¿Sabías que los vinos y cavas valencianos son de una calidad excelente?

motivos-vinos

Una de las industrias valencianas más pujantes en los últimos años es la de los vinos y cavas. Aunque La Rioja en los vinos y Cataluña en los cavas son los mayores productores de España, el Reino de Valencia se ha consolidado como la gran alternativa a ambos. En los últimos tiempos los vinos y cavas valencianos han ganado cada vez más certámenes que han premiado su calidad y aumentado su prestigio.  Las ventas se han multiplicado de forma espectacular, ganando cada vez más cuota de mercado. Hoy se exportan a Estados Unidos, Canadá, Europa, Rusia, China, Australia o Japón.

El sector vitivinícola valenciano tiene una tradición secular y produce vinos de gran calidad. La uva que predomina en nuestra tierra es la Bobal, Tempranillo y Garnacha. Estas uvas son idóneas para la obtención de vinos tintos, vinos de crianza, reserva y gran reserva. Estas variedades, más las uvas tintas Cabemet, Sauvignon y Merlot, unidas a la variedad Tempranillo, dan estupendos tintos para envejecimiento y de larga crianza. Existen tres Denominaciones de Origen: D.O. Valencia, Utiel-Requena y Alicante, y se trabaja para que en un futuro próximo haya una cuarta: Terra de Castelló.

Valencia ha sido una de las regiones pioneras en la elaboración de cava fuera de Cataluña. Los cavas valencianos se elaboran mediante el método tradicional -el Cava Brut Nature-, acompañan a gran variedad de platos, no suelen llevar azúcar añadido, y se elaboran con uva blanca, de la variedad Macabeo entre el 70% al 100%, y de otros tipos como Planta Nova, Xarello, Chardonnay o Parrellada. Los espumosos valencianos se reparten entre dos D.O.: Valencia y Utiel-Requena. Las bodegas de este último territorio suponen la práctica totalidad de la producción de los caldos de nuestro reino.

Los viñedos valencianos nos han proporcionado excelentes variedades de vino tinto, vino blanco, vino rosado, mistela, moscatel, sangría blanca, sangría tinta, cava, etcétera. Algunas de las bodegas de más solera son las que siguen: Vicente Gandia, Torre Oria, Sebirán, Castell dels Sorells, Pago de Tharsys, Dominio de la Vega, Chozas Carrascal, Vera de Estenas, Daniel Belda, Anecoop, Baronía de Turís, Vegalfaro, Unión Vinícola del Este, Hispano Suizas, Dominio de la Vega, Coviñas, Murviedro, Vegamar… ¡Cualquier ocasión es buena para brindar con un vino o cava de nuestra tierra!

 

Fuentes consultadas:

Caparrós, Alberto. Las ventas de cava valenciano baten nuevos récords este año frente al estancamiento del catalán. ABC (edición Comunidad Valenciana). 17-12-2016.

-Cavas no catalanes/Cavas valencianos.

-Expansión. El cava valenciano prevé doblar ventas, hasta 7 millones de botellas. Expansión (edición Comunidad Valenciana). 3-12-2014.

Nicolau, Jaime. La Comunidad Valenciana encuentra sus ‘maridajes’ perfectos. El Mundo (edición Comunidad Valenciana). 18-11-2015.

-Nicolau, Jaime. La Comunidad Valenciana, un mar navegable de viñedos. El Mundo (edición Comunidad Valenciana). 23-12-2016.

-Vinos de la Comunidad Valenciana.

¿Sabías que tres hermanos valencianos inventaron el vino de naranja y el vino de mandarina?

tarongino

Los hermanos Guillem, Gonçal y Xavier Antelo Mencheta, propietarios de 25 hanegadas de naranjos en Sagunt, como buenos agricultores que son perdían dinero, así que empezaron a buscar nuevas oportunidades de negocio. En 2004 fundaron Naranjas Che, una empresa pionera a la hora de vender naranjas ecológicas por internet. En 2011 contactaron con la Universidad Politécnica de Valencia y en 2012 con el enólogo Joan Albert Anaya para crear Tarongino (acrónimo de taronja y de vino), un nuevo producto con dos modalidades (vino de naranja y vino de mandarina) disponible a la venta para el público desde  2013.

El proceso es el siguiente: la fruta se recolecta en sus campos ecológicos en el momento justo y a mano. Con ello, se consigue un zumo de primera calidad al exprimir la fruta. Se procede a la fermentación natural a bajas temperaturas, hasta que tras un par de meses, Tarongino alcanza una graduación de 9º. Posteriormente se macera unos días con corteza de la naranja, para liberar los aceites esenciales y conseguir unos suaves y agradables aromas cítricos en nariz y en boca. El producto se filtra hasta en cuatro ocasiones y por último se embotella a mano. Se necesitan cien kilos de naranjas para lograr veinticinco litros de este vino.

Como suele ser habitual en este tipo de casos, los Antelo no fueron profetas en su tierra. Trataron de comercializar este vino 100% ecológico en Valencia sin apenas éxito (y eso que la nuestra es por excelencia la tierra de las naranjas y las mandarinas) y por parte de la Generalitat Valenciana no tuvieron ningún apoyo. Pero Tarongino arrasa en Francia, Alemania, Dinamarca, Reino Unido y Canadá y, tras triunfar en el extranjero, comenzó a ser tenido en cuenta en su tierra natal. ¡Siempre tienen que venir de fuera a valorar lo que tenemos dentro! Sea como sea, Tarongino es otro ejemplo más del espíritu innovador y emprendedor de nuestro pueblo.

A %d blogueros les gusta esto: