Casamance: la promesa incumplida.

casamance

La Casamance es el área de Senegal justo al sur de Gambia, en la zona del río homónimo. Es una región de clima subtropical con hermosas montañas y playas de gran atractivo para el turista. Es un país pequeño que arrastra un gran sufrimiento a causa de una promesa incumplida; es un pueblo que anhela ser libre.

Fue sometida a la colonización portuguesa y francesa. Su frontera fue delimitada en 1888 cuando Portugal perdió su dominio en favor del Senegal francés. Casamance conserva un criollo luso, y tiene tiene más en común con Portugal o con Guinea-Bisáu (nación que apoya su independencia) que con Senegal o Francia.

No son éstas las únicas diferencias. Los diola son el grupo étnico dominante en Casamance, pero sólo son el 4% del total de la población de Senegal, dominada por los wólof. Por si fuera poco, existen muchos cristianos en Casamance, cosa que choca con Senegal, sociedad que mayoritariamente abraza la bandera del islam.

El conflicto de Casamance comienza en 1982 y dura hasta la actualidad. Se trata de una guerra civil de baja intensidad que se ha librado entre el Gobierno de Senegal y el Movimiento de Fuerzas Democráticas de Casamance.  Enfrenta a ambos por la independencia de la región. ¿Pero cuáles son las raíces históricas del conflicto?

En 1960, poco antes de la independencia senegalesa, el primer presidente de Senegal, Léopold Senghor, prometió a los líderes de Casamance que si se unían a su país por 20 años, luego ellos tendrían su propia independencia. Confiaron en Senghor -un reputado intelectual de la causa negra- pero éste incumplió su promesa.

En 1982 comenzaron las manifestaciones independentistas en Casamance y en 1985 se formó un brazo armado. En todo este tiempo ha habido miles de muertos, decenas de miles de desplazados y varios altos el fuego efímeros. Aún hoy, Senegal niega a Casamance la autodeterminación e incluso la autonomía. El conflicto continúa.

Gambia: la Costa de la Sonrisa.

gambiaflagpicture1

Es una república del África Occidental rodeada completamente por Senegal excepto en la desembocadura del río Gambia, que va a parar al Atlántico y da nombre al país. Fue parte de los imperios de Wagudu y de Shongai. Es el estado más pequeño del África continental, llamado la pequeña Jamaica por su afición al reggae.

Por siglos fue un gran mercado de esclavos, manejado por Portugal, Curlandia o Reino Unido. Casi tres millones de siervos fueron enviados desde esta región a las colonias de América. Famoso es el esclavo Kunta Kinte. En el siglo XVIII y XIX Francia y Reino Unido lucharon por Gambia y los británicos se llevaron el gato al agua.

Sus caprichosas y alargadas formas se deben a un acuerdo en 1889 entre ambas potencias por controlar la ribera del país. Se cuenta que las fronteras fueron trazadas por los cañonazos a babor y estribor de un barco británico que navegaba por el río Gambia, que es eje vertebrador de esta tierra, la cual es muy fértil y muy llana.

En 1965 se independizó del Reino Unido. En este tiempo ha tenido una relativa estabilidad política, a excepción de un corto período de dictadura militar en 1994. En 1982 formó junto con Senegal la Confederación de Senegambia, desaparecida en 1989. Gambia, en teoría democrática, es en realidad una dictadura corrupta y pobre.

En cuanto a la economía, esta patria no tiene oro ni petróleo ni coltán -bienes que poseen otras naciones africanas pero que disfruta una pequeña minoría- pero tiene paz y la goza todo el mundo. La agricultura de subsistencia emplea al 75% de la población y la pesca y el turismo constituyen sus principales fuentes de ingresos.

Gambia es una macedonia de etnias, cada una con lengua y cultura propia.  El inglés es el idioma oficial.  Hay un 90% de musulmanes suníes y se persigue a homosexuales y brujos. Pese a haber sufrido tanto a lo largo de la historia, destaca la extrema amabilidad de sus gentes, lo que ha valido el mote de la Costa de la Sonrisa.

Senegal: un canto a la negritud.

senegal-flag

Senegal es una república del África Occidental y debe su nombre al río homónimo. Combina zonas desérticas con otras donde se concentra gran población. El islam se instaló en la zona en el siglo XI y hoy el 95% de locales son musulmanes, muchos sufíes. Senegal es la heredera del Imperio Wólof, que existió de 1360 a 1890.

Portugal, Holanda e Inglaterra compitieron por el control de la región desde el siglo XV, la cual era un gran centro de esclavos. Finalmente Francia se hizo con la colonia. En 1959 Senegal y Sudán francés formaron la Federación de Mali, que se convirtió en un estado independiente y se disolvió ese mismo año en Senegal y Mali.

Dakar es la capital y se encuentra en el punto más occidental del país. Es una ciudad mundialmente famosa por el rally París-Dakar.  Antes, San Luis fue la capital del África Occidental Francesa y del propio Senegal. Fue una de las más importantes urbes del continente hasta que la capitalidad se mudó a Dakar en 1902.

Léopold Senghor, un gran poeta nacional que cantó a la negritud, fue elegido su primer presidente. Senegal y Gambia pretendieron crear la Confederación de Senegambia en los 80 pero apenas duró.  Y pese al separatismo de la sureña región de Casamance, Senegal es una de las democracias más consolidadas de África.

En cuanto a la economía, el país tiene minería, agricultura y pesca. Sufre un elevado desempleo crónico y hay grandes desigualdades. Tiene una alta tasa de natalidad, y es una nación pobre, corrupta y atrasada que vive gracias a la ayuda exterior. El acceso a la educación, a la salud, a la luz y al agua potable es difícil y caro.

Es un estado multiétnico, con muchas lenguas y culturas. El francés es el idioma oficial y la gente lo usa mucho, pero el wólof es el idioma nacional. Senegal es un canto a la negritud; una gente orgullosa de su sol, su desierto, sus playas, sus raíces, su cultura y raza, que narra historias que mantienen viva la tradición de un pueblo.

A %d blogueros les gusta esto: