Quinientos años de Reforma Protestante.

Hace cinco siglos un monje llamado Martín Lutero clavó en la puerta de la Iglesia de Wittenberg 95 tesis que iban a causar un auténtico terremoto teológico. En esencia se rechazaba la venta de indulgencias; se entendía que la cristiandad no necesitaba de una institución; que los bienes de la Iglesia deben repartirse entre los fieles; que la salvación es por fe y no por obras; se aceptaban tres sacramentos: bautismo, comunión y penitencia; los hombres de fe podían leer e interpretar los Evangelios sin intermediarios humanos y la verdadera autoridad en la fe estaba en las Sagradas Escrituras. Las cinco solas (sola scriptura; sola fide; sola gratia; solus Christus y Soli Deo gloria) resumen las creencias fundamentales de los reformadores frente a la doctrina católica.

La Reforma Protestante supuso volver al cristianismo primitivo de la Iglesia original, al que practicaban Jesucristo y los apóstoles. Volver a guiarse por lo que dice la Palabra de Dios, que es la Santa Biblia, y no por dudosas tradiciones humanas; a adorar en espíritu y en verdad en lugar de rendir culto a las estatuas; a bautizar a los creyentes adultos -siguiendo el ejemplo de Jesús- y no a bebés sin ningún uso de razón; a traducir las Escrituras en lugar de quemarlas en las hogueras; a hacer el culto en la lengua del pueblo llano en lugar de oficiar la misa en latín; a promover principios y valores en vez de ceremonias y rituales; a tener a Cristo como cabeza visible de la Iglesia y no al Papa; a entender por fin que la única Iglesia verdadera es la que realmente obedece a Nuestro Señor.

El legado de la Reforma va más allá de lo religioso. El énfasis en que la población pudiera leer la Biblia favoreció su alfabetización; el interés por la investigación y por la ciencia surgió a partir de leer los textos sacros; el considerar el robo y la mentira como pecados muy graves y no como meros pecados veniales atajó la corrupción; se fomentó la ética en el trabajo y el derecho de la propiedad privada, la democracia liberal, el capitalismo, la separación de iglesia y estado, la libertad religiosa y el imperio de la ley por el que todos somos considerados iguales. La Revolución Americana -que dio inicio al mundo moderno- estuvo claramente inspirada por los valores puritanos y las naciones protestantes se convirtieron en ejemplo admirable de progreso, prosperidad y libertad.

La Reforma iba a causar un cisma que dividiría el Occidente en protestantes y católicos aunque la verdadera intención de Lutero nunca fue la de crear una nueva iglesia sino la de reformar la que ya existía. Pero la rotunda negativa de los papas lo hizo imposible. Y mientras que la Reforma triunfó en América y Europa del Norte, la Contrarreforma abanderada por el emperador Felipe II y la Inquisición española apagó prematuramente la luz del Evangelio e hizo que nos quedáramos en esa mitad del mundo condenada a la dictadura, la pobreza y el atraso. Hoy vivimos la mayor Reforma religiosa de los últimos siglos: la del ateísmo. Ante una juventud que vive sin Dios, debemos volver a nuestras raíces y predicar la sanadoctrina. Reevangelizar Europa resulta hoy más urgente que nunca.

Anuncios

¿Sabías que Rafael Abad es la tienda de bicicletas más antigua de la Península Ibérica?

Agradecimientos a Martí Abad Prieto (Valéncia).

La empresa Rafael Abad S.A. tiene mucha historia. Fundada en Valéncia capital en 1922, es en la actualidad la tienda de bicicletas más antigua de la Península Ibérica. Se trata de un negocio familiar que actualmente lo gestiona la tercera generación y que dispone de cinco tiendas en el Reino de Valéncia. Ésta es la historia de una empresa donde, contrariamente a lo que muchos puedan pensar, no siempre fue todo sobre ruedas.

Aunque hoy conoce el éxito, no todo fue un camino de rosas. Su fundador fue un aragonés: Rafael Abad Pérez (Teruel, 1893 – Valéncia, 1968) que a los nueve años de edad vino a vivir con su familia a la capital del Turia. Su sueño era montar una tienda de bicicletas y aunque la cosa parece sencilla era en realidad difícilísima debido al terrible contexto histórico de la época que le tocó vivir: hambre, pobreza, Guerra Civil, franquismo…

Rafael Abad montó lo que en principio fue una humilde tienda de ultramarinos. Dicha tienda estaba tras la Lonja. Poco a poco fue introduciendo nuevo género: máquinas de coser y sus accesorios, bicicletas, artículos de coche y recambios de motos… En aquella época sólo había tres modelos de bici (hombre, mujer y niño) pero cuando hubo más material la empresa se especializó definitivamente en el mundo de la bicicleta.

Poco a poco el negocio prosperó y creó su propia marca de bicicletas: Rafael Abad. En los años 40 y 50 BH dominaba el mercado español de la bicicleta y quería imponerle los precios a Rafael Abad (que hacía bicicletas más baratas). Ante la negativa, BH le prohibió vender sus productos y Abad contactó con las empresas Cil y Torrot -hoy tristemente desaparecidas- para que elaborasen las propias bicicletas marca Rafael Abad.

Abad tuvo que pasar por innumerables penalidades. Durante la Guerra Civil su empresa fue nacionalizada y por las noches bajaba a su propio negocio y se robaba a sí mismo para sobrevivir. Estuvo cerca de ser fusilado durante la Guerra Civil pero su amistad con el carcelero (del bando republicano) lo impidió. Luego, cuando ganaron los nacionales, le devolvió el favor a su amigo, y le salvó de ser ejecutado por los vencedores.

La empresa sobrevivió a tres riadas. Curiosamente en la de Valéncia (1957) en la tienda central no llegó a entrar agua, mientras que en Alzira, dos veces llegó casi al techo (1982 y 1987). En 2015 falleció el hijo del fundador, Rafael Abad Cosme, hijo de Rafael Abad Pérez y Ampar Cosme March y en la actualidad ya son tres las generaciones que llevan sirviendo y atendiendo a los ciclistas de nuestra bienamada tierra.

 

Fuentes consultadas:

-Rafael Abad Bicicletas (página web oficial).

Landete, Marta. ¿Cuánto sabes de la Comunidad Valenciana? Editorial Sargantana. Valéncia, 2016.

¿Sabías que la libertad religiosa en España se obtuvo gracias a un protestante valenciano?

Se dice que la libertad religiosa es, quizás, la más importante de todas, ya que a menudo actúa como catalizador de otras muchas que la acompañan de forma indirecta (libertad de reunión, de culto, de conciencia, de expresión…). Durante la dictadura del general Francisco Franco en España (1939-1975) se impuso una suerte de nacionalcatolicismo que reprimió duramente a todas las minorías religiosas. Para ser buen español uno debía ser castellanohablante, católico y de derechas. Y cualquier otra cosa era, a ojos del régimen, prueba de ser “hereje”, “antiespañol”, “comunista” o “masón”. Protestantes, ortodoxos, judíos, musulmanes… ¡Todos eran “enemigos de España” y como tales fueron tratados por las autoridades! Pero fue gracias al tesón y a la lucha incansable de un protestante valenciano que se logró la libertad religiosa en España; hablamos del pastor bautista Josep Cardona Gregori (Dénia, 1918-Madrid, 2007).

Durante el franquismo el 80% de las iglesias protestantes fueron clausuradas, prohibidos los cultos (incluso a nivel de hogares), se impidió la entrada de Biblias, los matrimonios civiles o la publicación de literatura religiosa (que no se podía imprimir ni difundir). Los protestantes sufrieron la marginación desde la cuna hasta la tumba: en la inscripción del nacimiento, en la escuela, con los maestros, en los libros de texto, en el servicio militar, en el trabajo, en la imposibilidad de acceder a ciertos cargos públicos y profesiones, de colegiarse profesionalmente, de ser tutores de niños, prohibición de reuniones públicas, trabas para sacarse el pasaporte… ¡No se podía ni decir públicamente que se era protestante so pena de ser sancionado por alterar el orden público! Hasta eran enterrados -junto a los otros no católicos- en cementerios aparte; cementerios que estaban en un estado tan deplorable que daban vergüenza ajena.

En medio de esta dramática situación la comunidad evangélica creó en 1956 la Comisión de Defensa Evangélica y encomendó su liderazgo al pastor Josep Cardona, quien fue el único secretario que tuvo la organización (de 1956 a 1986). Cardona se trasladó a Madrid y desde allí solicitó audiencia al Jefe de Estado y los Gobernadores Civiles para hablar de la situación de los protestantes en España pero nunca lo atendieron. Pasó entonces a reunirse con los embajadores de países protestantes, como Reino Unido, para denunciar aquella marginación, pero tampoco ellos podían cambiar las cosas. Hay que decir que durante el franquismo se toleraron algunas iglesias protestantes, sobre todo en Madrid y Barcelona, para que el cuerpo diplomático de países extranjeros pudiera congregarse allí. Los soldados americanos de las bases de Rota y Morón (Andalucía) también podían ejercer su fe (siempre dentro de las mismas bases).

Cardona entonces elaboró un exhaustivo informe donde hablaba del número de iglesias que había en España; cuantas habían sido clausuradas; cuantas tenían propiedades que podían usar para sus cultos pero estaban cerradas o clausuradas; y cuantos miembros fueron afectados políticamente durante la Guerra Civil. Después filtró el informe a la prensa extranjera, lo que supuso un escándalo internacional y que muchos gobiernos presionaran a Franco. En 1963 el ministro de Exteriores, Fernando María Castiela, se puso en contacto con Cardona y le pidió datos con la promesa de que si lo que denunciaba era verdad le pondrían solución. A partir de ahí comenzaron a reabrirse algunas iglesias evangélicas y a permitirse el culto en su interior. En 1967 Franco aprobó la Ley 44/67 que, sin ser una auténtica ley de libertad religiosa, eliminaba algunas restricciones a los no católicos, para enfado monumental de los obispos.

No fue hasta la muerte de Franco que llegó la libertad religiosa a España. Con la Constitución de 1978,  la Ley Orgánica de Libertad Religiosa 7/1980 de 5 de julio y su Real Decreto 142/1981, de 9 de enero. ¡Misión cumplida! La Comisión de Defensa Evangélica ya no tenía razón de ser y desapareció en 1986. Ese mismo año se fundó la entidad sucesora: la Federación de de Entidades Religiosas Evangélicas de España (Ferede), de la cual Cardona fue secretario de 1986 a 1995.  Cardona fue investido doctor honoris causa, recibió la medalla de oro por la defensa de los Derechos Humanos y fue condecorado por el rey de España Juan Carlos I. La libertad religiosa fue el fruto de largos años de lucha de muchos hombres y mujeres de distintas confesiones (ojo, también de algunos católicos), pero sería faltar a la verdad negar que la voz cantante la llevó un protestante valenciano, Josep Cardona, con la ayuda de Dios.

 

Fuentes consultadas:

Díaz Yanes, José Manuel. Historia del Protestantismo Español. Centro de Investigaciones Bíblicas (CEIBI). Santa Cruz de Tenerife.

Fernández, Jorge. José Cardona, líder evangelista. El País. 22-2-2007.

Fallece el evangelista José Cardona, líder protestante defensor de la libertad religiosa en España. Noticia Cristiana. 22-2-2007.

Estado Edó: un esplendoroso legado cultural.

2000px-flag_of_the_benin_empire-svg

El Imperio de Benín nació en el siglo XII y perduró hasta que fue anexionado por el Imperio Británico en 1897. A lo largo de sus 700 años llegó a ser uno de los estados más desarrollados de África, aunque basó su prosperidad en la venta de esclavos a los europeos. En el siglo XVII, en la cumbre de su apogeo, llegó a ocupar unos 90.000 km2.

El Reino de Benín desarrolló el arte escultórico más importante de África, con preciosas figuras de bronce y marfil. Sus murallas llegaron a tener 16.000 km de extensión (es la estructura humana más larga jamás construida por el hombre, cuatro veces mayor que la Gran Muralla China) y protegían un territorio de más de 6.500 km2.

En la actualidad aquel viejo imperio forma parte de Nigeria y su nombre es Estado Edó. Su capital es Benín City (no confundir con la República de Benín). Pese a que Nigeria es una república federal, el Estado Edó es un reino y su monarca es el oba de Benín, un rey muy querido y respetado por el pueblo, y una voz muy autorizada en el país.

Las viejas glorias quedan ya muy lejanas y a día de hoy el Estado Edó es muy pobre, tanto es así que muchos jóvenes emigran a Europa en busca de oportunidades. La gente ansía ganar dinero a toda costa, aunque sea por medios deshonestos. Un refrán local lo dice todo de su forma de ser: “Si el dinero llega a casa, no preguntes de dónde salió”.

En el Estado Edó se habla inglés, edó y otras muchas lenguas. El edó es el idioma nacional y su salud es mejor que la de muchas lenguas minoritarias europeas. La gente lo habla más que el inglés y es muy habitual escuchar el edó en radios, televisiones, discos, cantantes, festivales, series y hasta películas. La Biblia se ha traducido a ese idioma.

La sociedad mezcla creencias cristianas y animistas, por lo que los adivinos o babalaos son tan respetados como los pastores. Días antes de Navidad el pueblo celebra el Igué, su fiesta grande, un espectacular festival de música, danzas y llamativos vestidos multicolor. Sin duda, el Estado Edó atesora uno de los mayores legados culturales de África.

¿Sabías que el horno en funcionamiento más antiguo de Europa se encuentra en Forcall?

fornforcall

Agradecimientos a Joan Valls (Valencia) y Xavier Gimeno (Castelló de la Plana).

Forcall es un pequeño pueblo del Reino de Valencia ubicado en la comarca de Els Ports. Allí encontramos el horno en funcionamiento más antiguo de Europa. Se trata un horno de leña que data de 1246, de estilo gótico, y que ha mantenido su funcionamiento de forma ininterrumpida hasta la actualidad (aún hoy produce pan y dulces extraordinarios). A lo largo de los siglos ha ofrecido sus servicios a toda la población de Forcall y alrededores y pertenece al patrimonio municipal, de ahí que se llame Forn de la Vila (Horno de la Villa). La existencia de este horno le ha dado nombre a la calle, una de las más antiguas de la villa (está ubicado en el carrer del Forn 4 o calle Horno 4). Fue restaurado en 1993, motivo por el cual tiene una placa conmemorativa de piedra, con el escudo propio del horno “Forn de la Vila, 1246-1993”. Hay otros dos hornos medievales en la comarca de Els Ports (en Olocau del rei y en Vilafranca), pero el de Forcall es el más antiguo de los tres.

 

Fuentes consultadas:

López Linares, María. Un horno de panadería funcionando desde el S.XIII. 13-2-2014. Blog López Linares.

¿Sabías que el Real Casino Antiguo de Castelló es la entidad cultural más antigua de la Península Ibérica?

casino-antiguo_PRINCIPALw2

Agradecimientos a Xavier Gimeno (Castelló de la Plana).

El Casino Antiguo de Castelló es la entidad cultural más antigua de la Península Ibérica. En 1814, ante la aprobación de un nuevo decreto sobre libertad de asociación, un grupo de prohombres encabezado por Francesc Giner i Feliu, Barón de Benicàssim, construyó el Casino de Castelló. En 1865 la entidad se trasladó al emblemático edificio de la Puerta del Sol, conocido como Palacio de Francesc Tirado, un palacio del siglo XVIII que fue remodelado en 1923 por el arquitecto Francesc Maristany. Más tarde, volvería a reformarse: en 1948, tras la Guerra Civil; en 1967; y por último, en 2004. El edificio cuenta con colecciones de pinturas famosas, una biblioteca, salas de lectura y de conferencias, además de un club de billar y otros juegos de azar. También dispone de terraza ajardinada, restaurante y cafetería de acceso público. En 2014, con motivo de su bicentenario, el rey Felipe VI concedió a la entidad el estatus de real, por lo que pasó a denominarse Real Casino Antiguo de Castelló.

Fuentes consultadas:

Molina, María. Más de dos siglos del Real Casino Antiguo de Castellón. Revista RC (Radio Castellón). Castellón y provincia nº 1, mayo de 2016.

 

¿Sabías que Arnau de Vilanova descubrió las propiedades medicinales del alcohol y que fue médico de reyes y papas?

Arnaldus_de_Villanova

Probablemente Arnau de Vilanova nació en la ciudad de Valencia en el año 1240 y murió en Messina (Sicilia) en 1310. Existe cierta controversia porque podría haber nacido en Aragón, pero desde luego si fue así casi de inmediato se trasladó a Valencia, donde creció. Pasó su larga vida a caballo entre Montpellier, Valencia y Sicilia.

En 1260 estudiaba Medicina en Montpellier. En 1290 era un destacado profesor de la Facultad de Medicina de esa ciudad, la mejor del medievo. La ciencia que Arnau practicó se basaba en los preceptos de Hipócrates, Galeno y Avicena, la medicina árabe y teorías propias. Él mismo tradujo a Avicena, Galeno y otros autores.

Vilanova escribió docenas de libros, algunos obras clave para la medicina europea, como Regimen Sanitatis ad regum Aragonum (Régimen de salud para el rey de Aragón)(1305-1308) o  Speculum medicinae  (Cristal médico) (¿1311?). Sus libros y tratados fueron traducidos a varios idiomas y reimpresos en numerosas ocasiones.

Tradicionalmente se le considera el descubridor de las propiedades desinfectantes y profilácticas del alcohol, sin duda un hecho muy importante para la medicina de aquella época, puesto que aún no se conocía el concepto de infección. También introdujo en Europa el secreto de la destilación del alcohol, un descubrimiento árabe.

Vilanova fue el mejor médico de Europa, posiblemente el mejor del mundo latino medieval. Prueba de ello es que fue el doctor personal de los reyes de Valencia Pere I, Alfons I y Jaume II y de papas como Bonifacio VIII, Benedicto XI y Clemente V. También fue intérprete de sueños de Federico II, el rey de Sicilia.

Este Homo Universalis fue un erudito que sabía de medicina, humanidades, filosofía, teología y un políglota que hablaba hebreo, árabe, algunas lenguas vulgares de las actuales Francia e Italia y probablemente el griego. Escribió sus obras en valenciano y latín.  Fue médico, profesor, teólogo, escritor, embajador en París…

Autor de obras religiosas y científicas, en ellas abordaba temas de medicina, cirugía, farmacia, astrología, alquimia, higiene, etc. Pensaba que el fin del mundo era inminente y sus obras religiosas levantaron ampollas. Fue perseguido por inquisidores y conoció la cárcel, pero al final siempre fue absuelto por todos los papas.

 

Bibliografía consultada:

Gil i Barberà, Joan. Personages ilustres valencians relacionats en la medicina. Lo Rat Penat, 1994.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: