¿Por qué los protestantes rechazan la presencia literal del cuerpo y la sangre de Cristo en la eucaristía?

eucaristia

Pregunta de Josep Lluís Ruano.

Ibi, Reino de Valencia. España.

“26 Mientras comían, tomó Jesús el pan, lo bendijo, lo partió y dio a sus discípulos, diciendo:

-Tomad, comed; esto es mi cuerpo.

27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo:

-Bebed de ella todos, 28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto que por muchos es derramada para perdón de los pecados. 29 Os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre” (Mateo 26:26-29).

La transubstanciación es, según la doctrina católica, el acto sagrado que se produce espiritualmente durante la consagración eucarística de la misa, donde el pan (la oblea) y el vino se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo por intercesión divina. Todo ello se basa en los versículos anteriores, que, dicho sea de paso, sirven también a las iglesias ortodoxas para defender “la presencia real” de Cristo en el pan y el vino. Los protestantes, en cambio, entendemos esto de forma figurada.

Si interpretamos de forma literal las palabras de Cristo, entonces debemos aceptar también que, cada vez que participan de la eucaristía, los católicos y ortodoxos se convierten literalmente en caníbales y vampiros y nadie puede decir con la Biblia en la mano que tales prácticas sean agradables a los ojos de Dios. Puestos a ser literalistas, en 1 Corintios 11:25 Cristo dijo: “Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre”. Así pues ¿cuál de las dos es? ¿La copa que es el pacto o el vino que es la sangre?

La transubstanciación parte de una interpretación equivocada de la Santa Biblia. Las palabras de Jesús “esto es mi cuerpo” y “esto es mi sangre” deben ser tomadas simbólicamente. De igual modo que cuando Jesús dijo: “Yo soy el pan” (Juan 6:41), “Yo soy la vid” (Juan 15:5), “Yo soy la puerta”  (Juan 10:7,9), “Yo soy el camino”(Juan 14:6), “Yo soy el buen pastor” (Juan 10:11-12), “Vosotros sois la sal de la tierra” (Mateo 5:13), “Vosotros sois la luz del mundo” (Mateo 5:14), etc, etc.

Si hay presencia literal del cuerpo y la sangre de Cristo en la comunión, desde luego el apóstol Pablo no se enteró. En 1 Corintios 11.26 Pablo -después de que haya ocurrido la supuesta metamorfosis- dice: “todas las veces que comáis de este pan y bebáis de esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga”. En Corintios 11:26-28 habla por tres veces de “comer el pan” y “beber de la copa”. En ningún momento menciona nada de “comer de esta carne” o “beber de esta sangre”.

¿Entonces quién tiene la razón? Dejemos que Cristo, quien es Dios, nos desvele el misterio. En Mateo 26:29 después de que Jesús hubiese dicho “esto es mi sangre” se refiere a los contenidos como “fruto de la vid”. Si la transubstanciación del vino en la sangre hubiera ocurrido -ya que tanto la Iglesia Católica Romana como las iglesias ortodoxas afirman que ocurrió en ese preciso momento- entonces Jesús nunca se hubiera referido a ella como “fruto de la vid” sino más bien como la “sangre”.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: