Hipócritas.

Sé bien que soy pecador, que tengo mis flaquezas y debilidades, que cometo faltas a diario y por tanto nunca me pondré a mí mismo como ejemplo de nada porque sinceramente no creo que lo sea. Ahora bien, advertido esto, también diré que intento predicar con el ejemplo en aquellas cosas de las cuales hablo. En las facetas en las que no puedo hacerlo, simplemente prefiero callar.

Sin embargo, me llama la atención la enorme cantidad de personas que veo que defienden una cosa para los demás y la contraria para ellas. ¿Por qué las voces que abogan por abaratar el despido corresponden a ricos con contratos blindados con tropecientas cláusulas y una indemnización millonaria? ¿O a funcionarios que no pueden ser despedidos? No lo entiendo, la verdad.

¿Por qué será que de todos cuantos reclaman moderación salarial ninguno tiene un sueldo moderado? Señor banquero, si tan buena es dicha moderación ¿por qué se sube usted el sueldo un 40%? Si lo desea, cambiamos nuestros emolumentos. ¿Y por qué los señores diputados quieren hacernos trabajar hasta los 67 años si a ellos les basta con laborar 8 para tener pensión vitalicia y de lujo?

¿Por qué si el aborto es tan bueno ninguno de los que lo apoya se arrepiente de haber nacido? ¿En serio piensa usted que el aborto es bueno? Si es así, aún está usted a tiempo de coger una pistola y abortar su propia vida. ¿Por qué no lo hace? Ah, vale… ¡Que se trata de impidan el derecho de nacer a los demás, pero no a mí, claro! Muy equitativo, muy justo. Predicando con el ejemplo. Sí, señor.

¿Por qué el PSOE se llama obrero si luego regala el dinero de los trabajadores a los bancos? ¿Por qué el PP dice en Valencia que está a favor del trasvase del Ebro pero en Aragón se pronuncia en contra? ¿Por qué España 2000 clama contra los inmigrantes si obtiene fondos de la prostitución, oficio realizado en el 90% de los casos por mujeres de origen extranjero? ¡Cómo son los políticos!

Son sólo algunas preguntas que me vienen a la cabeza. Todos podemos tener contradicciones. O equivocarnos. Yo el primero. Pero aquel que desea para los demás lo que rechaza para sí mismo es un hipócrita. Ama al prójimo como a ti mismo. No hagas a los demás lo que no te gustaría que te hiciesen. El mundo sería más sencillo si entendiésemos lo que estas palabras quieren decir.

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Alcoy
    Mar 08, 2010 @ 23:27:28

    Estafa 2000… el partit que insulta als immigrants exceptuant quan es tracta de prostituir-les. I després estos tios parlen de “regeneració moral”… Serà més be degeneració moral. Quina gentOLA.

    Me gusta

    Responder

  2. José Ángel
    Mar 09, 2010 @ 23:56:10

    Puteros 2000… Primero insultamos a las inmigrantes por el solo hecho de serlo, pero luego por la noche les pagamos dinero y engañamos a nuestras españolísimas esposas. Que asco de gente.

    Aunque aún más asco me da el PP.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: