¿Sabías que un médico valenciano impulsó la primera expedición sanitaria internacional de la historia?

451px-Francisco_Javier_Balmis

Agradecimientos a Paco Bou Llambrich (Benidorm).

La vida en el siglo XIX no era fácil precisamente. Uno de los problemas más acuciantes de la época era la viruela, que se cebaba especialmente con los niños. El valenciano Francesc Balmis (Alicante 1753-Madrid 1819) era un galeno notable y un hombre de gran corazón. Él, como médico de la Corte, le propuso al rey de España Carlos IV hacer una vacunación masiva de niños a lo largo y ancho del Imperio Español. El rey apoyó y sufragó la expedición con fondos públicos ya que su propia hija, la infanta María Luisa, también había sufrido la viruela.

La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, conocida como Expedición Balmis, fue una campaña de carácter filantrópico que dio la vuelta al mundo entre 1803 y 1814. Su objetivo era en principio que la vacuna de la viruela alcanzase todos los rincones del Imperio, ya que la mortalidad infantil causaba estragos. Finalmente la expedición llevó la vacuna y tratados sobre la vacunación hasta las actuales Canarias, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, México, Filipinas, China y la isla de Santa Elena. La Balmis es la primera expedición sanitaria internacional de todos los tiempos.

Uno de los principales problemas logísticos fue cómo conseguir que la vacuna resistiese todo el trayecto en perfecto estado. La solución se le ocurrió al mismo Francesc Balmis: llevar en el viaje a un número de niños, e ir pasando cada cierto tiempo la vacuna de uno a otro, mediante el contacto de las heridas. En el barco María Pita iba, además de Balmis, 22 niños huérfanos (de entre 8 y 10 años) que habían sido inoculados con la vacuna en su cuerpo, dos médicos asistentes, dos prácticos, tres enfermeras y la rectora del orfanato Casa de Expósitos de La Coruña.

El propio descubridor de la vacuna de la viruela Edward Jenner escribió sobre la expedición: «No puedo imaginar que en los anales de la Historia se proporcione un ejemplo de filantropía más noble y más amplio que este». Sobre el mismo hecho el científico y humanista Alexander von Humboldt escribió: «Este viaje permanecerá como el más memorable en los anales de la historia». El maravilloso caso de este médico alicantino -Francesc Balmis- es para quitarse el sombrero; un ejemplo admirable de amor al prójimo que nos hace creer que un mundo mejor es posible.

A %d blogueros les gusta esto: