¿Sabías que Kempes jugó en el Valencia y Cruyff en el Levante?

kempescruyff

De todos los grandes jugadores que han pasado por el Valencia C.F., seguramente el matador Mario Alberto Kempes (Bell Ville, Argentina, 1954) sea el mejor de todos ellos. El delantero argentino jugó ocho temporadas en el Valencia (1976-81 y 82-84) repletas de éxitos: una Copa del Rey (1979), una Recopa (1980) y una Supercopa de Europa (1980) y dos pichihis (1977 y 1978). Siendo jugador del Valencia, se proclamó campeón del mundo con la selección de Argentina en el Mundial de 1978, en el que también fue Bota de Oro como máximo goleador y Balón de Oro como mejor jugador del torneo. Fue el mejor delantero del mundo en su época y era tal su instinto asesino que la prensa rezaba: “¡No diga gol, diga Kempes!”.  Jugó también en otro histórico club valenciano, el Hércules de Alicante (1984-86).

De aquella misma época es también el fichaje de mayor relumbrón de la historia del Levante U.D., Johann Cruyff (Ámsterdam, Holanda, 1947). El segundo club de la ciudad de Valencia, mucho más modesto, estaba por entonces en segunda división y tenía problemas económicos para pagar a sus jugadores pero hizo un gran esfuerzo para contratar al delantero holandés, quien había hecho maravillas en Ajax y Barcelona. En febrero de 1981, unos días después del golpe de estado del 23-F, se anunció su fichaje a bombo y platillo, con la idea de multiplicar el número de socios y lograr el ascenso a primera. Pero Cruyff, de 33 años, indisciplinado y de vuelta de todo, era ya una sombra del genio que una vez fue. Jugó diez partidos, la mayoría grises, y anotó dos goles. El club quedó a mitad de tabla.

¿Sabías que el Valencia CF ha tenido dos máximos goleadores del mundial?

009 salenko

El primero de ellos fue el matador argentino Mario Alberto Kempes, quien en el Mundial de Argentina de 1978 se hizo con la Bota de Oro al anotar 6 dianas (firmó un doblete contra Polonia, otro contra Perú y dos goles más contra Holanda en la gran final). El delantero valencianista disputó un campeonato redondo ya que también fue Balón de Oro como mejor jugador del torneo y campeón del mundo con la selección albiceleste.

El segundo fue el ariete ruso Oleg Salenko, en el Mundial de Estados Unidos de 1994. El europeo tan sólo jugó 3 partidos en la Copa del Mundo con su selección (que cayó eliminada en primera ronda), pero le bastó para perforar la portería de sus adversarios hasta en 6 ocasiones. Salenko además anotó la friolera de 5 goles en un solo encuentro (todos en menos de una hora), estableciendo así una plusmarca en la historia de los mundiales que aún no ha sido batida (ni tan siquiera igualada) hasta la fecha. Fue contra el combinado de Camerún, al que Rusia humilló por 6-1 con una manita del punta valencianista. El ruso finalmente compartió la Bota de Oro con el búlgaro Hristo Stoichkov, quien también anotó 6 tantos (aunque la mitad fue de penalty y necesitó muchos más partidos).

Argentina: un espejo de Valencia al otro lado del charco.

Si hay un país que verdaderamente se parece al Reino de Valencia ése es, en lo bueno y lo malo, Argentina. Argentina es lo más parecido que tenemos los valencianos a un pueblo hermano. El poeta argentino Eduardo Mazo definió a sus compatriotas como pueblo de perdedores alegres. Justo lo que los valencianos somos.

A principios de siglo XX, el escritor Vicent Blasco Ibáñez fundó varias colonias de valencianos allá. Muchos valencianos emigraron a Argentina escapando de la guerra civil y hoy son los argentinos los que, huyendo de la corrupción de sus gobernantes, buscan refugio en nuestra tierra. Es el hijo pródigo que retorna a casa.

Los dos son pueblos leales que sufren a gobernantes traidores y corruptos. Argentina padece un desmantelamiento económico y el nuestro es lingüístico y cultural. La situación es surrealista: ellos tienen la mejor carne del mundo y pasan hambre; nosotros una de las lenguas más cultas del planeta y nos avergonzamos de ella.

Los argentinos son alegres, desenfadados, poco metódicos… Actúan espontáneamente al estilo pensat i fet valenciano. A nivel individual, es una cuna de genios (Diego Maradona, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Ernesto Sábato, Juan Perón, Adolfo Aristaráin…) pero colectivamente un desastre de nación.

Incluso en el mundo del deporte tenemos similitudes. Muchos son los cracks argentinos que han jugado en equipos valencianos (Mario Alberto Kempes, Claudio López, Roberto Fabián Ayala, Juan Román Riquelme…)  y muchos los valencianos que han llevado a Argentina la noble tradición de jugar a pelota a mano.

Argentina fue uno de los 10 países más ricos del mundo hace 50 años. Nosotros tuvimos el primer siglo de oro neolatino. Pero ambos pueblos somos  poco patriotas, demasiado individualistas y estamos sometidos por nuestra falta de unión. Recuperemos la fe y sin duda recobraremos el pasado glorioso que una vez fue nuestro.

A %d blogueros les gusta esto: