¿Sabías que Kempes jugó en el Valencia y Cruyff en el Levante?

kempescruyff

De todos los grandes jugadores que han pasado por el Valencia C.F., seguramente el matador Mario Alberto Kempes (Bell Ville, Argentina, 1954) sea el mejor de todos ellos. El delantero argentino jugó ocho temporadas en el Valencia (1976-81 y 82-84) repletas de éxitos: una Copa del Rey (1979), una Recopa (1980) y una Supercopa de Europa (1980) y dos pichihis (1977 y 1978). Siendo jugador del Valencia, se proclamó campeón del mundo con la selección de Argentina en el Mundial de 1978, en el que también fue Bota de Oro como máximo goleador y Balón de Oro como mejor jugador del torneo. Fue el mejor delantero del mundo en su época y era tal su instinto asesino que la prensa rezaba: “¡No diga gol, diga Kempes!”.  Jugó también en otro histórico club valenciano, el Hércules de Alicante (1984-86).

De aquella misma época es también el fichaje de mayor relumbrón de la historia del Levante U.D., Johann Cruyff (Ámsterdam, Holanda, 1947). El segundo club de la ciudad de Valencia, mucho más modesto, estaba por entonces en segunda división y tenía problemas económicos para pagar a sus jugadores pero hizo un gran esfuerzo para contratar al delantero holandés, quien había hecho maravillas en Ajax y Barcelona. En febrero de 1981, unos días después del golpe de estado del 23-F, se anunció su fichaje a bombo y platillo, con la idea de multiplicar el número de socios y lograr el ascenso a primera. Pero Cruyff, de 33 años, indisciplinado y de vuelta de todo, era ya una sombra del genio que una vez fue. Jugó diez partidos, la mayoría grises, y anotó dos goles. El club quedó a mitad de tabla.

¿Sabías que el Levante ganó la Copa de la República de 1937 pero que no se la quieren reconocer?

COPA_ESPA_A_LIBRE

La Guerra Civil Española (1936-1939) trajo consecuencias gravísimas en todas las áreas, también en el deporte. El alzamiento nacional obligó a suspender la competición en su ámbito estatal aunque en la zona republicana se continuó un campeonato llamado “Liga del Mediterráneo” que contribuía a mantener cierta normalidad.

Con los mejores equipos clasificados de esa liga se jugó la Copa de la España Libre o Copa de la República en 1937 que era la heredera legal de la competición que se disputó en honor a Alfonso XIII que, con el cambio de régimen, se llamó Copa del Generalísimo y con la reinstauración de la monarquía hoy se denomina Copa del Rey.

Sin el Barcelona -campeón de liga 1937- que prefirió hacer un tour por México y Estados Unidos, en el el torneo participaron Gerona, Español, Valencia y Levante con un sistema de liguilla. El Levante se impuso al Valencia por 1-0 en la final disputada el 18 de julio de 1937 en Barcelona. Una copa atípica para una España atípica.

Tras el fin de la guerra, el régimen franquista promulgó un decreto por el que quedaban anulados todos los títulos deportivos obtenidos en las competiciones disputadas entre marzo de 1936 y julio de 1939 en la zona republicana. Así, el título logrado por el Levante fue desposeído de su validez oficial. Hasta fecha de hoy.

Por otra parte, en la otra media España, la copa de la zona nacional se jugó en mayo y junio de 1939; se celebró con trece participantes, ninguno de Cataluña, País Vasco, Valencia, Islas Baleares y Murcia y la ganó el Sevilla ante el Racing de Ferrol (6-2). En un injusto agravio comparativo, ésta sí es reconocida de modo oficial.

En 2007 la Comisión de Educación y Deporte del Congreso de los Diputados aprobó una proposición no de ley que instaba a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) a reconocer la Copa de 1937. En 2009 la RFEF votó contra su oficialidad (la considera torneo amistoso), pese a que reconoce la ganada por el Sevilla.

Llevant Unió Deportiva: un equip de primera.

El Llevant Unió Deportiva cotisa molt alt en la meua escala d’afectes perque és un dels dos clubs de la ciutat que em va vore nàixer. En el moment d’escriure estes llínies el Llevant lluita a mort per ascendir a primera divisió. I ho fa, com ho ha fet tota la seua vida, des de l’humilitat, sense presuposts exorbitants ni estrelles mediàtiques. Tot a base de treball, constància, sacrifici i suor.

Yo vullc que el Llevant puge a primera perque, a banda de lo deportiu, estar en primera et sitúa en el mapa, atrau capitals i ajuda a fer país. Localitats com Madrit, Barcelona o Sevilla tenen (o solen tindre) dos clubs en la màxima categoria del fútbol espanyol. Això és un signe de prosperitat, de poder i de puixança: la que per història li pertoca a una gran ciutat com ho és el Cap i Casal.

El Llevant és un club històric pel que han passat cracks de la talla de Johann Cruyff, Vicent Rodríguez, Josep Francesc Molina, Pedrag Mijatovic o Savio Bortolini.  És l’únic club nacional, a banda del Valéncia C.F., que ha conquistat un títul: la Copa d’Espanya de 1937, reconeguda pel Congrés dels Diputats pero injustísimament no per la Real Federació Espanyola de Fútbol.

El Llevant pot complir el seu somi de tornar a la categoria d’or en l’any del seu centenari. Espere que ho conseguixca i que en esta ocasió siga per a molts anys. Per història, per tradició, per afició, per cultura i per deport el Llevant és i serà sempre un club de primera. Passe lo que passe. I milite a on milite. I hem d’estar sempre ben orgullosos d’este gran club que ho és de la nostra terra.

A %d blogueros les gusta esto: