Zanzíbar: la costa de los esclavos.

Flag_tz-sansibar_2005

Esta tierra históricamente fue colonia de potencias extranjeras. Persia, Omán, Portugal y Reino Unido la sometieron. Zanzíbar fue conquistada por los británicos en 1896 tras una guerra de 38 minutos -la más corta de todos los tiempos-. Se separó del Imperio Británico en 1963 y pasó así a ser independiente por primera vez.

Zanzíbar es como una mujer: pequeña y débil pero sumamente hermosa. Ella es la parte femenina de ese matrimonio llamado Tanzania. Su marido es Tanganica. Ambos se fusionaron libremente en 1964 para crear Tanzania. Zanzíbar se casó con su media naranja buscando protección pues temía volver a ser esclava de Omán.

El nombre del país significa “costa de negros”. Fue durante siglos el principal mercado esclavista de África. El comercio de esclavos duró hasta 1886 y su posesión hasta 1897. Se calcula que entre los siglos XV y XIX quince millones de esclavos salieron de allí rumbo fundamentalmente a Egipto, Arabia, Turquía y Omán.

Zanzíbar es un archipiélago índico formado por dos pequeñas ínsulas (Unguja y Pemba) y algunos islotes. Tiene influencias árabes, persas, lusas y comoerenses. El 99% de la población es musulmana y rige la sharia. Habla inglés y suajili. Vive del comercio y de un turismo floreciente. Sus aguas son azul turquesa y sus playas un prodigio.

Los zanzibareños son musulmanes pero también africanos. Por eso igual ves mujeres con chador que otras que danzan con los senos al aire. Sus especias son famosas (clavo, canela, vainilla, nuez moscada, jenjibre, cardamomo, cúrcuma y pimienta negra). El barrio de Stone Town es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Se trata de una región semiautónoma dentro de Tanzania, con un presidente y parlamento regionales. Hasta dispone de sistema judicial y jurídico propios. Pese a ello, un nacionalismo creciente clama por la secesión. Se sospecha que hay petróleo en sus aguas y esta idea excita los sentimientos independentistas en las islas.

Tanzania: ese extraño matrimonio.

Flag_of_Tanzania.svg

La actual República Unida de Tanzania es el matrimonio de dos naciones que libremente decidieron casarse pese a tener poco en común. La primera y mayor de ellas es Tanganica (antigua África Oriental Alemana), que fue colonia de los alemanes primero y de los británicos después. Se independizó pacíficamente en 1961.

Su esposa es la siempre bella Zanzíbar, que fue conquistada por los británicos en 1896 tras una guerra de 38 minutos -la más corta de la historia-. Zanzíbar se independizó en 1963 y le dio el “sí quiero” a Tanganica en 1964. Tanzania es la fusión de nombres de ambos países y proviene de Azania, que significa “Tierra de negros”.

Zanzíbar es pequeña e insular, Tanganica grande y continental. Una es islámica y se gobierna por la sharia, la otra una mezcla de cristianos, musulmanes y animistas regidos por legislación colonial. La primera tiene influjos árabes, persas y comoerenses, la segunda es esencialmente bantú. Una comercia, la otra es agrícola.

Zanzíbar y Tanganica se parecen lo que un huevo a una castaña. Esto provoca que la federación diste mucho de ser perfecta. A menudo sus sistemas jurídicos chocan (a veces incluso se impiden extradiciones de un sitio a otro) y se procura un reparto equilibrado de poder de ambos pueblos en el Gobierno y el Parlamento nacional.

No obstante, Tanzania es uno de los estados más tranquilos de la región. No hay conflictos étnicos internos y sólo ha habido una guerra (que acabó en victoria) contra Uganda (1979) en respuesta a la invasión del caudillo de aquel país, Idi Amin Dada. El país es pobre y atrasado y ha pasado de dictadura a comicios farsa.

Tanzania es un estado multicultural. Hay más de un centenar de etnias – la mayoría de origen bantú-, cada una con su propia identidad, lengua y cultura. Pese a que el inglés es el idioma de la oficialidad y de la educación formal, poquito a poco es abandonado por la juventud en favor del suajili que habla el pueblo llano.

A %d blogueros les gusta esto: