República Dominicana: media isla.

bandera-dominicanaÉste es uno de los países con más historia del Nuevo Mundo. Cristóbal Colón arribó a estas tierras buscando las Indias pero acabó encontrando las Américas. Se trataba de una isla poblada por taínos, arawak y caribes que él bautizó como La Española. Más de la mitad corresponde a República Dominicana y el resto a Haití.

Los españoles colonizaron la isla y dejaron su impronta. Santo Domingo fue la primera ciudad fundada en América (1496). Allí se establecieron el primer Obispado (1504), iglesia (1496), catedral (1530), Capitanía General (1511), Virreinato (1511), Real Audiencia (1511), hospital (1503) y Universidad (1538) de América.

República Dominicana se independizó en cuatro ocasiones: de España (1821), de Haití (1844), de España (1863) y de Estados Unidos (1924), aunque su fecha reconocida como día de la independencia es 1844. La han invadido españoles, franceses, haitianos, ingleses y americanos. Aún hoy es un satélite de los Estados Unidos.

Su historia es calamitosa: la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo (1930-1961), la Guerra Civil (1965) y la represión de Joaquín Balaguer (1966-1978) han dejado paso a la pobreza, la corrupción, la desigualdad y habituales cortes de luz. Todo un éxodo de dominicanos ha emigrado al extranjero huyendo de la miseria.

El estado ha pasado de exportar azúcar, café y bananas a atraer turismo. Sus playas de ensueño lo convierten en el primer destino turístico del Caribe. Tierra colorista llena de luz, palmeras, frutas y alegría. Por el día los hombres juegan al béisbol. De noche, sensuales mujeres salen a lucirse y bailar salsa, merengue y bachata.

Esta nación está llena de mulatos y negros porque la población nativa murió a causa de las epidemias que trajeron los colonos españoles y fue sustituida con esclavos traídos de África. El catolicismo, el protestantismo y la santería son practicados con devoción. El célebre cantante Juan Luis Guerra es su hijo más ilustre.

Lo absurdo del racismo.

rebel-klan

La reciente masacre de Charleston (en Carolina del Sur, Estados Unidos) me mueve a reflexionar sobre lo inexplicable y misterioso de la condición humana. Recordemos que Dylann Roof, un joven racista blanco de 21 años de edad asesinó a tiros a nueve personas negras que leían la Biblia en una iglesia metodista de esta ciudad. No le habían hecho nada malo. De hecho, el autor confeso del crimen manifestó que lo habían tratado tan bien que a punto estuvo de no matarlos.  Lo más sobrecogedor es que los familiares de los fallecidos han perdonado a Roof. ¿Por qué este odio irracional? Es para mí incomprensible la idea de matar a alguien sólo por su color de piel. Como incomprensible me resulta que aún haya tantos americanos que luzcan orgullosos la bandera confederada, un símbolo del odio semejante a la esvástica nazi o a la bandera de la hoz y el martillo.

Creo que en alguna oportunidad he comentado que mi mujer es negra. Recuerdo que en cierta ocasión ella me pregunto: “¿Por qué me quieres si soy negra?”. Y yo le respondí: “¿Y qué más da? Si esta noche sufrieras una metamorfosis y mañana despertaras siendo verde o azul, yo te querría igual”. Ciertamente, nadie preguntaría a su pareja: “¿Por qué me quieres si mis ojos son marrones?”. Para mí el color de la piel es como el color de los ojos o el color del pelo: una anécdota sin importancia. Admito abiertamente que hay gente con la que prefiero no tener trato. Pero es por sus ideas, por su cosmovisión, por su estilo de vida, que chocan directamente con los míos. Ahora bien, rechazar a una persona por su color de piel, por su etnia o por su lugar de nacimiento me parece simplemente un absurdo, un atentado contra la lógica, un despropósito, un disparate sin pies ni cabeza.

Dice la Palabra de Dios: “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer, porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3:28). Dios no hace distinciones. Hombre o mujer, blanco o negro, gitano o payo, nacional o extranjero, analfabeto o sabio, rico o pobre, emperador o esclavo. Todos somos iguales ante los ojos de Dios, por lo tanto todos seremos juzgados con el mismo rasero. Porque para Dios no hay acepción de personas (Romanos 2:11). Si el Todopoderoso, si el Omnipotente, si Aquel que es capaz de crear lo más grande -como las galaxias- y lo más diminuto -como el ADN-, no discrimina a un ser humano de otro ¿podremos nosotros contemplar por encima del hombro a otra persona? ¿Nos convierte en mejores el color de nuestro pelo? ¿Nos convierte en mejores el color de nuestra piel? Creo que nunca entenderé el absurdo del racismo.

El Sol de Nuevo México.

Relato de Josué Ferrer. Publicado y dramatizado en el programa La Rosa de los Vientos de Onda Cero el 24-5-2015. SINOPSIS: Joe Flores despierta sobresaltado en mitad de la noche. Acaba de soñar con la combinación ganadora de la lotería de Estados Unidos. ¿Acaso puede ver el futuro? ¡Descúbrelo haciendo clic en el vídeo!

El golpe de Estado que viene.

¡Qué gran paradoja! En Europa es donde nació la democracia… Y sin embargo, vive siempre al borde de la tiranía. Basta repasar la historia del Viejo Continente para darse cuenta de que aquí los periodos de libertad han durado siempre muy poco y han sido rápidamente sustituidos por totalitarismos de todo signo. Aquí todos los días te ves obligado a luchar por tus derechos y libertades conquistados o te los arrebatan. Quiero aprovechar las líneas que me brinda este blog para alertar a los lectores del golpe de Estado que se está urdiendo en las sombras y que, si no lo impedimos pronto, acabará con la poca democracia que todavía queda en Europa.

El Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones (conocido por sus siglas en inglés, TTIP) que están negociando la Unión Europea (UE) y Estados Unidos (EEUU) se nos quiere vender como algo beneficioso para todos. El TTIP formará el área comercial más grande del planeta, permitirá que los productos de ambos se vendan sin pagar aranceles y generará riqueza, prosperidad y millones de nuevos puestos de trabajos. Sin embargo, si todo eso es cierto ¿por qué se llevan las negociaciones en secreto? ¿Por qué los grandes medios de comunicación no informan al respecto? Porque este tratado de libre comercio trae consigo letra pequeña.

Una instancia supranacional, por encima incluso de la UE, decidirá que leyes se aprueban y cuales no. Se privatizarán los servicios públicos, se coartarán las libertades sindicales y de huelga,  habrá recortes, abaratamiento del despido y bajada de sueldos. Se venderán en Europa productos hasta ahora prohibidos, como algunos transgénicos. Los estados ya no podrán legislar en el ámbito social, laboral, medioambiental, de seguridad alimentaria, sanidad o internet. Los parlamentos se convertirán en cascarones vacíos sin poder real. Las empresas podrán denunciar ante tribunales privados a los estados, quienes las habrán de indemnizar.

El TTIP supondrá la hegemonía del capitalismo sobre la democracia, el fin de la soberanía nacional. Esto no es un tratado de libre comercio sino un golpe de Estado. Porque antes los golpes del Estado los daban los militares pero hoy los dan los banqueros. Cada día tengo más claro que la Unión Europea es como la Unión Soviética pero en versión capitalista: allí tenían la dictadura del proletariado y aquí la del empresariado. Llevo años alertando de que hay que salir de la Unión Europea cuanto antes. Que esto es el germen de un gobierno mundial único, que acabará siendo dictadura mundial única. Seguiremos predicando en el desierto.

Panamá: el canal-estado.

panamaFlag

Érase una vez un país a un canal pegado: Panamá. Colonia española desde el siglo XVI, pasó a formar parte de Nueva Granada en 1821, de la Gran Colombia en 1822 y luego otra vez Nueva Granada en 1831. Tras varias intentonas separatistas (1830, 1831, 1840 y 1850) finalmente se independizó de Colombia en 1903.

Desde entonces es independiente de Colombia… y dependiente de Estados Unidos. El embajador gringo es quien de verdad manda en este istmo centroamericano con salida al Caribe y al Pacífico. De infausto recuerdo son las dictaduras de Omar Torrijos y Manuel Noriega así como la invasión norteamericana de 1989.

El país tiene la economía más dinámica y exportadora de Centroamérica: cuenta con la zona libre de Colón, la más importante de América y segunda del mundo, y es un paraíso fiscal que lava el dinero negro del narcotráfico. Pese a que por allí pasan grandes fortunas, no hay reparto de riqueza y sí grandes desigualdades de clase.

Pero la historia de Panamá es, en esencia, la historia de su estratégico canal interoceánico, el único de América y segundo más importante del mundo después del de Suez. En 1881 los franceses iniciaron su construcción pero fracasaron en el intento y vendieron los derechos a Estados Unidos, que lo construyó entre 1903 y 1914.

Desde 1856 Estados Unidos ha intervenido política y militarmente en Panamá para garantizar la neutralidad del istmo y el tránsito de estadounidenses. Ya desde 1903 Washington controló el canal pero en 1999, tras 85 años de gestión americana, Panamá recibió al fin la administración del mismo, la cual ha sido exitosa.

Es un país de tránsito con blancos, negros, mulatos, indígenas e inmigrantes de mil sitios. El español es oficial pero también se hablan lenguas indígenas. El panameño es un pueblo informal, al que no le gusta trabajar y menos aún leer; sociedad inculta, indolente y sumisa, a la que no le importa ser gobernada desde fuera.

Nicaragua: la lucha antiimperialista.

Nicaragua-Flag

La actual República de Nicaragua fue parte del Virreinato de Nueva España (Imperio Español) de 1502 a 1521; de 1821 a 1823 parte de México; de 1823 a 1824 de las Provincias Unidas del Centro de América; de 1824 a 1838 de la República Federal de Centro América. No fue hasta el año 1838 que llegó la independencia plena.

Nicaragua es producto de la herencia de las culturas tolteca, azteca y maya, que configuraron su arte y tradiciones, así como de las culturas española y nahuatl. La sociedad actual es un pupurri de mestizos, blancos, negros e indígenas (estos últimos con sus lenguas propias). El catolicismo se hunde y el protestantismo sube.

Nicaragua es el pueblo más izquierdista de Centroamérica y ha combatido casi desde el principio por sacudirse el imperialismo estadounidense de encima. En la Guerra Nacional (1856-57) se luchó por ser independiente o parte de Estados Unidos. A ello siguieron 30 años de gobiernos conservadores y una revolución liberal.

De 1936 a 1979 la nación fue gobernada por la dictatorial familia Somoza, apoyada por Washington. La Revolución Sandinista (1979-1990) supuso acercarse al marxismo, con la oposición de los contras, guerrilleros anticomunistas. Desde 1990 el conservadurismo y el sandinismo se turnan en el Gobierno mediante las urnas.

Como datos negativos, es una patria agrícola que vive de cultivar café y caña de azúcar, y sus problemas son comunes a los de Centroamérica: pobreza, paro, analfabetismo, corrupción, golpes de estado… Su economía se ha dolarizado para evitar la inestabilidad. Existe una gran diáspora de nicaragüenses en Estados Unidos.

Entre los aspectos positivos destaca la seguridad: allí no se da el fenómeno de las maras, que azota Honduras o El Salvador. Y la Universidad es gratis. Por último, al estar a orillas del Caribe y del Pacífico, Nicaragua tiene previsto construir un canal interoceánico, el cual romperá el monopolio del celebérrimo canal de Panamá.

México: lo que pudo haber sido y no fue.

mexico

Por aquí han pasado mexicas, mayas, olmecas, toltecas, mixtecas, aztecas…El Imperio Español colonizó este vasto territorio, que pasó a llamarse Virreinato de Nueva España. Se declaró independiente de España en 1821. Nació como un país rico, grande y poblado, y parecía predestinado a convertirse en una gran potencia.

Pero aquel sueño resultó ser tan sólo un espejismo. Las ideas liberales pronto fueron ahogadas por un conservadurismo reaccionario y tras una breve guerra (1846-48), Estados Unidos le arrebató el 55% de su territorio. Desde entonces ha sufrido todo un sinfín de corruptelas, revoluciones, golpes de estado y dictaduras mil.

Los Estados Unidos Mexicanos tienen petróleo, gas y recursos naturales. Su clima y playas envidiables hacen de él un destino turístico de primer orden. Pero su industrialización fue escasa y tardía. Tiene todo para ser próspero, pero está devorado por la pobreza, la corrupción, la idolatría, la violencia y el tráfico de drogas.

Es un pueblo mestizo, aunque con un importante sustrato indígena. Con sus 120 millones de habitantes, es el país con más hispanohablantes del mundo. Y cuenta con cerca de 70 lenguas indígenas reconocidas. Impera un catolicismo fanático y cerril. En torno a 40 millones de mexicanos residen en el sur de los Estados Unidos.

México es un crisol de razas y culturas. Es heredero de un impresionante patrimonio histórico y arquitectónico legado por mil y una naciones precolombinas…  Y es tierra de hijos ilustres como  Pancho Villa, Emiliano Zapata, Octavio Paz, Carlos Fuentes, Cantinflas, Hugo Sánchez o Frida Kahlo.

En términos generales el mexicano es un pueblo muy nacionalista y orgulloso de sus raíces. Tanto que a veces no se percata de sus errores. Existe un sentimiento de mexicanidad que va más allá de etnias y culturas y el deseo frustrado de reverdecer viejos laureles. México se debate entre ser él mismo o el patio trasero de América.

Anteriores Entradas antiguas Siguiente Entradas recientes

A %d blogueros les gusta esto: