Estado Edó: un esplendoroso legado cultural.

2000px-flag_of_the_benin_empire-svg

El Imperio de Benín nació en el siglo XII y perduró hasta que fue anexionado por el Imperio Británico en 1897. A lo largo de sus 700 años llegó a ser uno de los estados más desarrollados de África, aunque basó su prosperidad en la venta de esclavos a los europeos. En el siglo XVII, en la cumbre de su apogeo, llegó a ocupar unos 90.000 km2.

El Reino de Benín desarrolló el arte escultórico más importante de África, con preciosas figuras de bronce y marfil. Sus murallas llegaron a tener 16.000 km de extensión (es la estructura humana más larga jamás construida por el hombre, cuatro veces mayor que la Gran Muralla China) y protegían un territorio de más de 6.500 km2.

En la actualidad aquel viejo imperio forma parte de Nigeria y su nombre es Estado Edó. Su capital es Benín City (no confundir con la República de Benín). Pese a que Nigeria es una república federal, el Estado Edó es un reino y su monarca es el oba de Benín, un rey muy querido y respetado por el pueblo, y una voz muy autorizada en el país.

Las viejas glorias quedan ya muy lejanas y a día de hoy el Estado Edó es muy pobre, tanto es así que muchos jóvenes emigran a Europa en busca de oportunidades. La gente ansía ganar dinero a toda costa, aunque sea por medios deshonestos. Un refrán local lo dice todo de su forma de ser: “Si el dinero llega a casa, no preguntes de dónde salió”.

En el Estado Edó se habla inglés, edó y otras muchas lenguas. El edó es el idioma nacional y su salud es mejor que la de muchas lenguas minoritarias europeas. La gente lo habla más que el inglés y es muy habitual escuchar el edó en radios, televisiones, discos, cantantes, festivales, series y hasta películas. La Biblia se ha traducido a ese idioma.

La sociedad mezcla creencias cristianas y animistas, por lo que los adivinos o babalaos son tan respetados como los pastores. Días antes de Navidad el pueblo celebra el Igué, su fiesta grande, un espectacular festival de música, danzas y llamativos vestidos multicolor. Sin duda, el Estado Edó atesora uno de los mayores legados culturales de África.

¿Sabías que el horno en funcionamiento más antiguo de Europa se encuentra en Forcall?

fornforcall

Agradecimientos a Joan Valls (Valencia) y Xavier Gimeno (Castelló de la Plana).

Forcall es un pequeño pueblo del Reino de Valencia ubicado en la comarca de Els Ports. Allí encontramos el horno en funcionamiento más antiguo de Europa. Se trata un horno de leña que data de 1246, de estilo gótico, y que ha mantenido su funcionamiento de forma ininterrumpida hasta la actualidad (aún hoy produce pan y dulces extraordinarios). A lo largo de los siglos ha ofrecido sus servicios a toda la población de Forcall y alrededores y pertenece al patrimonio municipal, de ahí que se llame Forn de la Vila (Horno de la Villa). La existencia de este horno le ha dado nombre a la calle, una de las más antiguas de la villa (está ubicado en el carrer del Forn 4 o calle Horno 4). Fue restaurado en 1993, motivo por el cual tiene una placa conmemorativa de piedra, con el escudo propio del horno “Forn de la Vila, 1246-1993”. Hay otros dos hornos medievales en la comarca de Els Ports (en Olocau del rei y en Vilafranca), pero el de Forcall es el más antiguo de los tres.

 

Fuentes consultadas:

López Linares, María. Un horno de panadería funcionando desde el S.XIII. 13-2-2014. Blog López Linares.

¿Sabías que el Real Casino Antiguo de Castelló es la entidad cultural más antigua de la Península Ibérica?

casino-antiguo_PRINCIPALw2

Agradecimientos a Xavier Gimeno (Castelló de la Plana).

El Casino Antiguo de Castelló es la entidad cultural más antigua de la Península Ibérica. En 1814, ante la aprobación de un nuevo decreto sobre libertad de asociación, un grupo de prohombres encabezado por Francesc Giner i Feliu, Barón de Benicàssim, construyó el Casino de Castelló. En 1865 la entidad se trasladó al emblemático edificio de la Puerta del Sol, conocido como Palacio de Francesc Tirado, un palacio del siglo XVIII que fue remodelado en 1923 por el arquitecto Francesc Maristany. Más tarde, volvería a reformarse: en 1948, tras la Guerra Civil; en 1967; y por último, en 2004. El edificio cuenta con colecciones de pinturas famosas, una biblioteca, salas de lectura y de conferencias, además de un club de billar y otros juegos de azar. También dispone de terraza ajardinada, restaurante y cafetería de acceso público. En 2014, con motivo de su bicentenario, el rey Felipe VI concedió a la entidad el estatus de real, por lo que pasó a denominarse Real Casino Antiguo de Castelló.

Fuentes consultadas:

Molina, María. Más de dos siglos del Real Casino Antiguo de Castellón. Revista RC (Radio Castellón). Castellón y provincia nº 1, mayo de 2016.

 

¿Sabías que Arnau de Vilanova descubrió las propiedades medicinales del alcohol y que fue médico de reyes y papas?

Arnaldus_de_Villanova

Probablemente Arnau de Vilanova nació en la ciudad de Valencia en el año 1240 y murió en Messina (Sicilia) en 1310. Existe cierta controversia porque podría haber nacido en Aragón, pero desde luego si fue así casi de inmediato se trasladó a Valencia, donde creció. Pasó su larga vida a caballo entre Montpellier, Valencia y Sicilia.

En 1260 estudiaba Medicina en Montpellier. En 1290 era un destacado profesor de la Facultad de Medicina de esa ciudad, la mejor del medievo. La ciencia que Arnau practicó se basaba en los preceptos de Hipócrates, Galeno y Avicena, la medicina árabe y teorías propias. Él mismo tradujo a Avicena, Galeno y otros autores.

Vilanova escribió docenas de libros, algunos obras clave para la medicina europea, como Regimen Sanitatis ad regum Aragonum (Régimen de salud para el rey de Aragón)(1305-1308) o  Speculum medicinae  (Cristal médico) (¿1311?). Sus libros y tratados fueron traducidos a varios idiomas y reimpresos en numerosas ocasiones.

Tradicionalmente se le considera el descubridor de las propiedades desinfectantes y profilácticas del alcohol, sin duda un hecho muy importante para la medicina de aquella época, puesto que aún no se conocía el concepto de infección. También introdujo en Europa el secreto de la destilación del alcohol, un descubrimiento árabe.

Vilanova fue el mejor médico de Europa, posiblemente el mejor del mundo latino medieval. Prueba de ello es que fue el doctor personal de los reyes de Valencia Pere I, Alfons I y Jaume II y de papas como Bonifacio VIII, Benedicto XI y Clemente V. También fue intérprete de sueños de Federico II, el rey de Sicilia.

Este Homo Universalis fue un erudito que sabía de medicina, humanidades, filosofía, teología y un políglota que hablaba hebreo, árabe, algunas lenguas vulgares de las actuales Francia e Italia y probablemente el griego. Escribió sus obras en valenciano y latín.  Fue médico, profesor, teólogo, escritor, embajador en París…

Autor de obras religiosas y científicas, en ellas abordaba temas de medicina, cirugía, farmacia, astrología, alquimia, higiene, etc. Pensaba que el fin del mundo era inminente y sus obras religiosas levantaron ampollas. Fue perseguido por inquisidores y conoció la cárcel, pero al final siempre fue absuelto por todos los papas.

 

Bibliografía consultada:

Gil i Barberà, Joan. Personages ilustres valencians relacionats en la medicina. Lo Rat Penat, 1994.

¿Sabías que un valenciano introdujo la mandarina en Europa?

José_Polo_de_Bernabé_y_Borrás

A pesar de que la mandarina es una fruta muy consumida por los valencianos, su origen es, en realidad, chino. Eso sí, el responsable de que hoy la conozcamos en Valencia es Josep Polo de Bernabé i Borràs (Quartell 1812-Villarreal 1889). Este señor fue comerciante, escritor y terrateniente. También político (llegó a ser teniente de alcalde de la ciudad de Valencia, diputado y senador). Su ideología, en principio conservadora, tuvo un giro progresista en los últimos años.  Ahora bien, a Polo de Bernabé hoy lo recordamos por ser el introductor de la mandarina en Europa.

De muy joven heredó las tierras familiares de algarrobos, vides y olivos. En 1835 arrancó los árboles de sus tierras y plantó mandarinos. Sus propiedades superaban las 2500 hanegadas de tierra cultivada en los términos de Burriana, Villarreal y Almenara, así como extensas plantaciones de arroz en La Ribera. Polo introdujo la mandarina en la comarca de La Plana, y desde el Grao de Burriana comenzó a exportarse a Francia, Alemania, Reino Unido y Suiza. Polo de Bernabé alentó las exportaciones citrícolas a Europa, que sustentaron la riqueza de la nueva burguesía.

Polo de Bernabé mejoró la presentación de la naranja: fue el primero en envolverlas en papel de seda blanco, y el primero en utilizar las cajas de madera desde los primeros envíos patrocinados por el naviero valenciano Josep Aguirre Matiol desde el puerto de Valencia. Posteriormente se enviaron por ferrocarril a finales del siglo XIX. También fue uno de los primeros agricultores en abonar sus tierras con guanos del Perú, superfosfatos y otros abonos naturales en 1850. Gracias a él, el guano se convirtió en el principal fertilizante de la agricultura valenciana.

Bibliografía consultada:

Llueca Úbeda, Emilio. “Polo de Bernabé y Borrás, José”, en Diccionario biográfico de Camp de Morvedre, Sagunt, Associació Cultural L’Arxiu. 2008.

¿Sabías que un valenciano escribió la primera receta de horchata de la historia?

horchatareceta

La horchata de chufa de Alboraya es uno de los refrescos valencianos más conocidos, ideal para desayunos y meriendas en compañía de unos buenos fartons. ¿Pero cuál es el origen de esta popular bebida? De acuerdo con una leyenda bastante extendida  una campesina llevó al rey de Valencia, Jaime I el Conquistador, un poco de horchata. Al rey, encantado con aquel sabor, preguntó qué era aquello. La chica respondió que era leche de chufa (llet de chufa, en valenciano), nombre con el que se conocía la bebida. El rey exclamó: “¡Açò no és llet; açò és or, chata!” (en castellano: “¡Esto no es leche; esto es oro, chata!”). De ahí provendría el peculiar nombre de la bebida hoy llamada horchata.

De acuerdo a esta historia mítica el origen de la horchata sería valenciano. Esta leyenda, no obstante, es con toda probabilidad falsa, y como los valencianos no tenemos por costumbre elevar una historia legendaria no documentada al rango de documento científico incuestionable, tal y como suelen hacer los catalanes, deberemos reconocer que el origen de la horchata probablemente no es valenciano. De hecho, nadie sabe con certeza de donde procede esta deliciosa bebida que nos deleita en verano, o quien la inventó. Se especula con italianos, egipcios, árabes, persas, sudaneses, chinos… Pero en realidad nadie sabe nada. El origen de la horchata es ciertamente remoto y su inventor quizá no se conozca nunca.

Lo que sí sabemos con certeza es que la primera receta de horchata de la historia la hizo un valenciano. Data de 1748 y la encontramos en el dietario manuscrito (1744-1751) de un hidalgo valenciano llamado Ignaci Gilabert, y que hoy pertenece a la colección Espínola. En la receta la horchata estaba elaborada con almendras, y sólo estaba al alcance del bolsillo de nobles y burgueses. Más tarde se sustituiría la almendra por chufa, producto más asequible (13 kilos de chufa tenían el mismo precio de 200 gramos de almendra). De este modo se introdujo el fruto de la chufa, considerado una golosina, en sustitución de la almendra. Y es así, como entre los años 1760 y 1780 surgió la horchata de chufas que conocemos hoy.

 

Fuentes consultadas:

-Valencia culture. La primera receta de horchata de la historia. Valencia Culture.com 20-4-2015. 

-Valencia bonita. Inventos valencianos en la historia. Valencia Bonita.es 9-8-2015. 

¿Sabías que los valencianos tuvimos una Constitución propia desde el siglo XIII?

furs

Los valencianos teníamos una Constitución propia desde hace más de ocho centurias. Concretamente, desde el siglo XIII. No era otra que nuestros Fueros, que constituían al Reino de Valencia en un estado soberano y estaban basados en las normas y costumbres preexistentes en Valencia, así como en el derecho justiniano. Los Fueros valencianos eran muy avanzados para su tiempo. Supusieron una auténtica revolución jurídica ya que dotaron a los ciudadanos de derechos y obligaciones, rompieron con la tradición feudal de la época y nos convirtieron en un estado moderno, étnica y religiosamente integrador. Los Fueros configuraron un régimen político, económico y social comparable al de las grandes naciones europeas. Estas facilidades económico-comerciales atrajeron inmigrantes de toda Europa, y el glorioso Reino de Valencia vivió una expansión económica y cultural que lo llevaría a un gran florecimiento político, literario y artístico.

El rey Jaime I el Conquistador estableció los Fueros en 1238, con la oposición de los nobles aragoneses que preferían que los Fueros aragoneses rigieran Valencia. Los Fueros valencianos eran realmente innovadores para la época. Por ejemplo, el monarca estaba obligado a jurarlos antes de transcurrido un mes de iniciado su reinado, no podía revocarlos unilateralmente y quedaba sometido a las Cortes. Los ciudadanos gozaban de derechos y obligaciones, por lo que no estaban a merced de la arbitrariedad de los señores. El derecho foral valenciano garantizaba el régimen matrimonial de separación de bienes, y que en caso de enviudar, el cónyuge era el que heredaba (en el derecho castellano impera el régimen de bienes gananciales y en las herencias prima la sucesión en favor de hijos y descendientes).  La legislación valenciana reconocía asímismo instituciones jurídicas pioneras como el Consulado del Mar o el Tribunal de las Aguas, entre otras.

Los Fueros, instaurados por Jaime I en el mismo año de la conquista de Valencia (1238) se desarrollaron y perfeccionaron con el paso de los siglos, y duraron hasta el año 1707. A partir de la Batalla de Almansa (25 de Abril de 1707), el rey Felipe V de Castilla promulgó el decreto de Nueva Planta (29 de Junio de 1707) en el que declara “abolidos y derogados todos los referidos fueros, privilegios, práctica y costumbre hasta aquí observados en los referidos reinos de Aragón y Valencia, siendo mi voluntad que éstos se reduzcan a las leyes de Castilla, y al uso, práctica y forma de gobierno que se tiene y ha tenido en ella, y en sus tribunales sin diferencia alguna en nada”. El decreto de Nueva Planta supuso el golpe de gracia para el Reino de Valencia, que desapareció como estado soberano. Una vez abolidos nuestros Fueros, Valencia pasó a regirse por las leyes castellanas “por justo derecho de conquista”. Triste final sin duda para la que fue nuestra Carta Magna.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: