Votamos por ladrones y luego nos quejamos de que nos roban.

complice

Sales a la calle y sólo encuentras amargura en las caras de la gente. Te encuentras con algún conocido y le preguntas qué tal le va y te dice que bien… mientras te mira con unos ojos que delatan una tristeza infinita. Ya es algo cotidiano ver colas de gente a la puerta del Cáritas, a la espera de que le den un par de bolsas de comida. A todas horas te encuentras con personas que van escarbando por los contenedores de la basura a ver si hay algo de suerte y el supermercado de la esquina ha tirado allí algunos alimentos caducados con los que poder llenar la panza. Somos los subcampeones del continente en malnutrición infantil, hasta el punto de que las becas del comedor escolar son la única oportunidad de tomar un plato de caliente una vez al día para muchos niños. Dicho así, parece que estuviera pintando un retrato de África pero no, todo esto está pasando en España.

Me encuentro con jóvenes universitarios que emigran a Londres a fregar letrinas porque aquí no hay futuro; padres de familia que llevan ya seis años en el paro y que han perdido toda esperanza de volver a tener un empleo algún día; jubilados a los que no se garantiza el futuro de sus menguantes pensiones. Cada vez más hombres tienen que ir a robar pimientos y melones a los campos porque a esto les ha empujado los recortes del Gobierno. Cada vez más mujeres normales se dedican a la prostitución porque no les queda ninguna otra salida. Y además los bancos -a los que los gobiernos del PPSOE han dado 200.000 millones de euros de dinero público que nunca devolverán- echan a las calles a familias enteras por no poder seguir pagando la hipoteca. Pero no les basta con quitarles la vivienda; los desahuciados deben seguir pagando al banco la diferencia que quede por saldar.

Veo a políticos robando a manos llenas, abriendo cuentas en paraísos fiscales porque casi con toda seguridad saldrán de rositas.  En el peor de los casos cuatro años al talego y luego a vivir la dolce vita con la pasta que nunca devolverán. Veo grandes multimillonarios tributando al 1% en las SICAV mientras que la clase media está abrumada de impuestos y mucha gente debe trabajar en negro porque de lo contrario las cuentas no le salen. Veo a las mafias eléctricas invocando el fraude del déficit taritario para subir el precio de la luz cuanto y cuando les dé la gana. Veo niños estudiando en barracones prefabricados que se inundan cuando llueve. Veo un sabotaje intencionado de la sanidad pública para privatizarla y venderla a precio de saldo al amiguete de turno. Veo como con cada nueva ley perdemos derechos civiles, laborales y sociales que nos costaron siglos de lucha ganar.

Yo quiero vivir en un país digno, con igualdad de derechos, obligaciones y oportunidades para todo el mundo, donde se garantice el estado del bienestar y se incentive la inversión privada. Yo no quiero vivir en un país en el que tener un empleo significa ser un esclavo y tener que estar eternamente agradecido a tu patrón. Yo quiero una nación industrial y avanzada, que invierta en I + D, y no que se conforme con servirle copas a los turistas británicos. Quiero una sociedad moderna, próspera, pacífica, culta e igualitaria, no una colonia de Alemania. Pero para ello, la gente debe asumir su culpabilidad. No podemos echar pestes de los políticos y luego olvidar que somos los ciudadanos quienes los elegimos. Elección tras elección, votamos por ladrones y luego nos quejamos de que nos roban. Tenemos lo que nos merecemos. Tenemos lo que hemos elegido. A disfrutar de lo votado.

——————————————

Relacionado: Una crisis artificial para destruir a la clase media.

Relacionado: Las mentiras del dios mercado.

Relacionado: Dormir con la conciencia tranquila (una reflexión sobre la crisis en España).

 

 

Burundi: tutsi contra hutu.

Flag_of_Burundi.svg

Burundi es una pequeña nación a orillas del Lago Tanganica. Los twa, los hutu y los tutsi han habitado la región desde hace siglos, los últimos de los cuales bajo una tiránica monarquía tutsi. Los colonos alemanes y belgas crearon la colonia de Urundi-Ruanda, que tras la descolonización se descompuso en Burundi y Ruanda.

El estado tiene la segunda renta per cápita más baja del mundo, sólo superada por el Congo Democrático. Es un país densamente poblado y agrícola. La mayoría es católica y hay minorías musulmanas, evangélicas y animistas. Los tutsi aún hoy promueven el perverso y secular sistema de castas que hizo de la mayoría hutu su sierva.

El Reino de Burundi se independizó en 1962. A pesar de que los tutsi eran sólo el 15% de la población tenían todos los resortes del poder del nuevo estado. Hubo conflictos desde el primer día: magnicidio de un primer ministro hutu en 1965, caída de la monarquía en 1966 así como sucesivas dictaduras militares y golpes de estado.

En 1972, como respuesta a un ataque hutu, los tutsi asesinaron 200.000 hutu en Burundi. En 1988 el choque entre hutu y tutsi costó la vida de 150.000 hutu. Tras aquellas masacres se hizo propósito de enmienda y se intentó un gobierno no étnico pero el primer presidente hutu del país fue asesinado en 1993 por militares tutsi.

En 1994 los presidentes de Burundi y Ruanda -ambos hutu- murieron tras ser derribado con un misil el helicóptero en el que viajaban. Esto provocó el Genocidio de Ruanda (800.000 muertos, tutsi en su mayoría) y exacerbó la Guerra Civil de Burundi (1993-2005), donde hubo 300.000 muertos de ambas castas.

Ahora hay un escenario de calma tensa en el país. La élite tutsi sigue controlando el ejército, la policía y el dinero pero ya no puede impedir que el 85% de burundeses hutu vote por candidatos de su casta. Los tutsi temen una venganza como la de Ruanda y se esmeran en seguir controlando todos los poderes en Burundi.

Gente bajo cero.

reyfadh

Tengo un amigo marroquí que como casi todos los marroquíes se llama Mohamed. El otro día me explicó un concepto muy curioso que yo desconocía desde mi óptica occidental: la “gente bajo cero”. Me explico, los reyes, sultanes, emires y demás multimillonarios de los países petroleros de Oriente suelen llevar en la cabeza un pañuelo junto con un anillo; ese anillo por su forma recuerda al número cero. Esto es, hay un cero y debajo del mismo se encuentra el jeque de turno. Se trata de una persona que está por debajo del cero, que vale menos que cero, un individuo que atesora una inmensa fortuna de petrodólares y sin embargo no sabe hacer nada de nada.

En Valencia no tenemos petróleo pero pese a ello abunda la gente bajo cero. Empezando por el presidente de la Generalitat Catalano-Valenciana, Paquito Camps, que gana más de 6.000 € al mes por leer Las Provincias y beber café. Paquito ha hecho que los valencianos seamos los primeros en todo. Somos los primeros en deuda per cápita (Valencia es la autonomía más hipotecada del Estado), los primeros en cuanto a aumento de paro, a cierre de las empresas y a caída de las exportaciones, los primeros en tener un estatuto de autonomía que nace tan obsoleto que ya se ha quedado desfasado con respecto al de otras autonomías. Nuestro país va de mal en peor.

Se puede afirmar con total rotundidad que Paquito Camps es el peor presidente de la historia valenciana. Nunca en siglos, un gobierno hizo una gestión tan despilfarradora y calamitosa como el Partido Popular (PP). Tan sólo un dato: el Ayuntamiento de Valencia no paga los recibos de la luz, el agua y el teléfono desde enero. Eso sí, dinero para los amigotes que no falte. Hay una cantidad enorme de cargos dispersos por doquier que por el solo hecho de ser “amigos de” cobran más de 3.000 euros al mes por tocarse los huevos. Y millones para toda suerte de viajes, privilegios y prebendas los hay a raudales. Ricos por no hacer nada. Gente bajo cero.

La deuda que atesora el pueblo valenciano es absolutamente astronómica. Estamos en la bancarrota. De hecho, si no fuera porque el PP está exprimiendo a Bancaixa y a la CAM como a dos limones, ni si quiera se podría pagar a los funcionarios. Endeudados hasta las cejas y ¿se ha logrado algo a cambio? En 12 años de gobierno pepero no ha llegado ni una gota de agua, el Parc Central lo prometen desde 1991, el AVE se prevé para 2020, las colas en la Seguridad Social se disparan, los niños estudian en barracones, el Terra Mitica en quiebra, nulo alcantarillado en Alicante, etc, etc. Tantísima deuda para nada. Partido Popular… gente bajo cero.

 

FONT: Llengua Valenciana Blogspot. 12-5-2006.

—————————————————————————–

¿T’agrada l’articul? Pots llegir molts més com este en el meu llibre PER A OFRENAR NOVES GLORIES A VALENCIA. ¡Fes clic en la portada!

portada-sa-lluna-3a

A %d blogueros les gusta esto: