Made in America.

Desde siempre Hispanoamérica ha tratado de emular a España, puede que por ser la madre patria que le dio a luz. En principio, se me antoja una opción absolutamente descabellada pues a pesar de que España y América son patrias hermanas, ambas tienen esencias diferentes, unas naturalezas que no las han hecho evolucionar igual. Europa y América se diferencian demasiado como para que Hispanoamérica vea en España su referente en lo bueno y en lo malo.

Europa y América son, a pesar de las muchas semejanzas comunes a todos los países de la cultura occidental, continentes sustancialmente diferentes. En Europa los países se han configurado a través de complejos y tortuosos procesos históricos, donde los diferentes reinos de Taifas salidos de antiguos Imperios (como por ejemplo el de Roma) han ido fusionándose entre ellos hasta conformar las modernas euronaciones. En América, las fronteras de los países se han planificado desde fuera, casi con escuadra y cartabón. Europa es muy homogénea desde el punto de vista racial mientras que América es un auténtico batiburrillo de individuos blancos, negros, mulatos, mestizos, amerindios… El fenómeno de la inmigración es muy reciente en Europa mientras que algunos países americanos como Canadá, Estados Unidos, Chile, Argentina y Uruguay se constituyeron, de hecho, a base de recibir inmigrantes en su seno.

Europa es una autentica cuna de etnias (latinos, anglosajones, germánicos, escandinavos, eslavos…) mientras que América parte desde sus inicios de un modelo latino (América Latina), de uno anglosajón (Estados Unidos) y de uno mixto (Canadá). El Viejo Continente es además un auténtico babel de lenguas (sólo en España se habla más de una decena de ellas) mientras que América sólo hay cuatro grandes lenguas (español, portugués, inglés y francés) y una serie de idiomas (indígenas en su mayoría como el quechua) hablados de forma residual. Los estados americanos -todos ellos repúblicas- suelen ser enormes y los europeos -bastantes de ellos monarquías- medianos o pequeños. Ni tan siquiera en la religión coincidimos pues en América destacan las fes católica y protestante (y la espiritista en Brasil), mientras que en Europa tenemos muchas más, como la ortodoxa, la anglicana, la judía o el Islam.

Después de la descolonización, muchos estados latinoamericanos soñaban con construir naciones a la europea. El país que detentó el primer imperio de dimensiones terráqueas de todos los tiempos, España, era por historia y cultura el modelo a seguir. Pero España era entonces un país decadente, una potencia venida a menos donde reinaban las conspiraciones y las corruptelas. Y el primer gran error de los americanos fue importar ese modelo corrupto, fue creer que la corrupción era inherente en la sociedad y que no afectaría demasiado a las economías de unos estados que como Cuba, México, Venezuela, Brasil, Chile, Argentina o Uruguay tenían un futuro muy próspero de cara. Con la bancarrota de Argentina, el país que presumía de ser un implante de Europa en América, se ha visto que la corrupción es capaz de hacer que un pueblo pase de una ilusión desbordante a la total desesperación en sólo cien años.

Después, y con el auge del pretorianismo, América Latina fue controlada por una infinidad de dictadores fascistas, muchos de los cuales eran admiradores declarados de un cruel asesino como el caudillo Francisco Franco. Nuevamente España se convertía en el modelo (erróneo) que había que seguir. Lejos de aportar una mayor prosperidad, la ausencia de democracia sirvió para incidir en la decadencia de una serie de naciones otrora prósperas, hasta acabar bananizándolas casi del todo. Ahora mismo, países como Chile o México han visto en la transición española el ejemplo que se debe aplicar para curar las heridas y democratizar unos estados que han salido de las dictaduras hace poco. Y eso sí que es paradójico pues España cuenta con un modelo no exportable que es el de la monarquía. También los líderes de Argentina, tras la bancarrota del país, se fijan en el milagro español como una solución para el caos.

Un fenómeno que ha cobrado gran fuerza en España en las últimas décadas y que, debido a esa tendencia a copiarlo todo, se podría trasladar a América, es el de los nacionalismos. De hecho, en América ya se ve de manera incipiente, algo parecido. Colombia es un país dividido por las guerrillas, Chiapas una región insurgente de México, y por primera vez en la historia hay quien habla de qué razón de ser tiene la existencia de Argentina. Sería lamentable ver un fenómeno de balcanización en Latinoamérica, sobre todo porque eso no resolvería nada. No se trata de cargar contra los intereses españoles en América como hacen muchos sectores antiespañolistas que culpan a España de todos sus males y que le acusan de neocolonialismo. Y más, teniendo en cuenta lo vitales que son las inversiones extranjeras en naciones como por ejemplo Colombia, que cuentan con una infraestructura nula.

Pero tampoco se trata de que América se fije constantemente en España para imitarla en todo. Eso sólo conlleva ir siempre unos veinticinco años por detrás de nuestro país. Ni tampoco copiar a los Estados Unidos, que parten de un modelo anglosajón ajeno a la cultura hispánica. América se hizo independiente pues se creía con identidad propia, y por eso mismo debe partir de sus propias soluciones, como hizo España. Latinoamérica se compone de estados muy grandes en comparación con los europeos, cuenta con abundosos recursos naturales, una demografía aceptable y tiene gente culta y preparada para hacerle frente al futuro. Pero aún es inmadura; debe reflexionar a fondo sobre los equívocos del pasado y pensar un proyecto de futuro que no sea otra copia más. Y ahí es donde España debe entrar a apoyarla al máximo. Pero para eso primero se necesitan soluciones made in America.

9 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Maria
    Jun 28, 2011 @ 02:18:58

    Mi estimado, la unica corrección que le hago por el momento se refiere a las dictaduras, no es explicito, pero me dejo un sabor amargo, ya que, no puede decir que utilizaron como referente a Franco, informese mejor, no todas las dictaduras en Hispanoamerica fueron genocidas al menos en mi pais, por el contrario, fue algo muy positivo (considerando que evitó al pais de una imninente querra civil), sin embargo, algunos compatriotas continuan en campaña para darle una imagen negativa y atribuyendo muertes que no cometiron. Muchas gracias.

    Me gusta

    Responder

  2. J.Ferrer
    Jun 29, 2011 @ 10:24:27

    Maria, la peor democracia es preferible a la mejor dictadura. Un saludo.

    Me gusta

    Responder

  3. María
    Jul 30, 2011 @ 05:26:17

    Corrección, si se hacen bien las cosas, aun cuando sea dictadura, esta es preferible, en vez de la debacle que nos inundan en varios países, la politica partidista llevada al extremo, en donde el bien el común queda relegado al último escalafón de las prioridades. Saludos.

    Me gusta

    Responder

  4. J.Ferrer
    Jul 30, 2011 @ 07:31:50

    ¿A qué llamas “hacer bien las cosas”? ¿A fusilar a los que no piensan como el dictador? ¿A raptar a los hijos de los represaliados y regalarlos como gatitos entre la alta burguesía? ¿A meter a los disidentes dentro de un avión y soltarlos en medio del mar? ¿A encerrar en la cárcel a los escritores por decir la verdad? ¿A ser un país tercermundista? ¿A que no se respeten los derechos humanos más básicos?

    La libertad no se negocia. La libertad se defiende.

    Me gusta

    Responder

  5. Maria
    Ago 05, 2011 @ 04:57:37

    Usted se guia por la versión de los vencedores como todos lamentablemente, este tema se politizó a tal limite, que los cerdos chupadinero de la concertación con el afán de conseguir el poder, le han vendido el cuento del tio a la comunidad internacional, cada chileno tiene su propia versión acerca de la dictadura, cada uno vivió este período de la historia de forma distinta, es más una gran mayoría ( y digo en serio es una gran parte del país) no nos vimos coartados en nuestros derechos( y tal opinión debe ser respetada, esa es la gracia de la democracia, la “tolerancia”), es por esa razón que a la muerte del General, fue multitudinaria su despedida, (usted mismo lo puede constatar en internet).
    Lo más triste de este tema, es que Lagos, ALwyn y Frei, responsables de la muerte del ex-presidente Allende, ya que se manifestaron en su contra, manifestación de tal magnitud que el orden y la institucionalidad del país se quebranto y nos dejarón a puertas de una guerra civil, es por eso que hubo un golpe militar, prácticamente para defender la soberania del país, ya que el Frente Manuel Rodriguez, estaba preparandole a Fidel, la invasión al país, lo ironico es que estos mismos hipócritas (Lagos, ALwyn y Frei) son los mismos que ahora lloran al pobre de Allende, todo un fiasco.
    El tema de la dictadura, se mantendrá vigente, el sector político mencionado, continuará utilizandolo para conseguir sus propósitos y la masa continuará siendo tan manipulable como siempre, es triste, pero aún asi es nuestra historia.

    Me gusta

    Responder

  6. Maria
    Ago 09, 2011 @ 04:40:57

    De hecho mi abuelo, estuvo asociado con estos terroristas, sin embargo, le avisaron antes que los militares ingresaran a su hogar, y logró eliminar toda la evidencia, de lo contrario, mi madre que en ese entonces era apenas era niña y él, hubieran sido sentenciados a lo peor; la dictadura no se dio porque sí, no es la historia, que muchos exiliados políticos, cuentan sobre un asesino, facista que nos condeno a un reino del terror, hay antecedentes importantes, que sólo testigos pre-dictadura pueden constatar, estos “exiliados políticos” han omitido información e incluso han mentido para generar un imagen distorcionada de la realidad, pero eso es algo que sólo los chilenos sabemos y debemos lidiar cada día con aquellos políticos corruptos que antes de la caída de Allende se largaron del país, ya que los genios tenían recursos, los suficientes para largarse del país, dejar a los menos afortunados en un estado al borde de una guerra civil, que ironia, sólo les importó el bienestar de ellos y de su familia y dejaron a los demás, incluso a quienes les sirvieron, los dejaron a su suerte, para después regresar en gloria y majestad, para iniciar un persecución política, en contra de aquellos que trabajaron por el país, durante la dictadura, aun cuando no tenían nada que ver, con el Golpe militar, los persiguieron y marginaron, ¿culpables de qué?, excelentes abogados, economistas y de las más diversas escalafones sociales, fueron marginados e incluso discrimanados por tener una opinión diferente.
    Mi familia podría haber optado por el camino más fácil y participar de aquellas asociaciones de D.D.H.H. para obtener los beneficios más diversos, vivenda, salud, educación (Beca Valech), etc.
    Lo más penoso es que el tema sea utilizado para mantener dividido al país, no es algo que ni siquiera pretenda superarse, sino que la izquierda chilena continue utilizando, por ejemplo la señora Bachelet, que después de dejar la escoba en el país, se desaparecio, el dinero que obtuvo lo deposito en una “supuesta fundación”, ni siquiera las narices asoma, y ahora resulta que es carta presidencial de la Concertación, cuando lleva desaparecida ya año y medio, ni siquiera un pronunciamiento sobre los conflictos sociales que tenemos, en educación, cuando en su mandato y durante 20 años, sólo se lucro a costa de nuestra formación, vaya si que es una lider.

    Me gusta

    Responder

    • J.Ferrer
      Ago 09, 2011 @ 09:00:31

      Augusto Pinochet.

      Salvador Allende le nombró jefe del Ejército el 23-8-1973.
      18 días después, Augusto Pinochet le traicionó.
      Perpetró un golpe de Estado contra el gobierno democrático de Chile (11-9-2006).
      17 años de dictadura fascista (1973-1990).
      Más de 3.200 asesinados.
      Más de 1.200 desaparecidos.
      Más de 28.000 torturados.
      Más de 300.000 exiliados por razones políticas.
      Artífice de la Caravana de la Muerte, con 75 presos políticos asesinados.
      Artífice de la Operación Colombo, con más de 30 de víctimas.
      Coautor de la Operación Cóndor, que provocó 50.000 muertos, 30.000 desaparecidos y 400.000 presos.
      Inculpado por secuestros, homicidios, torturas, genocidio, terrorismo, corrupción y violaciones de los derechos humanos.
      Fraude fiscal por valor de más de 26 millones de dólares.
      Aseguró que si volviera a vivir, repetiría todo lo que hizo.
      Jamás se arrepintió de nada.
      Jamás pidió perdón a nadie.
      Jamás fue juzgado.

      Por fortuna hay un Juez del que nadie puede escapar: DIOS.

      Me gusta

      Responder

  7. SM
    Oct 25, 2013 @ 00:40:07

    Que vergüenza me da que todavía exista gente como María en mi país, que sigan justificando el terrorismo de estado. Pero bueno, tratar de razonar con un pinochetista es como intentar razonar con una puerta.
    Por cierto, creo que es un poco arrogante, e históricamente incorrecto, decir que América Latina ha aspirado a emular a España. La verdad es que la ‘madre patria’ sólo ha empezado a ser percibida como modelo en los últimos 30 años, especialmente después de la transición a la democracia y el milagro económico español.
    Durante el resto de la historia independiente de América, la verdad es que usualmente se trató de romper con el legado español. Para las élites coloniales, España significaba atraso. Un mercantilismo decadente, que a la vez de prohibir la producción de manufacturas en territorio americano, era incapaz de proveer a su vasto imperio con éstos productos en cantidad suficiente. Por lo mismo, durante el periodo final de la colonia, muchos productores en américa preferían comerciar de contrabando sus materias primas con franceses o ingleses. La revolución científica, industrial y cultural que se estaba viviendo en sus países convenció a una parte importante de la élite criolla sobre la necesidad de romper con la madre patria.
    Entonces, si hablamos de modelos, durante el primer siglo tras la independencia lo fue Francia. España en este entonces, con su alta conflictividad e inestabilidad política, sus dictaduras y guerras civiles, reflejaba una realidad demasiado similar a la que se veía en el continente como para llegar a ser un modelo aspiracional para américa. España, puesto en pocas palabras, recordaba demasiado al propio atraso latinoamericano.
    Si la historia de América Latina pareciera emular a la española, no es por ningún intento consciente de copia. Más bien todo lo contrario, fue la persistencia de una herencia que se trató de negar. Españoles y Hispanoamericanos compartimos, pese a quién le pese, muchas cosas en común, y quizás no todas ellas positivas.
    Pero todo esto es pasado. En los últimos 50 años, España ha hecho progresos increíbles. Y en este punto es donde más en desacuerdo estoy contigo. Yo sí creo que los hispanoamericanos tenemos algo que aprender de estos logros. No veo por que esto nos haría menos latinoamericanos.
    Saludos!

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: