¿Y si nos saliéramos de la Unión Europea? (2/2).

Euroscepticism-EU

¿En qué nos beneficia la Unión Europea (UE) a los valencianos? A cambio de unas subvenciones que no dejan de ser calderilla, nuestra agricultura ha sido espoleada en beneficio de Francia y Austria, hemos construido un campo sólo para burócratas con costes de sostenimiento imposibles, nos han obligado a desmantelar industrias para que no le hicieran la competencia a Alemania y nos hemos tenido que resignar a ese tristísimo destino de ser los camareros y los botones de los opulentos jubilados ingleses y germanos que vienen tomar el sol. Como en ¡ Bienvenido Mr. Marshall ! somos los paletos que saludamos con alegría; un país de chalet, discoteca y bar.

Por si fuera poco, como ya no podemos controlar las fronteras están arribando a nuestras ciudades toda clase de mafiosos lituanos, mendigos rumanos y otros indeseables que vienen no a trabajar sino a parasitarnos. No sólo no los podemos expulsar, sino que además tienen derecho a voto. Esto –junto con los jubilados europeos que se instalan en nuestras costas- está suponiendo un incremento en la demanda de vivienda (y por lo tanto en el precio), y un colapso en la Seguridad Social, la sanidad y la educación. Y la Constitución Europea busca imponer una dictadura disfrazada de democracia sustentada en una catedralicia burocracia… Ojalá que no salga.

Y lo más grave de todo. La gran estafa del euro. Con la moneda única lo que antes valía 100 pesetas pasó de un día para otro a costar un euro; es decir, una inflación del 66% en tan sólo 24 horas. Nos ha empobrecido; hoy contamos con los mismos salarios de hace diez años pero los productos tienen precios alemanes. El euro ha disparado la especulación urbanística. Comprar una casa es misión imposible, tener hijos una utopía, llegar a final de mes un lujo apto sólo para ricos. Y todo eso que se supone que vivimos en un estado del Primer Mundo que crece al doble que la UE, bla, bla. Estamos innegablemente peor que con la peseta. Pero mucho peor.

La verdadera riqueza para los valencianos pasa por compartir mercado con Europa, lo cual no tiene por qué ser necesariamente dentro de la UE. Abogo por un tratado de libre comercio con la UE como el de Israel o Suiza, para comerciar con el continente sin necesidad de aranceles. Pero a la vez urge recuperar el control de la moneda, de los tipos de interés y las fronteras si no queremos vernos con el malestar creciente que recorre Europa. Y si para ello tenemos que salir de la UE, que así sea. Es preferible vivir bien en un país pequeño que formar parte de un imperio si con ello vamos a padecer la angustia de levantarnos un poco más pobres cada día.

 

FONT: Llengua Valenciana Blogspot. 16-11-2006.

—————————————————————————–

¿T’agrada l’articul? Pots llegir molts més com este en el meu llibre PER A OFRENAR NOVES GLORIES A VALENCIA. ¡Fes clic en la portada!

portada-sa-lluna-3a

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: