Cornualles: muerte y resurrección de un pueblo.

Cornualles es a Inglaterra lo que el Valle de Arán a Cataluña: una nación dentro de una nación. Se trata de una pequeña península poblada por medio millón de almas en el extremo occidental de Gran Bretaña. Está reconocida como uno de los ocho pueblos celtas, junto a Irlanda, Escocia, Gales, Man, Bretaña, Galicia y Asturias.

Es una de las regiones más pobres de Inglaterra. En tiempos de la antigua Atenas era famosa por el estaño y en la actualidad vive del turismo. Es conocida por detentar el estatus honorífico de ducado; un título nobiliario -el de duque- que recae en el hijo mayor de la monarquía británica en el preciso momento en que nace.

Este pueblo tiene una lengua autóctona -el córnico-, la cual está emparentada con el galés y el bretón (estas tres forman el grupo britónico de lenguas celtas). También se encuentra relacionada, aunque en menor medida, con el grupo goidélico celta, formado éste por el irlandés, el gaélico escocés, el lallans y el manés.

Fue lengua viva hasta 1777 con Dolly Pentreath como última hablante nativa. La publicación de  Manual de la Lengua Córnica de Henry Jenner en 1904 provocó un interés por resucitarla. Actualmente se estima que existen unos 2000 hablantes de córnico. El Gobierno Británico oficializó este idioma minoritario en 2002.

Ahora existe un creciente nacionalismo en la península. Las reivindicaciones van desde una mayor autonomía dentro de Inglaterra hasta convertirse en un estado independiente, pasando por separarse de Inglaterra pero no de Gran Bretaña, con lo que Cornualles se convertiría en un país británico al estilo de Escocia o Gales.

Lo que estamos presenciando en Cornualles es la muerte y resurrección de un pueblo. Después de tantos siglos de etnocidio, los ingleses habían borrado definitivamente no sólo la lengua sino incluso la identidad nacional córnica pero ahora reaparece de nuevo con la firme voluntad de encontrar su lugar en el mundo.

Bretaña: el sabor de lo típico.

Bretaña fue un antiguo reino y posterior ducado durante casi toda la Edad Media. Fue una nación soberana desde 851 hasta que fue incorporada a Francia en 1532, ya que el rey francés Francisco I se casó con Claudia, hija de la duquesa Ana de Bretaña. Es un país rural de una honda tradición católica y celta.

Los bretones se sienten discriminados porque el histórico Ducado de Bretaña fue dividido en dos regiones: la actual Bretaña (80% del territorio histórico) y la provincia de Loira Atlántica (20% restante), incorporada a la vecina región de País de Loira. Esto se hizo para evitar la rivalidad entre las ciudades de Nantes y Rennes.

Desde el siglo XX hay un despertar del autonomismo, que reivindica equiparar las dos lenguas propias (el bretón y el galó) al francés, el resurgimiento de la cultura y símbolos bretones, el autogobierno y el desarrollo económico de la región. Los bretones hasta tuvieron que recurrir al terrorismo para ser oídos por la centralista París.

En el folclore destaca el kan ha diskan, un tipo de canto con dos interpretes en el que uno sucede al otro cuando acaba su estrofa. Cada nueva estrofa es cantada empezando por el último verso o palabra de la anterior, siendo este verso o palabra cantado por ambos intérpretes a la vez, lo que constituye un estilo muy típico.

También destaca la gwerz, un tipo de balada triste, muy larga y sin estribillo. Además existe una gran afición a la música celta y a las bandas de gaitas bretonas. La música y danza tradicionales se mantienen con fuerza. Se conservan muchos trajes regionales, típicos de cada pueblo. Se suele decir “cien lugares, cien trajes”.

Por siglos el Estado Francés intentó destruir el idioma bretón. Pese a ello, Bretaña sigue siendo una patria orgullosa de sus raíces, tradiciones y particularismos. Pero ahí queda la cosa, ya que el fervor cultural no lo es nacional. Es una región pobre y abandonada pero amarrada a la metrópoli. Pudo ser Córcega y acabó siendo Galicia.

Irlanda: el milagro del tigre celta.

Durante más de cien años de colonización, Irlanda fue la despensa del Imperio Británico. La lengua irlandesa y cultura celta fueron desplazadas en favor del inglés y la cultura anglosajona. Sus cosechas alimentaban a los mismos soldados que la mantenían sometida bajo el cruel yugo de la opresión, la esclavitud  y la miseria.

Pero entre 1846 y 1848 una plaga arruinó la cosecha de la patata en Irlanda y más de dos millones de personas murieron de hambre y otros dos millones emigraron para no correr el mismo destino. La población descendió un 50% y nadie en Londres movió un dedo por auxiliar a los súbditos que morían de hambre.

La salvaje explotación a la que fue sometida la isla hizo que el nuevo estado fuera, desde su independencia en 1949, uno de los más pobres del mundo y los irlandeses un pueblo famélico. Pero su política de impuestos bajos, excelencia académica, alta tecnología y captación de inversiones extranjeras hizo despegar al país.

Eire pasó de país agrario a industrial. Entre 1995 y 2000 Irlanda creció un 10% anual, lo que le valió el sobrenombre de “tigre celta”. A principios de siglo XXI la industria suponía el 38% del PIB, el 80% de las exportaciones y el 28% del empleo. El pleno empleo pasó de utopía a realidad. Aquello fue llamado “milagro irlandés”.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la República de Irlanda era en 2005 el segundo país más rico del mundo en poder adquisitivo, superando en mucho a los británicos. Hoy el gaélico irlandés es oficial, se apuesta por la cultura celta, la gente ha recobrado el amor propio y sueña con recuperar Irlanda del Norte.

Los años del terrorismo del IRA ya pasaron. Hoy Irlanda es famosa por ser la patria de Michael Collins, James Joyce, Oscar Wilde, Robert Boyle o William Thompson. Hay libertad, paz y prosperidad. Ya sólo resta el sueño de que católicos del sur y protestantes del norte se reconcilien dentro de una Irlanda unida.

A %d blogueros les gusta esto: