Myanmar: un país secuestrado por su ejército.

El primer estado unificado en el actual territorio de Myanmar fue el Reino de Pagan, allá por el siglo IX. La actual Myanmar (también conocida como Birmania) nació como la unificación de una serie de pequeños reinos y principados. Pero tras tres guerras anglobirmanas (1824-26; 1852-53 y 1885) el Imperio Británico se anexionó el país.

Tras una breve ocupación japonesa durante la Segunda Guerra Mundial, Myanmar se independizó de Londres en 1948. La República duró poco porque en 1962 el general Ne Win derrocó del poder al presidente U Nu mediante un golpe de estado. Estableció una dictadura comunista controlada por los militares que persiste aún hasta el día de hoy.

En 1989 la Junta militar rebautizó Birmania como Unión de Myanmar. Debido a las multitudinarias manifestaciones que reclaman libertad -destacan las de 1988 y 2007- el Gobierno ha virado de una dictadura tradicional a las elecciones amañadas. La Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, hija del héroe nacional Aung San, es un icono de la democracia.

Myanmar es una auténtica macedonia cultural con más de un centenar largo de etnias. Los burma son la mayorí que ostenta el poder y margina al resto de pueblos de la unión. Desde 1948 el Estado está en pie de guerra contra las minorías étnicas (karen, kachin, shan, arakan, rohingya, rakhine, lahu…) en una guerra civil que no se acaba nunca.

El otro gran foco de resistencia es el budismo theravada. Históricamente este país siempre fue un bastión del budismo (sus templos son espectaculares). Los monjes promueven una resistencia pacífica contra un Estado claramente hostil con la religión. La cultura es una mezcla de influencias birmanas, tailandesas, camboyanas, indias y chinas.

Y hasta aquí llega de momento la historia de Birmania o Myanmar: un país secuestrado por su ejército. Es el choque entre un pueblo llano sediento de libertad y un Estado totalitario que promueve la más dura represión, intolerancia y violación de los derechos humanos contra todo aquel ciudadano que se atreva a cuestionar el sistema establecido.

Sandžak: ¿un futuro Kosovo?

sandzak-2

Los Balcanes se parecen mucho a las matrioskas, esas muñecas rusas que se descomponen en piezas cada vez menores. Tras la Guerra Civil de Yugoslavia (1991-1995) se independizaron Eslovenia, Croacia, Macedonia (1991) y Bosnia-Herzegovina (1992). Sólo Serbia y Montenegro se quedaron en una Yugoslavia menor.

Finalmente Serbia y Montenegro se separaron amistosamente  en 2006. Era el entierro del cadáver yugoslavo y parecía el punto final a las divisiones, pero entonces se entró en una segunda fase: la fragmentación de Serbia. Y es que tras la secesión de Kosovo (2008), Serbia podría perder en un futuro Vojvodina y Sandžak.

Sandžak es una pequeña región repartida a partes iguales entre las repúblicas de Serbia y de Montenegro y hace frontera con Bosnia-Herzegovina, Albania y Kosovo. En su día reclamó ser una república más dentro de Yugoslavia y en la actualidad algunos locales demandan autonomía y los más radicales un estado soberano.

Podríamos estar -o no- ante un nuevo Kosovo. Su población se compone de serbios, montenegrinos, bosniacos y musulmanes étnicos. Es un territorio de mayoría islámica dentro de dos estados de mayoría cristiana, lo cual podría ser el detonante para una nueva ofensiva secesionista, como ya ocurrió en Kosovo y Bosnia.

Esta tierra histórica debe su nombre al Sanjak de Novi Pazar, un antiguo distrito otomano. Entre 1878 y 1909 perteneció al Imperio Austro-Húngaro, y a partir de entonces al Imperio Otomano. En 1912 la región fue dividida entre los reinos de Montenegro y Serbia. Su ciudad más poblada es Novi Pazar, de unas 100.000 almas.

A medida que la mayoría islámica (bosniacos y musulmanes étnicos) ha ido creciendo en Sandžak se han agudizado los conflictos étnicos con los ortodoxos (serbios y montenegrinos). Ambos sectores se acusan mutuamente de discriminación y la tensión crece. La situación es muy inestable y puede ocurrir de todo.

Francesc Caja i el circul vicios del totalitarisme.

072 caja1

En l’Alemanya Nazi es perseguia als judeus. Bona prova d’aixo fon “la nit dels cristalls trencats”, en que els nazis trencaren les botigues i comerços de tots aquells alemans que sabien que eren jueus. El dictador Adolf Hitler no es va contentar en aço i obligà als propis judeus atacats a pagar una indemnisacio a l’Estat per causar “destrosses contra l’Estat Alema”. No solament se’ls perseguia, sino que ademes es responsabilisava a les victimes de la seua propia persecucio: “Els judeus són una raça inferior, uns traïdors a Alemanya, uns conspiradors, etc”.

En l’Espanya de Francisco Franco es perseguia als qui no pensaven com ell. Es denunciava als homosexuals, que anaven a preso nomes per ser-ho. Es torturava, assessinava, amenaçava i fusilava a rojos, democrates i als republicans nomes per ser-ho. A l’igual que en l’Alemanya Nazi tambe en Espanya es responsabilisava a les victimes de la seua propia persecucio. Aixina “els republicans són tots una horda de barbars sanguinaris i d’antiespanyols, els maricons són uns malalts que poden ser curats en una terapia de descarregues electriques, etc”.

En l’Unio Sovietica de Josip Stalin tambe es perseguia als opositors a la dictadura. Aixina, s’encarcerava a molts ciutadans, se’ls confiscava els seus bens i propietats i se’ls dixava en el carrer i sense res… De fet, Stalin una volta ordenà eixecutar a totes les persones que no tingueren calls en les mans “per antirrevolucionaries”. Novament, es responsabilisà a les victimes de la seua propia persecucio: “És que este és un fasciste, aquell un capitaliste, el de més alla es un antirrevolucionari”. Les victimes tenien mereixcut lo que els passava tambe aci.

En Euskadi des de fa més de trenta anys hi ha una banda terrorista nomenada ETA que seqüestra i assessina. En eixa banda colaboren molts politics i ciutadans d’a peu, donant-li cobertura, refugi, denunciant a tot el qui no pensa igual. 1.000 morts en 30 anys de terrorisme i una societat trencada a on no pots parlar de politica en un bar per por a que et maten. Com en els casos anteriors, tambe aci les victimes tenen la culpa de la seua persecucio: “Són fascistes, són espanyols, no tenen RH -, no són de la raça vasca, són maketos, són antivascs, etc”.

Hui en Catalunya un professor de l’Universitat de Barcelona, Francesc Caja, està amenaçat de mort tan sols per no compartir la politica llingüistica de la Generalitat. Deu aguantar que uns catalanofascistes encapuchats entren al seu despaig i li’l destrossen, que facen pintades contra ell, que irrompen en classe i l’insulten… I el rector de l’Universitat de Barcelona li retira l’escolta que fins ara li protegia. Tambe aci es responsabilisa a Caja de lo que li ocorre: “Caja fasciste”. Pero… ¿quí són els fascistes realment? La meua solidaritat, professor Caja.

 

FONT: Llengua Valenciana Sí. 20-12-2004.

—————————————————————————–

¿T’agrada l’articul? Pots llegir molts més com este en el meu llibre PER A OFRENAR NOVES GLORIES A VALENCIA. ¡Fes clic en la portada!

portada-sa-lluna-3a

A %d blogueros les gusta esto: