaya?

En la ciudad de Aldaya (L’Horta Oest) encontramos el Museu del Palmito (MUPA) (o Museo del Abanico en idioma castellano), concretamente en el edificio Casa de la Llogeta (Casa de la Lonjita), un edificio señorial de estilo renacentista de finales del siglo XVI y principios del XVII. Es el único museo del abanico en toda la Península Ibérica y el único de titularidad pública en toda Europa (es una iniciativa del Ayuntamiento). Aldaya es la cuna del abanico, y por lo tanto un lugar idóneo para este museo. Y es que el palmito es un elemento profundamente arraigado en la cultura valenciana.

El MUPA se inauguró en 2015 con una muestra de más de 150 abanicos cedidos por artesanos y coleccionistas, y de otras donaciones. Este edificio alberga toda la historia de los abanicos, desde sus orígenes hasta la actualidad, con los numerosos cambios que han experimentado a lo largo de los siglos. Pero además, también se puede ver el proceso que precisa la fabricación de un abanico, las herramientas y maquinarias que se utilizaban antiguamente y cómo han evolucionado hasta la fecha. ¡Sin duda una colección extraordinaria que repasa los distintos estilos, modas y materiales usados a lo largo de la historia!

Fuentes consultadas:

-Museu del Palmito d’Aldaia. Museu Valencià d’Etnologia.

Aldaia inaugura el primer Museo del Abanico de toda España. Ajuntament d’Aldaia. 28-3-2015.

¿Sabías que Aldaya es el mayor productor de abanicos artesanos de Europa?

Una gran parte de los abanicos que existen y se distribuyen por el mundo están realizados de forma artesanal en Aldaya (L’Horta Oest) y el área metropolitana de Valéncia. Aldaya está considerada la cuna del abanico español ya que en este municipio se fabrica entre el 80 y el 90% del total de la producción artesanal española. Y esto, a su vez, constituye una producción notable incluso a nivel internacional porque, que sepamos, España es el único estado europeo donde todavía se conserva este oficio artesano, lo que convierte a Aldaya en el mayor productor de abanicos artesanos de Europa.

La tradición viene de lejos. Durante el siglo XVIII Valéncia era el principal centro productor de abanicos en España, y en esa fecha nació el Gremio de Abaniqueros de Valéncia, que tiene su sede en Aldaya. En 1802 se creó la Real Fábrica de Abanicos de Valéncia. Actualmente existe una Ruta del Abanico que pasa por Aldaya, Godella, Alaquàs y Chirivella. Entre estas cuatro poblaciones suman 28 empresas de abanicos artesanales, 17 de las cuales se ubican en Aldaya (datos de 2015). También aquí encontramos el Museo del Palmito de Aldaya (MUPA), que nos ofrece una perspectiva histórica.

La fabricación de abanicos artesanales es todo un arte y requiere de un procedimiento complejo. En su confección se han empleado todo tipo de materiales, entre ellos llama la atención el uso del marfil, nácar, conchas y hasta huesos de pez. Antes de salir a la venta, el abanico pasa por más de veinte manos entre varillajeros, caladores, adornadores, enteladores, plegadores, grabadores, pulidores, lacadores, fondistas, montadores o pintores, entre otros oficios artesanos que forman parte de la industria abaniquera.  Todos ellos supervisados por el maestro abaniquero que proporciona el acabado final al producto.

 

Fuentes consultadas:

Martínez, María. El abanico de Aldaia, artesano y con museo propio ante la competencia china. La Vanguardia (edición Comunidad Valenciana). 25-10-2015.

Pérez, Iván. La cuna del abanico. El Mundo (edición Comunidad Valenciana). 8-6-2014.

-Redacción. El MUPA acoge una exposición de abanicos del siglo XVII al XXI. Las Provincias (edición L’Horta-Morvedre). 19-6-2017.

Sena, Laura. Una ruta del abanico con los 28 fabricantes. Levante-EMV (edición L’Horta). 16-12-2015.

¿Sabías que el único museo del mortero de la Península Ibérica está en Les Coves de Vinromà?

Decir que es un museo único no es exagerar. El Museo Almírez es el único dedicado al mortero en toda la Península Ibérica. Quién sabe si en el mundo entero. Lo fundó Vicent Garcés Julve en el año 1989 y se encuentra en Les Coves de Vinromà (en La Plana Alta). Concretamente se ubica en un edificio de tres alturas: la planta baja está más dedicada a la parte tecnológica, la primera planta a la cocina y la segunda a la botica y farmacia.

Este museo es de iniciativa privada y muestra una colección de más de 300 morteros de muy diversos materiales (madera, piedra, barro, cerámica, mármol, hierro, bronce…) que abarcan todas las épocas, desde la Prehistoria hasta la actualidad. La visita incluye una guía explicativa que, con la excusa de la evolución del mortero, hace un repaso a la historia de la humanidad. Se trata de un museo insólito al que sin duda merece la pena asistir.

 

Fuentes consultadas:

-Museo Almírez.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: