Nación Queer: la homosexualidad por bandera.

Cuenta la Santa Biblia que en las ciudades de Sodoma y Gomorra todos los varones, desde el más joven al más viejo, eran homosexuales y que Dios envió fuego y azufre desde el cielo para arrasarlas como castigo a su perversión. ¿Pero qué pasaría si hoy se crease un país de maricones? ¿Cómo sería vivir en una patria gay?

En 1990 la ONG estadounidense Queer Nation (nación marica) acuñó el lema: “Estamos aquí. Somos maricones. Hacéos a la idea”. Un estado nación para homosexuales lo sugirió el autor William S. Burroughs, quien más tarde modificaría sus ideas en favor de un modelo similar a la de la comunidad china Tong.

El primer intento de exigencias territoriales lo hizo un grupo de activistas australianos en 2004, al declarar que las Islas del Mar del Coral eran el Reino gay y lésbico de las Islas del Mar del Coral y que su emperador era Dale Parker Anderson. Jamás fue reconocido y las disputas internas lo hundieron desde dentro.

Existen otras iniciativas como la Fundación Patria Gay que reivindican un territorio autoadministrado para la comunidad de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales (Comunidad GLBT). E incluso una micronación llamada República Gay Paralela. Ni qué decir tiene que estos intentos han sido un fracaso hasta la fecha.

Pero ya hay sociólogos que hablan de nacionalismo queer ya que la comunidad homosexual tiene un movimiento social cada vez más influyente, una cultura propia (grupos de discusión, librerías, revistas, bares, cabarets, literatura…) y busca llegar a las figuras claves de estado para promover su peculiar estilo de vida.

Algunos sociólogos consideran internet una oportunidad para la Comunidad GLBT para crear una cultura global no territorial. Y otros hablan de este grupo como un movimiento nacionalista no territorial. Los homosexuales no son un solo pueblo pero sin duda comparten un sentimiento de pertenencia a una identidad común.

Anuncios

27 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. J.Ferrer
    Ago 08, 2011 @ 08:20:13

    ¿Alguien se imagina una nación con un 98% de homosexuales? Si llegara a existir tal país, sería una edición moderna de la bíblica Sodoma y Gomorra. Y hay quien sueña con algo así. :S

    Responder

  2. MaruGomita
    Ago 08, 2011 @ 18:16:58

    Bueno, los homosexuales existen.. Debemos hacernos a la idea.. Pero hacer un país basado en la identidad sexual, sería tan elocuente como hacer un país basado en el color de la piel (La nación blanca, la Nación negra, La nación amarilla) una total locura.
    La homosexualidad siempre ha existido, y siempre existirá, inclusive existen estudios que demuestran que es algo que practican incluso algunas especies animales, ni decir de los animales que pueden pasar de macho a hembra (transexuales)..

    Responder

  3. Daniel
    Ago 08, 2011 @ 18:22:00

    No me extraña que los intentos por dotar de un territorio a la “nación hay” hayan sido un absoluto fracaso. No hay más que ver ese carnaval mariquita que es el día del orgullo gay para darse cuenta de por qué. Sería un país de “locas” que se pasaría el día haciendo mariconadas sin sentido.

    Responder

  4. MaruGomita
    Ago 08, 2011 @ 19:11:33

    Pilas!!, con la vara que midas serás medido..!! nosotros no estamos llamados a juzgar, solo a amar, amar a nuestro hermano como a nosotros mismos, y a Dios sobre todas las cosas.. Cristo murio en la cruz por toda la humanidad, hasta por el mas gay, hasta por los peores criminales..

    Responder

  5. Algu
    Ago 09, 2011 @ 01:41:28

    Me parece que esta web ha perdido el norte. ¿Para que voy a hablar?

    Responder

  6. Melviton
    Ago 10, 2011 @ 00:32:15

    Bueno, bueno!!!!

    Se acepta la Biblia como de Dios de a “verdad” o de a “mentirillas” ¿Tomanos solo lo que nos conviene o está de acuerdo con nuestra forma de pensar o la aceptamos como lo que verdaderamene es “la Palabra de Dios”?

    ¡Ese es precisamene el problema! Que a pesar de autodefinirnos “cristianos” tomamos a la ligera u obviamos los asuntos de mayor peso de la ley.

    El punto es: Una gran cantidad de personas que se autodenominan cristianas no creen que hubo un diluvio global que destruyó al género humano excepto a 8 “almas” que fueron conservadas a través de la catástrofe. Pero esa misma cantidad de personas incrédulas en ciertos sucesos bíblicos, creen en Jesucristo o al menos dicen hacerlo y ¡Precisamente! Jesucristo creía en el relato del diluvio.

    Con oponerse a algo tan claramente condenado en la Biblia como lo son los actos homosexuales y otras prácticas, en realidad, una infinidad de prácticas más, no nos convierte en personas que juzgamos a nuestro prójimo ni estamos en contra de los tan cacareados “derechos humanos” que hoy en día se pretende defender. No confundamos la gordura con la hinchazón.

    El ejemplo posteado arriba por Josué sobre lo que le pasó a Sodoma y Gomorra no necesita discutirse ni interpretarse. Porque cualquiera que trate de justificar –a la luz de las Escrituras, claro está– el comportamiento homosexual, es como que trate de sacarle “caldo a un riel de ferrocarril”.

    ¡Mucho cuidado con el liberalismo irresponsable! ¡Esa postura es la que mantiene a la humanidad inmersa en la peor época del desplome moral que jamás ha conocido!

    Es cierto que Jesús murió por los pecados de toda la humanidad. Pero eso no significa que el hecho de sacrificarse por ella, como por arte de magia, los pecados de esta son perdonados, no importando con cuánta insistencia o depravación los cometamos. El se sacrificó por toda la raza humana pero….. ¡Siempre y cuando cambiemos nuestra forma de actuar y nos sometamos a su voluntad!

    Saludos!!!!

    Responder

  7. MaruGomita
    Ago 10, 2011 @ 13:48:37

    Melvinton..

    Te hablaré con la palabra, NOS conviene conocer al padre tal como es él, y no como nosotros esperamos que sea.

    ROMANOS 1 del verso 18 al 32 donde termina el capítulo:

    La culpabilidad del hombre
    1:18 Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad;
    1:19 porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó.
    1:20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.
    1:21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.
    1:22 Profesando ser sabios, se hicieron necios,
    1:23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.
    1:24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,
    1:25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.
    1:26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,
    1:27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.
    1:28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;
    1:29 estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades;
    1:30 murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres,
    1:31 necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia;
    1:32 quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.

    Fíjate que habla de que el poder de Dios se ve manifestado en toda su creación, y no es necesario ser probado, sino que con solo ver a nuestro alrededor conocemos las maravillas del Dios vivo. Dice que los hombres que tratan de ignorarlo no tienen excusa, pues habiendo visto las obras de Dios no lo glorificaron, ni le dieron gracias “Sino que se envanecieron en sus razonamientos y su NECIO corazón fue entenebrecido”.
    “Por estas razones Dios entregó a los Hombres a la inmundicia y a la concupiscencia de sus corazones de modo que deshonran entre si, sus propios cuerpos.”
    Dios habla claramente de la homosexualidad, pero, no se detiene en esta, fíjate TODAS LAS PASIONES VERGONZOSAS ANTE LOS OJOS DE DIOS:

    1:28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;
    1:29 estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades;
    1:30 murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres,
    1:31 necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia;

    Pero parece que TU crees que la homosexualidad solita es algo vergonzoso?
    ¿¿Nunca has sido avaro, injusto, fornicario (tener sexo fuera del matrimonio), nunca has sido perverso, malo, envidioso, peleón, nunca has mentido, nunca has desobedecido o has sido necio, ni desleal, implacable o inmisericorde?? ¿¿Tu eres mejor que Cristo?? Tu eres mas bueno que Dios??
    Ocupese de orar por sus propios pecados y por que la misericordia de Dios Repose sobre toda la gente, en vez de andar de espadachín de lo que Dios condena.

    Dios Condena, pero Dios NOS AMA, al extremo de haber enviado su único hijo a la tierra, Dios conoce cada uno de nuestros nombres, Dios nos AMA, o usted cree que él no ama a los homosexuales? Tu crees que no ama a los asesinos? Nos ama…

    “Con oponerse a algo tan claramente condenado en la Biblia como lo son los actos homosexuales y otras prácticas, (Pero esas ni las mensiona) en realidad, una infinidad de prácticas más, no nos convierte en personas que juzgamos a nuestro prójimo (No? Y entonces en que te convierte??) ni estamos en contra de los tan cacareados “derechos humanos” que hoy en día se pretende defender. No confundamos la gordura con la hinchazón”

    Oponerte o no oponerte NO TE CORRESPONDE porque redargüir de pecado es el trabajo del Espíritu Snato de Dios, LIBRETE DIOS de tratar de ocupar su puesto, solo el juzga (EL ÚNICO QUE CAMBIA A LAS PERSONAS, LAS LIBERA, LAS EDIFICA, ES EL ESPÍRITU SANTO DE DIOS, NI TU, NI YO, NI NADIEEEE ES LLAMADO A JUZGAR, el único que redarguye de pecado es El espíritu Santo de Dios) y te probaré CON LA PALABRA que tu oposición es un chiste:

    Inmediatamente a continuación es decir, inmediatamente después de haber hablado sobre las cosas vergonzosas a las que hemos sido arrojados por necios, comienza el capítulo 2 de Romanos que dice así:

    El justo juicio de Dios

    2:1 Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo.
    2:2 Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad.
    2:3 ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios?
    2:4 ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?
    2:5 Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios,
    2:6 el cual pagará a cada uno conforme a sus obras:
    2:7 vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad,
    2:8 pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia;
    2:9 tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, el judío primeramente y también el griego,
    2:10 pero gloria y honra y paz a todo el que hace lo bueno, al judío primeramente y también al griego;
    2:11 porque no hay acepción de personas para con Dios.
    2:12 Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán; y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados;
    2:13 porque no son los oidores de la ley los justos ante Dios, sino los hacedores de la ley serán justificados.
    2:14 Porque cuando los gentiles que no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos,
    2:15 mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos,
    2:16 en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio.

    Espero que con esto te quede claro que YO trato de no tener un “liberalismo” simplemente la palabra es la palabra.. Como yo si he estado dentro de los versos del 28 al 31, y si he pecado, y si peco, y también he sido necia y he negado a Dios, entonces pido misericordia por mi, por que conozco que en lo que juzgo me condeno..

    Cuidate.

    Responder

  8. MaruGomita
    Ago 10, 2011 @ 13:50:01

    Y conviene leer el capítulo 3, para que se te caiga mas la mandibula.

    Responder

  9. Melviton
    Ago 11, 2011 @ 02:16:15

    “Por estas razones Dios entregó a los Hombres a la inmundicia y a la concupiscencia de sus corazones de modo que deshonran entre si, sus propios cuerpos.”
    Dios habla claramente de la homosexualidad, pero, no se detiene en esta, fíjate TODAS LAS PASIONES VERGONZOSAS ANTE LOS OJOS DE DIOS:”

    Mira Maru, como quien dice “mucho ruido, pocas nueces”.

    ¿De parte de quién estás? Citas algunos de los textos bíblicos de Romanos en donde el apóstol Pablo es claro y enfático acerca de todas las cosas que Dios odia, y pareciera que más bien –es lo que se entiende de tu exposición– lo llevas al plano de que Dios mismo las tolera y no se detiene en ellas. ¡Pero por Dios Santo Maru! ¿Dónde dejaste tus lógicos y coherentes razonamientos de tus aportes anteriores, tu sentido común, tu forma de razonar, acerca de tantos temas en que has participado en estos foros? Sabes muy bien que hoy se llama “bueno” a lo malo y “malo” a lo bueno; como que las cosas se han vuelto al revés. Sacar de contexto el simple relato de Sodoma y Gomorra (a no ser que no lo aceptes o no lo creas, como lo expuse en mi comentario anterior, aceptando solo lo que se acomoda a tu manera de pensar) la destrucción de la que fueron objeto estas dos ciudades demuestra, lejos de toda explicación contraria, lo que Dios piensa sobre los aspectos homosexuales. ¡Cómo que Jehová no se “detiene en esta práctica” como aseveraste! ¡Tanto se detuvo y le interesé que hasta envió a tres ángeles para destruirla! ¿O crees que fue simbólico?

    ¿Y quién está contradiciendo toda la lista que citas de lo que dijo el apóstol Pablo acerca de lo que Dios acepta o no? ¡Por supuesto que estoy de acuerdo con todo! ¡No veo la relación que haces. Nadie está juzgando a nadie. Y todo lo que mencionas acerca de las aberraciones de las personas claro que estoy de acuerdo. No sólo la homosexualidad se condena, también la fornicación, el robo, la concunspicencia de la carne en todos los sentidos, el bestialismo, la mentira, la extorsión, la falta de amor y un largo etcétera que abarcarían varias páginas si las enumero. ¿Y eso qué Maru? ¿A dónde quieres llegar?

    La Biblia nos habla también de que nosotros, como cristianos, debemos “entrenarnos” en todo lo que concierte a la Ley de Jehová y Cristo no fue la excepción. Debemos tener nuestras facultades perceptivas para distinguir entre lo que “es correcto” y también de lo que “es incorrecto”. Esto es lo que nos exhorta la Palabra del Señor. Juzgar es otra cosa totalmente diferente. Te vuelvo a repetir, no confundas la gordura con la hinchazón.

    TE CITO:

    “1:21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.
    1:22 Profesando ser sabios, se hicieron necios,
    1:23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.
    1:24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,
    1:25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.
    1:26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,
    1:27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.
    1:28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;
    1:29 estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades;
    1:30 murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres,
    1:31 necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia;
    1:32 quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son DINOS DE MUERTE, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.”

    ¿Qué fue esto Maru? La última cita que expones de lo que dice Pablo va en contra de lo que pretendes defender y te lo subrayo para que lo leas despacito a ver si lo entiendes. TODAS LAS BAJEZAS MORALES A LAS QUE SE REFIERE EL APOSTOL TERMINAN EN ¿QUÉ? ¡EN MUERTE! ¿Lo captas?

    ¡Claro que no solamente la homosexualidad Maru, nadie está diciendo lo contrario, pero esta práctica está entre la lista de cosas que MERECEN LA MUERTE en la larga lista que citas de PABLO.

    Luego te hago una nueva exposición…

    Un abrazo sincero.

    Responder

  10. Jane Eyre
    Ago 11, 2011 @ 02:59:46

    MaruGomita y Melviton 🙂

    Qué alegría ver que tengan a la palabra de Dios tan presente en sus comentarios! Debo decir que los puntos que ambos explican se complementan.

    Sin embargo, hay que recordar que no debemos confundir el juzgar con el exhortar, porque a veces por pensar que podríamos caer en una actitud de juzgar podríamos callar cuando vemos que hay cosas incorrectas a los ojos de Dios, y por supuesto, iniciar por nosotros mismos.

    Yo también cito las escrituras:

    “¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo puedes decir a tu hermano:”Hermano; déjame sacar la paja que está en tu ojo”, no mirando tú la viga que está en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano. ” (Lucas 6:41-42)

    Primero hay que vernos a nosotros mismos para poder ayudar a otros y para ello es necesario exhortar, y no siempre gustará a la otra persona, la Biblia nos enseña cómo hacerlo:

    ” El hombre malo lisonjea a su prójimo y lo hace andar por mal camino” (Proverbios 16:29)

    “Panal de miel son los dichos suaves, suavidad para el alma y medicina para los huesos” (Proverbios 16:24)

    “El que no aplica el castigo aborrece a su hijo; el que lo ama, lo corrige a tiempo” (Proverbios 13:24)

    “Hay hombres cuyas palabras con como golpes de espada, pero la lengua de los sabios es medicina”. (Proverbios 12:18)

    Estos cuatro versículos nos enseñan (y obviamente hay más parecidos en el libro de proverbios, el cual contiene diversas exhortaciones) que hay que decir y encaminar a quien esté haciendo mal pero hacerlo para su edificación, no juzgar para enaltecernos a nosotros mismos, y no irse al otro extremo de callar y ser permisivos, para ello Dios nos dejó su palabra para que también podamos exhortar al hermano que lo necesite, y con esto no le robamos su papel.

    “Tenemos, pues, diferentes dones, según la gracia que nos es dada; el que tiene el don de profecía, úselo conforme a la medida de la fe; el de servicio, en servir; el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con generosidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordía con alegría” (Romanos 12:6-8)

    “Por eso desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros”. (Efesios 6:25)

    “También os rogamos hermanos, que amonestéis a los ociosos, que alentéis a los de poco ánimo, que sostengais a los débiles, que seáis pacientes para con todos” (1 Tesalonicenses 5:14)

    “Hermanos, si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado” (Gálatas 6:1)

    Creo que todos estos versículos hablan por si mismos :), no está mal decir que la homosexualidad es considerada pecado por Dios, eso no quiere decir que vamos a apedrearlos, ni a rechazarlos a la hora de compartirles el evangelio, porque nadie puede dejar verdaderamente sus pecados si no conoce primero a Cristo, primero es el conocimiento del evangelio y después la restauración del corazón.

    Sin Cristo, el ateo, el homosexual, el pagano, etc, no dejarán de serlo, si primero no se les habla de Cristo lo único que se predica es moralismo.

    Saludos a todos!

    Responder

  11. MaruGomita
    Ago 11, 2011 @ 13:47:16

    Melvinton
    “Pareciera que más bien –es lo que se entiende de tu exposición– lo llevas al plano de que Dios mismo las tolera y no se detiene en ellas”
    ¿Y en que parte dije yo eso? Dios No se agrada de la homosexualidad (y ninguna de las otras) pero TU no estás llamado a juzgar a tu hermano, solo Dios puede.. ¿CAPITO?

    Yo no he llamado buena a la homosexualidad, no dije “QUE FINO, SEAMOS TODOS GAYS!”, no es buena, porque no es el plan de Dios, pero tampoco es bueno pensar que tu puedes decirle a tu prójimo “Hey tu, eres MALO, has sido entregado a sentimientos vergonzosos, por que eres gay!” eso NO ESTÁ BIEN, no llamemos bueno a lo malo, y malo eres tu también por que juzgas, sin siquiera detenerte a pensar..

    ¿Acaso tú has puesto tu rodilla en el piso por esa gente?? ¿Dónde está tu compasión por las almas? Y quiero que cuando entiendas la compasión por las almas, no es que yo te esté diciendo que está bien y hay que compadecerlos, y dejarlos así, ¿pero es que acaso no te das cuenta que esta gente está siendo arrastrada de manera estúpida, a una vida quizás tormentosa, y su alma será llevada aun a mas tormento? y tu en vez de ir a buscar a un gay y decirle “Hey, Cristo te ama, y solo necesitas refugiarte en él, y todas estas cosas que has tenido que vivir, pasarán, todo lo puedes en Cristo que te fortalece, solo debes arrepentirte y luchar” tu vas a ir a decirle “Hey, Dios, te Odia y te repudia y vas a ir al infierno!!!” NO! MIL VECES NO! Tu deber como cristiano es amar a tu prójimo!, ¿o es que acaso haces mas bien lastimando a la gente que buscando de orientarlas?

    2:4 ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?

    Sodomo y Gomorra, existieron y fueron arrasadas, pero ¿adivina qué? Dios envió a su hijo para el PERDÓN de nuestros pecados, en vez de instalarte en el antiguo testamento (que te sirve muy bien para juzgar a tu hermano, pero que a la hora de decir que los Judios son el pueblo de Dios en la actualidad, ahí no te sirve) Todas las cosas SON NUEVAS EN CRSITO JESÚS, anda a meterte en un bar gay a predicarle a tus hermanos, a hacer algo por el reino en vez de estar ahí, profetizándole mas muerte a esa pobre gente atormentada!! Inmisericorde!.

    “¡Por supuesto que estoy de acuerdo con todo! ¡No veo la relación que haces. Nadie está juzgando a nadie.” No??? A ver estas frase:

    1. No hay más que ver ese carnaval mariquita que es el día del orgullo gay para darse cuenta de por qué. Sería un país de “locas” que se pasaría el día haciendo mariconadas sin sentido.

    Y a ti si te parece maravilloso lo que dijo Daniel, y vas a salir a molerme a mi! Diciendo que yo tomo la palabra de Dios de mentirillas!! JA! que desubicado Desubicado.
    Y estoy totalmente de acuerdo con Jane, sin cristo el único que predica es el moralismo

    Responder

  12. Melviton
    Ago 12, 2011 @ 01:00:08

    La evolución de los valores en la historia humana

    LOS VALORES: ‘CONJUNTO de principios y normas de conducta con arreglo a los cuales se clasifican los actos humanos.’ Así define la moral el Diccionario de uso del español, de María Moliner. En realidad, esta definición aplica a toda persona. Incluye tanto al creyente que sigue los principios de su religión como a la persona que no se adhiere a ningún sistema ético ni religioso, pero que rige su vida en conformidad con ciertos principios. Hasta el anarquista, que afirma no tener “ni Dios ni amo”, se guía por un conjunto de valores, aunque solo sea para tomar sus propias decisiones.

    Pero, ¿cuál es la base de estos valores? ¿En qué se fundan esas decisiones morales? ¿Cambian con el tiempo?

    Otros pueblos seguían valores diferentes. Por ejemplo, el antiguo Israel tenía un código de leyes que Dios le dio a Moisés. Aquellas leyes incluían restricciones dietéticas, físicas, morales y espirituales. Los israelitas tenían que adorar a Jehová Dios, y solo a él.

    Con respecto a la moralidad sexual, la ley mosaica condenaba severamente la fornicación, el adulterio, la homosexualidad y la bestialidad. Lo hacía para mantener a los israelitas separados de sus vecinos, no solo en sentido religioso, sino también en sentido moral. La razón era que muchos de los pueblos que vivían alrededor de Israel practicaban ritos sexuales degradados y perjudiciales que incluían la prostitución masculina y femenina en los templos. Algunos pueblos incluso ofrecían a sus propios hijos como sacrificio a sus dioses falsos.

    En el concilio de apóstoles y ancianos cristianos de Jerusalén celebrado en el primer siglo de la era común, se adoptó un decreto según el cual los cristianos debían seguir básicamente las mismas normas de moralidad sexual que los judíos, pues se les dijo que se ‘abstuviesen de la fornicación’. Según el Dictionnaire de la Bible, de Vigouroux, este mandato fue de un valor inmenso, ya que la fornicación era una práctica común entre los paganos de aquel tiempo. (Hechos 15:29.)

    La diversidad de normas morales ha continuado a lo largo de la historia, y los períodos de tolerancia se han ido alternando con otros en los que las reglas éticas han sido más estrictas. La homosexualidad, condenada enérgicamente en la Edad Media, fue más o menos tolerada durante el Renacimiento europeo. Cuando Calvino se estableció en Ginebra durante la Reforma, inauguró en Suiza un período de inflexible rigorismo moral. Por otro lado, unos doscientos años después, la Revolución francesa legalizó valores que antes se habían rechazado. Se pronunció a favor de una nueva “libertad moral” y facilitó los trámites de divorcio.

    Hoy día, incluso dentro de la misma sociedad, la gente tiene diferentes normas morales. Hay quienes abogan a favor de reglas morales estrictas, mientras que otros están a favor de la “libertad” moral. Los códigos morales han cambiado muy deprisa. “Para la mayoría de los franceses, el adulterio tiene un significado preciso. Es negativo y contrario a la buena moralidad”, dice el libro francés Francoscopie. Sin embargo, la misma fuente indica que para muchos otros “la infidelidad moral ya no se considera como una vía de escape, sino como un derecho, un derecho que no debería poner en tela de juicio el afecto que una pareja pueda tenerse, sino, por el contrario, debería incluso enriquecerlo y fortalecerlo”.

    El aborto es otro campo en el que los valores éticos han cambiado con gran rapidez. Mientras que el aborto sigue siendo delito en algunos países, en otros se tolera y hasta se exige. Un detalle interesante es que la Asociación Médica Francesa consideraba que el aborto era delito hasta que en 1974 se legalizó. Hoy día muchos franceses lo ven como algo moralmente aceptable.

    Sin embargo, ¿en qué se basan esas normas morales? ¿Deberíamos regirnos por valores morales relativos que cambian según las circunstancias?

    Con el transcurso de los siglos, los filósofos han propuesto muchas ideas para tratar de responder a estas preguntas. Algunos han propuesto un ‘código universal de normas morales’, pero no pueden concordar en cuál debería ser la definición de moralidad por la que todos deben regirse.

    Otros opinan que lo que debería regir nuestra conducta es el interés por el prójimo, pero lo que una persona considera interés apropiado por los demás, quizás otros lo vean de forma diferente. Consideremos un ejemplo: durante siglos, muchos dueños de esclavos consideraban que demostraban interés apropiado por sus esclavos al alimentarlos y darles un techo bajo el cual cobijarse, pero los esclavos opinaban que si de veras se interesasen en ellos deberían liberarlos de la esclavitud.

    No hay duda de que la amplia variedad de puntos de vista —a menudo contrapuestos— que los filósofos han tenido respecto a los valores morales han confundido a muchas personas. Ni sus ideas han producido alguna norma común de moralidad ni sus filosofías han conducido a la familia humana a la paz y la unidad. De conducir a algo, sus muchas y contrapuestas ideas han conducido a un creciente número de personas a pensar que su propia norma personal de moralidad es tan buena como la de los “expertos”.

    Por eso en la actualidad mucha gente ha adoptado el punto de vista del filósofo francés Jean-Paul Sartre, quien opinaba que el hombre debería ser su propio juez en lo relacionado con cuestiones morales. Esta forma de pensar la han adoptado incluso muchas personas que practican su religión. Por ejemplo, las autoridades católicas están preocupadas porque muchos católicos ya no acatan las enseñanzas de la Iglesia en lo relacionado con cuestiones sexuales y con el uso de anticonceptivos condenados por la Iglesia.

    La lección que aprendemos de la historia es que aunque el ser humano ha establecido diversos códigos morales, con el tiempo estos se han puesto en tela de juicio y se han cambiado u olvidado. Sin embargo, los principios bíblicos no están sujetos a los caprichos de filósofos o de sociedades cambiantes.

    No se ha prestado atención a los mensajes de advertencia que se dieron a las siete congregaciones en los capítulos 2 y 3 de Revelación. Estos aconsejan contra la práctica del sectarismo, la idolatría y la fornicación, y contra la tibieza y la negligencia.

    Una visita a casi cualquier lugar de adoración revela que muchas personas religiosas han elevado a la criatura por encima del Creador. ¿Cómo? Por su veneración de imágenes e iconos y la adoración que dan a “santos”, vírgenes y cruces. En el caso de ellos se cumplen estas palabras de Pablo: “Porque, aunque conocieron a Dios, no lo glorificaron como a Dios […] se hicieron necios y tornaron la gloria del Dios incorruptible en algo semejante a la imagen del hombre corruptible, y de aves y cuadrúpedos y cosas que se arrastran”. (Romanos 1:21-23.)

    En los últimos 20 años la homosexualidad ha sido aprobada directa o tácitamente como un estilo de vida opcional. Millones de homosexuales declaran abiertamente lo que son y lo ostentan en desfiles por las calles, y hablan de su “orgullo gay”. ¿Cómo ve Dios su condición? La Biblia dijo claramente hace unos 3.500 años: “Y no debes acostarte con un varón igual a como te acuestas con una mujer. Es cosa detestable”. (Levítico 18:22.) Y hace casi 2.000 años Pablo mostró que las normas de Dios no habían cambiado, cuando escribió: “Por eso Dios los entregó a apetitos sexuales vergonzosos, porque sus hembras cambiaron el uso natural de sí mismas a uno que es contrario a la naturaleza; y así mismo hasta los varones dejaron el uso natural de la hembra y se encendieron violentamente en su lascivia unos para con otros, varones con varones, obrando lo que es obsceno y recibiendo en sí mismos la recompensa completa, que se les debía por su error”. (Romanos 1:26, 27; 1 Corintios 6:9, 10; 1 Timoteo 1:10.

    Sin embargo, son tantos los miembros del clero de las iglesias “cristianas” que practican la homosexualidad que han podido establecer un poderoso grupo de influencia homosexual en muchas de las religiones principales. Exigen que se reconozca su estilo de vida y que se les acepte como ministros. Un caso relacionado con esto es el de la principal organización protestante del Canadá, la Iglesia Unida del Canadá. El 24 de agosto de 1988 sus líderes aprobaron por votación de 205 votos contra 160 el admitir a los homosexuales en el ministerio.

    La Revelación Bíblica denuncia la fornicación de Babilonia con “los reyes de la tierra”, sus gobernantes políticos. Se dice que la ramera se sienta “sobre muchas aguas”, lo que significa “pueblos y muchedumbres y naciones y lenguas”. (Revelación 17:1, 2, 15.) Mediante una relación estrecha y afectuosa con los gobernantes políticos a través de los siglos, la religión falsa ha usado su influencia —tanto de modo franco como clandestinamente— para suprimir y explotar a la gente común.

    En el libro de Revelación se acusa a Babilonia la Grande de tremenda culpa por derramamiento de sangre: “Y vi que la mujer estaba borracha con la sangre de los santos y con la sangre de los testigos de Jesús. Sí, en ella se halló la sangre de profetas y de santos y de todos los que han sido degollados en la tierra”. (Revelación 17:6; 18:24.)

    La historia de la religión falsa es una historia de odio y derramamiento de sangre, y el cristianismo nominal encabeza la culpa por ese derramamiento de sangre. Dos guerras mundiales estallaron en el “corazón” mismo de naciones llamadas “cristianas”. Líderes políticos “cristianos” recurrieron a las armas en 1914 y 1939, y el clero de toda nación combatiente dio su bendición. The Columbia History of the World (Historia universal Columbia) declara sobre la I Guerra Mundial: “La verdad y la vida perdieron su valor, y casi no hubo voz que protestara. Los guardianes de la palabra de Dios condujeron el coro marcial. La guerra total llegó a significar odio total”. Con fervor patriótico, los capellanes militares estimularon a los jóvenes de ambos lados a guerrear. Ese mismo libro de historia dice: “El envenenamiento sistemático de la mente humana por fervorosas expresiones de nacionalismo […] siguió obstaculizando la búsqueda de paz”.

    Por todo el mundo la religión falsa sigue engendrando odio mientras arden los conflictos entre judío y musulmán, hindú y sikh, católico y protestante, musulmán e hindú, budista e hindú. Sí, la religión falsa sigue contribuyendo a la matanza “de todos los que han sido degollados en la tierra”. (Revelación 18:24.)

    De lo solapado a lo público. Esa es la tendencia actual de la homosexualidad. Libros, obras teatrales, películas, programas de televisión e informes noticieros la presentan por lo general como otro estilo de vida aceptable. Pero ¿cuán aceptable es realmente? ¿Qué implica? ¿Es de veras una vida feliz? Y los que se oponen a ella, ¿son personas de miras estrechas? ¿Y Dios? ¿La aprueba él? ¿Qué dice al respecto su Palabra, la Biblia? Estas son preguntas importantes en vista de toda la propaganda que existe para que se acepte.

    En la prensa de los Estados Unidos se publican comentarios sobre libros y obras teatrales que hacen resaltar la vida homosexual. Un libro sobre monjas lesbianas ha alcanzado una distribución de cientos de miles de ejemplares y ha sido objeto de análisis en un programa popular de televisión. La junta de educación de la ciudad de Nueva York da su apoyo a una escuela secundaria para homosexuales. La congregación de la Iglesia Riverside (entidad no sectaria de 3.000 miembros) de Manhattan, en la ciudad de Nueva York, votó “a favor de la declaración de una norma que acepta las relaciones homosexuales como parte del concepto de la vida familiar cristiana”.

    “Gran Bretaña tuvo su primera Olimpiada de Homosexuales”, informó el periódico Daily Mail, de Londres. Un documental británico “indica que Jesús tal vez haya sido homosexual”. En Toronto, Canadá, “2.000 personas desfilan por el centro de la ciudad para dar comienzo a un festival de homosexuales”, en el cual también se “incluyó un acto religioso de carácter ecuménico”. Desfiles de homosexuales, iglesias de homosexuales, librerías para homosexuales, bares para homosexuales, casas de baños para homosexuales, activistas políticos homosexuales con su declaración de derechos para los homosexuales y, ahora, para cerrar con broche de oro, ¡una nación homosexual! Y así de continuo ese mundo homosexual se va proliferando en la sociedad.

    Los que se oponen a ella son quienes reciben la reprensión. Y entiéndase como “oponerse” el no dar por bueno desde el punto de vista de Dios, no de persecución implacable o quemar en la hoguera. En Nueva York se nombró juez del tribunal penal a un homosexual declarado. En la toma de posesión, él “se elogió a sí mismo por tener el ‘valor’ de ser lo que es”, y después de “besar a su amante masculino recibió una ovación de los presentes”. Algunas personas se quejaron, pero el periódico de mayor circulación de la ciudad, el Daily News, comentó en un editorial que quienquiera que se haya opuesto al nombramiento de este juez homosexual “es un fanático”.

    Dos emisoras, WNBC y WABC, de la cadena nacional de televisión presentaron en sus noticiarios nocturnos un reportaje especial sobre la homosexualidad para, según indicó un reportero, seguir en la corriente de la tendencia homosexual. La serie de la emisora WNBC, que tuvo por título “Si su hijo es homosexual”, estuvo dirigida particularmente a la reacción de los padres respecto a sus hijos homosexuales. En dicho programa de televisión algunos siquiatras indicaron que la orientación sexual de tales niños era natural y estaba muy arraigada en ellos y que los padres no deberían intentar cambiarla. Uno de ellos dijo: ‘Es mejor que su hijo sea feliz y homosexual que infeliz y heterosexual’.

    En su número de marzo de 1985, la revista Seventeen recomendó que si a uno le perturba que alguien sea homosexual, quizás necesite consultar un “centro de servicios de la comunidad para homosexuales”. El artículo concluyó con las palabras del “reverendo” Robert H. Iles: “El que usted se enamore de un hombre o de una mujer no es, en resumidas cuentas, tan importante como el hecho de que usted tenga la capacidad de amar”. Él equiparó el amor con las relaciones sexuales y dijo: Haga el amor, ya sea como homosexual o heterosexual.

    Un maestro británico lamentó que las escuelas “han preparado todos los programas de educación sexual para los heterosexuales […] y que ninguna siquiera haya hecho un programa para alumnos homosexuales”. También se quejó de que “la mayoría de las bibliotecas escolares solo tienen novelas de romance […] con protagonistas heterosexuales, a pesar del creciente número de novelas de homosexuales”. Señaló con precisión la causa del prejuicio contra los homosexuales: “La idea de que la heterosexualidad es superior […] es precisamente la actitud que yace en la raíz del prejuicio”.

    Pero ¿No es superior (en el plano netamente biológico, no de humanismo) la heterosexualidad? ¿No es patente esto debido al diseño y las funciones naturales de los órganos del cuerpo? ¿No es obvio que las relaciones sexuales entre hombre y mujer es lo normal, y que las de un hombre con otro hombre es obviamente lo pervertido? El “amor” homosexual incluye prácticas como las que el apóstol Pablo debió haber tenido presente cuando habló de cosas que ‘ni siquiera se deberían mencionar entre ustedes’ ‘porque hasta contarlas era vergonzoso’. (Efesios 5:3, 12.) Sin embargo, a veces Pablo vio necesario hacer alusión a esas prácticas deshonrosas, como lo hizo en Romanos 1:24-27 (Que las citaste no sé con qué finalidad). En la actualidad es necesario hacer lo mismo. Con gran ímpetu, la homosexualidad ha salido de su escondite. En son de desafío muchos la recomiendan como una vida aceptable. Pero ¿lo es? ¿Qué implica realmente este estilo de vida?

    La homosexualidad no es otro estilo de vida que Jehová Dios apruebe. Frecuentemente, tanto homosexuales como predicadores liberales tergiversan las Escrituras en un esfuerzo inútil por hacer parecer que Dios sí considera aceptable tal proceder. (2 Pedro 3:16.) Hace miles de años Jehová destruyó a Sodoma porque la mayoría de los varones de esa ciudad eran homosexuales. (Génesis 19:4-25.) Siglos más tarde el apóstol Pedro asemejó a los hombres que imitaban a aquellos sodomitas a “animales irracionales nacidos naturalmente para ser atrapados y destruidos”. (2 Pedro 2:6-13.) Sobre el argumento principal de la Biblia posteado por Josué, no te refieres en lo absoluto, sobre qué piensas sobre lo acontecido en Sodoma y Gomorra. Evitas referirte al tema y, en su lugar, descargas toda una retahíla de textos bíblicos que más bien contradicen tu postura y todavía no entiendo por qué “carajos” los citaste si más bien están en contra de lo que pretendes defender. Aquí es donde yo llamo que el ser humano es un “encanto”… cuando algo no está de acuerdo con nuestros gustos o afinidades, pues… hacemos nuestro mejor empeño y le tratamos de sacar el “caldo” como cuando retorcemos un riel de ferrocarril con el mismo propósito. ¡Es increíble!

    Con lenguaje inconfundible, el inspirado apóstol Pablo condena tanto la homosexualidad como el lesbianismo: “Dios los entregó a apetitos sexuales vergonzosos, porque sus féminas cambiaron el uso natural de sí mismas a uno que es contrario a la naturaleza; y así mismo hasta los varones dejaron el uso natural de la fémina y se encendieron violentamente en su lascivia unos para con otros, varones con varones, obrando lo que es obsceno y recibiendo en sí mismos la recompensa completa, que se les debía por su error”. (Romanos 1:26, 27.)

    “No se extravíen —también escribió Pablo—. Ni fornicadores, ni idólatras, ni adúlteros, ni hombres que se tienen para propósitos contranaturales, ni hombres que se acuestan con hombres, ni ladrones, ni personas dominadas por la avidez, ni borrachos, ni injuriadores, ni los que practican extorsión heredarán el reino de Dios.” (1 Corintios 6:9, 10.) ¿Es que no comprendes lo que lees Maru? ¿Necesitas otra explicación más filosófica para que cuadre con tus apreciaciones personales? Otras traducciones de la Biblia vierten la expresión “hombres que se acuestan con hombres” de varias maneras, como por ejemplo: sodomitas, pervertidos, hombres que tienen trato sexual con otros hombres, varones que se echan con varones, varones que cohabitan con varones y, sencillamente, homosexuales.

    Los homosexuales no están cosechando nada bueno. Esa mala cosecha se puede evitar por medio de escuchar a Jehová: “Yo, Jehová, soy tu Dios, Aquel que te enseña para que te beneficies a ti mismo, Aquel que te hace pisar en el camino en que debes andar. ¡Oh, si realmente prestaras atención a mis mandamientos! Entonces tu paz llegaría a ser justamente como un río, y tu justicia como las olas del mar”. (Isaías 48:17, 18.)

    Además de otras personas, algunos siquiatras dicen que la homosexualidad no se puede “curar” ni siquiera mediante conversión religiosa. Puede que sea muy difícil, pero no es imposible. El apóstol Pablo mostró esto cuando dijo: “Y, sin embargo, eso era lo que algunos de ustedes eran. Pero ustedes han sido lavados”. (1 Corintios 6:11.) De modo que aquellos cristianos primitivos pudieron cambiar. Y en la actualidad hay personas que han cambiado. Y les será posible a otras que se dirijan a Jehová por ayuda: “Para todas las cosas tengo la fuerza en virtud de aquel que me imparte poder”. (Filipenses 4:13.) Por consiguiente, “desnúdense de la vieja personalidad con sus prácticas, y vístanse de la nueva personalidad, que mediante conocimiento exacto va haciéndose nueva según la imagen de Aquel que la ha creado”. (Colosenses 3:9, 10.)

    Jehová odia lo que es malo, pero está dispuesto a mostrar misericordia a las personas que se arrepienten de su mal proceder. Odiar el pecado, pero no al pecador, es el precepto de DIOS y también de sus adoradores. El escritor bíblico Judas dice: “Continúen mostrando misericordia a otros, haciéndolo con temor, mientras odian hasta la prenda de vestir interior que ha sido manchada por la carne”. (Judas 23).

    Hoy en día también está de moda la creencia de que la homosexualidad es una característica innata y que la orientación sexual del individuo es inmutable. Por ejemplo, la revista Time realizó este espectacular anuncio: “Un nuevo estudio revela diferencias estructurales entre el cerebro del homosexual masculino y el del heterosexual”. Sin embargo, en este estudio se analizaron los cerebros de homosexuales que habían fallecido a consecuencia del sida, por lo que es obvio que no corroboran tal hipótesis.

    Otra teoría aduce causas hormonales. Algunos científicos observaron que las ratas de laboratorio privadas de hormonas masculinas manifestaban una conducta de apareamiento “femenina”, y llegaron a la conclusión de que los homosexuales podrían igualmente ser víctimas de un accidente biológico, bien por exceso o bien por defecto de hormonas masculinas antes del nacimiento. Sin embargo, muchos científicos creen que el extraño comportamiento de los roedores es poco más que un reflejo, no una verdadera forma de “homosexualidad”. Además, el ser humano no tiene nada de rata. The Harvard Medical School Mental Health Letter sostiene: “Es sumamente improbable que las hormonas durante el período prenatal […] influyan en la sexualidad humana de la misma manera directa como gobiernan los reflejos que intervienen en el comportamiento sexual de las ratas”.

    También se ha prestado mucha atención a los estudios genéticos. Los resultados de una investigación revelaron que aproximadamente la mitad de los gemelos idénticos de hombres y mujeres homosexuales tendían asimismo a la homosexualidad. Puesto que los gemelos idénticos o monocigóticos comparten la misma dotación genética, parecía lógico concluir que un gen misterioso era el causante de la desviación. No obstante, observe que la otra mitad de los gemelos idénticos no eran homosexuales. Si tal inclinación en realidad estuviera programada genéticamente, ¿no la poseerían todos los gemelos? Es cierto que los genes y las hormonas pueden influir hasta cierto grado; sin embargo, la revista Investigación y Ciencia informó sobre los hallazgos de algunos investigadores que prestan “un sólido respaldo a la hipótesis que atribuye al entorno un peso significativo en la inclinación sexual de los individuos”.

    Examina el ambiente que prevalecía en el mundo griego, donde la homosexualidad hizo furor entre su élite, alentada por los relatos eróticos de sus deidades mitológicas, las obras de algunos filósofos, como Platón, y la cultura del gimnasio, donde los jóvenes hacían ejercicio completamente desnudos. Según el libro Love in Ancient Greece (El amor en la antigua Grecia), “en Creta era una vergüenza que el joven de alta cuna no tuviera un amante”. Ningún gen ni hormona misteriosos provocaron semejante decadencia. Prosperó porque la cultura griega la permitió; es más, la fomentó. Esto ilustra bien cuánta influencia puede tener el medio.

    Es innegable que la avalancha de publicidad en favor de la homosexualidad ha contribuido en gran manera a su propagación. La televisión, el cine, la música y las revistas están repletos de alusiones a ella. La televisión por cable ha dado a algunos jóvenes fácil acceso a la pornografía dura. Los estilos de ropa y arreglo personal andróginos, o unisex, se han puesto de moda. Hay expertos que creen que la propaganda de algunas feministas en contra de los hombres ha coadyuvado al aumento del lesbianismo. Los jóvenes también pueden estar expuestos a la mala influencia de los compañeros de colegio que propugnan el modo de vida homosexual.

    Algunas veces, las deficiencias en el ámbito familiar también son de gran relevancia, sobre todo en el varón. La figura paterna incide profundamente en el desarrollo emocional del niño. (Efesios 6:4.) La influencia de las cualidades masculinas del padre puede hacer una contribución vital al desarrollo de una personalidad completa, equilibrada”. El joven también precisa del amor, el reconocimiento y la aprobación de su padre. (Compáralo con Lucas 3:22.) ¿Qué puede pasar si no se le da esta atención? Angustia emocional. Joseph Nicolosi, comentarista especializado en salud mental, sostiene que la homosexualidad masculina es “casi siempre una consecuencia de los problemas en el seno de las relaciones familiares, particularmente paterno-filiales”.

    La madre pudiera agravar la situación sin darse cuenta al tratar a su esposo con desdén o al ser demasiado posesiva con su hijo. Un estudio de jóvenes afeminados observó lo siguiente: “Algunos de los padres hubieran querido tener una niña; por eso vestían al hijo de niña o lo animaban sutilmente a hacerlo”.

    Lo antedicho no significa que la inclinación sexual distorsionada sea automáticamente culpa de los padres. A pesar de haber sido criados por madres posesivas y padres negligentes que nunca estaban en casa o que los maltrataban, muchos hombres han desarrollado un carácter varonil. Además, no todas las personas con tendencias homosexuales proceden necesariamente de familias con problemas. No obstante, parece que algunos jóvenes reciben heridas muy concretas. “Al percibir desde temprana edad el rechazo de su padre […] —afirma el Dr. Nicolosi—, el homosexual posee un sentimiento de debilidad e incompetencia en lo que atañe a los atributos asociados con la masculinidad, a saber, el poder, la seguridad en sí mismo y la fortaleza. La atracción que siente por la fortaleza masculina refleja una lucha inconsciente por reafirmar su propia masculinidad.”

    Es pertinente señalar que un considerable número de homosexuales fueron víctimas de abusos deshonestos en la niñez. Esa tragedia puede producir daño físico y emocional permanente, creando en algunos lo que una escritora denominó “identidad sexual distorsionada”. Al parecer, así ocurrió en la antigua Sodoma, donde los jóvenes manifestaban un apetito voraz de relaciones pervertidas. (Génesis 19:4, 5.) Obviamente eran el producto de la explotación por parte de los adultos.

    Tal vez los científicos no puedan determinar nunca con exactitud cuánta influencia ejercen los factores genéticos y ambientales en la atracción que algunos sienten por su mismo sexo. Pero una cosa sí está clara: todos los humanos nacen con la tendencia a sucumbir a los malos pensamientos e inclinaciones. (Romanos 3:23.)

    El joven que desee agradar a Dios debe, por lo tanto, ajustarse a las normas morales divinas y evitar el comportamiento inmoral, aunque ello resulte dolorosamente difícil. Es cierto que tal vez algunos sean propensos a la homosexualidad, tal como otros son ‘propensos a la ira’, según señala la Biblia. (Tito 1:7.) Aun así, las Escrituras condenan los arrebatos de ira injusta. (Efesios 4:31.) Del mismo modo, un cristiano no puede justificar la conducta inmoral diciendo que ‘nació así’. Los pederastas apelan a la misma excusa inconsistente al decir que la inclinación erótica que sienten por los niños es “innata”. Pero ¿puede alguien negar que su apetito sexual es pervertido? También lo es el deseo que tiene por objeto a individuos del mismo sexo.

    A los cristianos del siglo primero les supuso un reto ser virtuosos debido a que el vicio impregnaba todo aspecto de la sociedad romana. El filósofo romano Séneca dijo de sus contemporáneos: “Se rivaliza ciertamente en el descomunal combate de la iniquidad; cada día es mayor el afán de delinquir, menor la vergüenza”. Comparó la sociedad romana a “una reunión de alimañas”. No sorprende, entonces, que el entretenimiento romano ofreciera sádicos combates de gladiadores e impúdicas representaciones teatrales.

    Es posible que el apóstol Pablo tuviera presente el comportamiento degenerado de la gente del siglo primero cuando escribió: “Dios los entregó a apetitos sexuales vergonzosos, porque sus hembras cambiaron el uso natural de sí mismas a uno que es contrario a la naturaleza; y así mismo hasta los varones dejaron el uso natural de la hembra y se encendieron violentamente en su lascivia unos para con otros, varones con varones, obrando lo que es obsceno y recibiendo en sí mismos la recompensa completa, que se les debía por su error”. (Romanos 1:26, 27.) El vicio inundó a la sociedad romana, entregada como estaba a la satisfacción de los deseos carnales inmundos.

    La historia no especifica lo extendida que estaba la homosexualidad entre los romanos. Sin embargo, es muy probable que recibieran la influencia de sus predecesores griegos, entre quienes fue muy común. Era costumbre que hombres adultos corrompieran a muchachos que tomaban bajo su tutela en una relación maestro-estudiante, que a menudo conducía a los jóvenes a desviaciones sexuales. No cabe duda de que Satanás y sus demonios estaban detrás de estos vicios y maltrato de niños. (Joel 3:3; Judas 6, 7.)

    Pablo escribió bajo inspiración divina a los cristianos de Corinto: “¡Qué! ¿No saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se extravíen. Ni fornicadores, ni idólatras, ni adúlteros, ni hombres que se tienen para propósitos contranaturales, ni hombres que se acuestan con hombres, ni ladrones, ni personas dominadas por la avidez, ni borrachos, ni injuriadores, ni los que practican extorsión heredarán el reino de Dios.” (¡Ah!, esto es otra cosa Maru, el Señor como dices nos ama y por dicha causa murió por toda la humanidad, pero ¿Cómo interpretó el apóstol la Ley de Dios sobre el particular? Concluye: “Y, sin embargo, eso era lo que algunos de ustedes eran. Pero ustedes han sido lavados, pero ustedes han sido santificados, pero ustedes han sido declarados justos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo y con el espíritu de nuestro Dios”. (1 Corintios 6:9-11.)

    ¡Y por supuesto que Pablo no se limitó única y exclusivamente a las prácticas homosexuales! ¡Qué va! Se refirió a todas las otras prácticas también de heterosexuales que deshonran a Dios y su Palabra! ¡Por supuesto que sí! De modo que la carta inspirada de Pablo condenó la inmoralidad sexual –en todos sus niveles– diciendo también que los ‘fornicadores no heredarían el reino de Dios’.

    En efecto, la virtud cristiana prosperó incluso en el mundo vicioso del siglo primero. Los creyentes ‘se transformaron rehaciendo su mente’. (Romanos 12:2.) Abandonaron “su manera de proceder anterior” y ‘fueron hechos nuevos en la fuerza que impulsaba su mente’. De este modo, huyeron de los vicios del mundo y se vistieron de la “nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad”. (Efesios 4:22-24.)

    ¿Qué se puede decir de nuestros días? El mundo en el que vivimos está más dominado por el vicio que nunca. Se ha producido un derrumbe moral a nivel mundial. Muchas personas han rechazado las ideas tradicionales sobre la virtud, la moralidad, el honor y la ética, se han hecho egocéntricas en su modo de pensar y han llegado a estar “más allá de todo sentido moral”. (Efesios 4:19.) La revista Newsweek dijo: “Vivimos en una época de relativismo moral”, y añadió que el clima moral existente “ha reducido todas las ideas sobre el bien y el mal a cuestiones de gusto personal, preferencia emocional o elección cultural”.

    Al igual que en el siglo primero, hoy es común el entretenimiento degenerado. La televisión, la radio, el cine y los vídeos originan una corriente continua de temas de naturaleza sexual. El vicio se ha infiltrado incluso en las redes informáticas. Cada vez hay más pornografía en las redes informáticas modernas, y están accediendo a ella personas de todas las edades. ¿Con qué efecto? El columnista de un periódico dice: “Cuando la sangre, la violencia y el sexo descarado empapan nuestra cultura popular, nos acostumbramos a la sangre, a la violencia y al sexo descarado. Nos hastiamos. La depravación se hace cada vez más tolerable porque cada vez nos escandaliza menos”. (Por favor lee 1 Timoteo 4:1, 2.)

    Considera este informe del periódico The New York Times: “Lo que se habría tenido por escandaloso veinticinco años atrás, se ha convertido ahora en un modo de vivir aceptable. El número de parejas que optaron por vivir juntas en vez de casarse aumentó en un 80% tan solo en Estados Unidos entre 1980 y 1991”. Ese no es únicamente un fenómeno norteamericano. La revista Asiaweek informa: “En todos los países [asiáticos] está rabiando un debate cultural. El tema es la libertad sexual frente a los valores tradicionales, y las presiones en favor del cambio aumentan sin cesar”. Las estadísticas muestran que en muchos países hay una aceptación cada vez mayor del adulterio y las relaciones sexuales premaritales.

    La Biblia predijo que Satanás estaría muy activo en nuestros días. No debería sorprendernos, por tanto, que el vicio se haya extendido de manera tan alarmante. Por ejemplo, la explotación sexual de niños ha alcanzado proporciones epidémicas. Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, “la explotación comercial está perjudicando a los niños en casi todos los países del mundo”. Todos los años, “según informes, se fuerza a la prostitución a más de un millón de niños por todo el mundo, se trafica con ellos, se les vende para propósitos sexuales, y se les utiliza para la producción de pornografía infantil”. También es común la homosexualidad, y algunos líderes políticos y religiosos la promueven como un “estilo de vida alternativo”.

    Después que el gran Diluvio limpió la Tierra de toda suciedad demoníaca y humana, Jehová les reiteró a Noé y sus hijos el mandato que originalmente había dado a Adán, diciendo: “Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra”. (Génesis 9:1.) Ellos cumplieron este mandato de manera simbólica, al producir las setenta “familias” —un número perfecto en sentido figurado— cuya lista figura en el capítulo 10 de Génesis. Pero la humanidad continuaba padeciendo las consecuencias del pecado heredado de Adán. Y, según la evidencia, la influencia demoníaca condujo de nuevo a los humanos a caer en la depravación sexual.

    Con el transcurso del tiempo, Abrahán, el “amigo” de Jehová, y su sobrino Lot se mudaron a la localidad de Canaán. Lot escogió establecerse en el distrito del Jordán, del cual se dice que era “como el jardín de Jehová”. Pero ¿era un jardín en sentido moral? ¡Muy al contrario! La ciudad de Sodoma, donde Lot se estableció, y la cercana Gomorra estaban saturadas de homosexualidad. No se podía hallar en ellas ni siquiera diez hombres justos. Por esa razón, Jehová trajo sobre aquellas ciudades “el castigo judicial de fuego eterno”. ¡Nunca más se reconstruirían aquellas ciudades depravadas! ¡Jesús se remitió tanto al juicio divino contra Sodoma como a lo que ocurrió “en los días de Noé” al subrayar la importancia de que nos mantengamos en guardia!

    ¡No te equivoques! ¡Satanás y sus demonios aún andan furiosos tratando de arrasarlo todo! Aunque, en sentido figurado, fueron arrojados a “hoyos de densa oscuridad”, esos espíritus depravados están resueltos a corromper al hombre, y, en particular, a los siervos de Dios. Repasa 2 Pedro 2:4-6. Sin duda bajo la influencia de los demonios Canaán incurrió en un acto inmoral contra su abuelo Noé. (Génesis 9:22-25.) De seguro fueron ellos los que generaron el tipo de perversiones que llegó a conocerse como ‘la manera de obrar de la tierra de Canaán’, a tal grado que, finalmente, esta tierra ‘vomitó’ a sus habitantes. (Levítico 18:3-25.) Del mismo modo, los demonios fomentan hoy las prácticas sexuales contranaturales que afligen a tantas personas. Al luchar tenazmente por la fe, debemos resistir los ataques de esos ángeles caídos que inducen a la humanidad a ‘cometer fornicación en exceso, e ir en pos de la carne para uso contranatural’. (Judas 3, 6, 7.)

    ¿En qué quedamos entonces Maru? Al menos analiza lo anteriormente dicho y dime, por favor ¿En qué está equivocado mi planteamiento basado en la Biblia con respecto a la condena de las prácticas homosexuales? Si el siervo de Dios se está esforzando por aprender el verdadero conocimiento que lo conducirá a “fuentes de agua de vida ¿Por qué deberíamos censurar al que denuncia las prácticas que deshonran a Dios? Y dime, por favor, ¿dónde dice la Biblia que, al denunciar las prácticas que deterioran nuestra relación con nuestro Creador, nos estamos convirtiendo en personas que “juzgamos” a nuestro prójimo? El “juzgar” al que hizo alusión Jesucristo, nada tiene que ver con el “denunciar” las prácticas, por medio de las cuales “la ira de Dios viene sobre la humanidad”. Eso ha sido siempre la obligación moral que han tenido todos los siervos de Dios a través de la historia y Jesús no fue la excepción. El fue todo amor y lo demostró hasta con su ignominiosa muerte a favor de TODA LA HUMANIDAD (aunque algunos grupos evangélicos no están de acuerdo con esto). Pero El también, como Maestro y Señor no fue condescendiente con cuanta bajeza moral se topaba en su camino. Cuando fue necesario, El mismo denunció y fue enérgico y protegió, hasta con su vida, los intereses de su Padre Celestial. En otras palabras, “no se anduvo por las ramas”, como quien dice y nos dejó su legado para que todos sigamos “sus pasos con sumo cuidado y atención”.

    Ahora resulta que para estar “a la moda”, ser “maduro” y demostrar que somos ciudadanos “comprensivos” de los derechos humanos, se manda “al carajo” los sanos principios morales que por siglos han permanecido inmutables, que prevalecieron como la norma de conducta por excelencia que acuñaba y daba sentido a nuestra conciencia como seres morales, todo por darle paso a las nuevas corrientes torcidas de una sociedad en franca decadencia y al borde del colapso en todos los sentidos, y en donde cada uno opina según se le venga en gana, amparados en una concepción estrecha y mal interpretada, de esos irresponsables conceptos que dieron vida a los nuevos y mal cacareados “derechos humanos” que se pretende defender. ¡Y digo lo anterior por cuanto a los que tenemos la franqueza de llamar a las cosas por su nombre, se nos critica y se nos insta a ponernos el “bozal” de la hipocresía, so pretexto de no caer en juicio adverso contra nuestro prójimo, llamando a lo “malo” bueno y a lo “bueno” malo. ¡Por Dios!

    Simultáneamente, los sectores de poder que se benefician con la subversión de los valores, invierten dinero, tiempo y esfuerzo, para convertir en creíbles los conceptos erróneos. Lo hacen financiando investigaciones pseudo-científicas, con la finalidad de poder argüir “rigor científico” a las afirmaciones “contra-natura”. Otros charlatanes a sueldo repiten, difunden y publicitan estas pseudo-verdades (ahora avaladas por investigaciones científicas falaces, que al no respetar la metodología investigativa, carecen de valor, pero que resultan efectivas para los fines perseguidos). De esta forma, se pone en marcha toda una maquinaria infernal que con el paso del tiempo, y la tenacidad de los “comunicadores sociales”, logra que la falacia se transforme mágicamente en una “afirmación aceptada” y respetada por todos, lo cual no significa que sea verdad.

    Ahora bien, el que yo sea un hipócrita de pacotilla y me la pase criticando al prójimo acerca de las prácticas depravadas en las que se ocupa y yo mismo ando haciendo de las mías pero en otro sentido, totalmente contrario, no significa que lo que anda haciendo el “compa” esté correcto, como tampoco indica que lo que yo ando haciendo como “heterosexual” también sea correcto. Y aquí sí aplican las palabras de Romanos 2:1-3 “Por lo tanto eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas, si juzgas; porque en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo, puesto que tú que juzgas practicas las mismas cosas. 2 Ahora bien, sabemos que el juicio de Dios es, de acuerdo con la verdad, contra los que practican tales cosas.
    3 Pero ¿tienes tú esta idea, oh hombre, mientras juzgas a los que practican tales cosas y, no obstante, las haces, que tú escaparás del juicio de Dios? Ahora, cabe la pregunta: Si no hay que censurar a nadie ni señalar nada a nadie ¿Para qué entonces predicamos? ¿Cuándo se aplican las palabras de Pablo cuando expresó: “Remuevan al hombre inicuo de entre ustedes mismos”. Ahora bien, para remover o quitar a alguien que anda “desordenadamente” y apartado de las normas Divinas hay que señalarle con pruebas, que está precisamente haciendo las cosas que detesta Dios que lo descalifican para estar dentro del rebaño. ¿Cómo descubrió Pablo, entonces, lo que él mismo manifestó en el capítulo 1 de Romanos, versos 28 al 32 inclusive: Te lo cito: “Y así como no aprobaron el tener a Dios en conocimiento exacto, Dios los entregó a un estado mental desaprobado, para que hicieran las cosas que no son apropiadas, 29 llenos como estaban de toda injusticia, iniquidad, codicia, maldad, estando llenos de envidia, asesinato, contienda, engaño, genio malicioso, siendo susurradores, 30 difamadores solapados, odiadores de Dios, insolentes, altivos, presumidos, inventores de cosas perjudiciales, desobedientes a los padres, 31 sin entendimiento, falsos en los acuerdos, sin tener cariño natural, despiadados. 32 Aunque estos conocen muy bien el justo decreto de Dios, que los que practican tales cosas son merecedores de muerte, NO SOLO SIGUEN HACIÉNDOLAS, SINO QUE CONSIENTEN A LOS QUE LAS PRACTICAN”. ¡Tenemos que tener mucho cuidado con andar consintiendo la conducta inmoral en otros so pretexto de no caer en el “pecado de juzgar” las cosas que, desde el punto de vista de Dios, “son merecedoras de muerte”!
    Entonces ¿Entendió Pablo al revés lo que su Maestro Jesucristo sentenció cuando dijo que “dejen de juzgar para que no sean juzgados”? ¿A quién le creemos, a Pablo o a Jesús? ¡Vaya maraña por resolver! Porque, a todas luces, Pablo estaba aquí señalando muchísimas más prácticas abominables que Dios no tolera y, desde tu punto de vista de que no hay que “juzgar” para que no seamos juzgados, creo que a Pablo le valió “un carajo” y se dio cuatro gustos “juzgando” y señalando las faltas de los practicantes del pecado. Y se complica aún más la vaina, pero desde tu punto de vista, claro está, si analizamos las palabras del mismo Apóstol de nuevo cuando exhortó: ¿O no saben ustedes que los santos juzgarán al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por ustedes, ¿Son ustedes incapaces de juzgar asuntos de ínfima importancia? ¿No saben ustedes que juzgaremos a ángeles? Entonces, ¿por qué no los asuntos de esta vida?”—1 Cor. 6:2, 3. Y para remachar con “broche de oro”, analicemos este otro texto: “Hijo del hombre, atalaya es lo que te he hecho a la casa de Israel, y tienes que oír habla de mi boca y tienes que advertirles de mi parte. Cuando yo diga a alguien inicuo: ‘Positivamente morirás’, y tú realmente no le adviertas y hables para advertir al inicuo de su camino inicuo para conservarlo vivo, él, por su iniquidad morirá, pero su sangre la reclamaré de tu propia mano”. ¿Comprendes nuestra responsabilidad en advertir las prácticas que deshonran la Ley de Dios en todos sus extremos Maru? ¡Espero que te haya quedado claro! ¡En esto estoy totalmente de acuerdo con lo expuesto por Jane Eyre.

    Debo aclarar que tengo amigos homosexuales y hasta he recibido ayuda de una lesbiana en algunas ocasiones y les reconozco el valor que tienen como seres humanos. Cuando veo a uno de ellos, veo al ser humano tal cual es, no lo miro con asco o con rencor. Nada de eso. Hasta una vez fui estafado por dos “pécoras” lesbianas, precisamente por mantener una buena relación de negocios con ellas “hasta que”. Pero lo “cortés” no quita lo “valiente” para hablarles las cosas que Dios nos ha mandado a decir a las personas. Eso no me convierte en un “verdugo” que juega a ser juez.

    El asunto es muy fácil, si un ciego critica a otro ciego de lo “ciego” que está, ambos caerán en el mismo hoyo si no recuperan la “vista” antes de que sea tarde. ¡Simple sentido común!

    Un saludo cordial a todos!!

    Responder

  13. Melviton
    Ago 12, 2011 @ 01:23:55

    ACLARO:

    Lo expuesto anteriormente no significa que tenemos que ir con aires de grandeza, como si fuéramos “sepulcros blanqueados” y “jugando de buenazos”, señalando con el dedo a cuanto homosexual se ponga en nuestro camino. Como lo expresó muy bien la forista Jane, les hablamos la Palabra de Dios y le indicamos qué es lo que a El le agrada y qué no. Cada persona tomará su propia decisión personal de a quién quieren servir. ¡Eso lo tenemos bien claro! Pero al advertirles del peligro “evidente” en que se encuentran, no por ello los estamos juzgando, porque, si callamos y no le indicamos el camino correcto, su sangre nos la cobrarán a nosotros y eso, ¡Está muy claro en la Biblia!

    Si somos hipócritas o no, si estamos engañando a Dios o no, si estamos practicando lo que hipócritamente estamos señalando en otros, ¡Eso es otra cosa! ¡Nosotros mismos recibiremos nuestro juicio a su debido tiempo porque de Dios nadie se puede mofar.

    Disculpen lo extenso de mi aporte.

    Saludos!!!!

    Responder

  14. Marugomita
    Ago 12, 2011 @ 01:58:29

    Disculpa Melvintón, no pude llegar ni a la mitad, usted seguirá insistiendo y creo que no termina de entender que “advirtiendo” no logra nada.. cuide su boca (o sus dedos)

    Responder

  15. Marugomita
    Ago 12, 2011 @ 02:26:31

    “¿Es que no comprendes lo que lees Maru? ¿Necesitas otra explicación más filosófica para que cuadre con tus apreciaciones personales?”

    Ahora según tu, yo soy una especie de analfabeta? Y cuales según tu son mis apreciaciones personales?. Yo creo que te molesta simplemente que te recuerden que tu único deber es amar a tu prójimo y a Dios, y declarar a Jesús.. eres homofóbico, es decir eres fóbico al ser humano homosexual, no a su pecado – que en realidad es la fobia de Dios, el pecado, no el pecador-. Tu único deber es ADVERTIR del pecado, pero tu ahora no solo no adviertes, sino que condenas, y encima me llamas bruta..

    Yo no he dicho que el homosexual no pueda cambiar, esa es TU PERCEPCIÓN SESGADA de mi, simplemente porque te invito a trabajar por el reino en vez de andar molestando a la gente, de hecho te dije CLARAMENTE (Es que no comprendes lo que lees Melvinton?)

    “¿Acaso tú has puesto tu rodilla en el piso por esa gente?? ¿Dónde está tu compasión por las almas? Y quiero que cuando entiendas la compasión por las almas, no es que yo te esté diciendo que está bien y hay que compadecerlos, y dejarlos así, ¿pero es que acaso no te das cuenta que esta gente está siendo arrastrada de manera estúpida, a una vida quizás tormentosa, y su alma será llevada aun a mas tormento? y tu en vez de ir a buscar a un gay y decirle “Hey, Cristo te ama, y solo necesitas refugiarte en él, y todas estas cosas que has tenido que vivir, pasarán, todo lo puedes en Cristo que te fortalece, solo debes arrepentirte y luchar” tu vas a ir a decirle “Hey, Dios, te Odia y te repudia y vas a ir al infierno!!!”

    Necesitas que te traduzca esto?

    Hablas el idioma del odio, ese no es el idioma de Dios.. tu simplemente eres un homofóbico. Y no terminas de comprender que no me contradigo con las citas que escribo, y que entiendo perfectamente lo que dicen, porque NO TERMINAS DE ENTENDER que yo no estoy diciendo que ser homosexual está bien, no tengo un liberalismo, y no uso la religión de mentirillas (Ya llevas tres acusaciones sobre mi, y me has juzgado sin conocerme), pero te molesta que te digan que eres un hater y una persona que juzga..y lo único que hice fue hacerte ver que el resto de las cosas que se mencionan no son “pecadillos” sino QUE TODAS son pasiones vergonzosas, conjuntamente con la homosexualidad, y antes de estar molestando a la gente, tienes que enderezarte tu mismo..

    Por que nadie habla de las comunidades plagadas de asesinatos? violaciones?mentiras, infidelidades? tu crees que el chisme no mata? es menos malo hablar mal de los otros que ser homosexual? -AHH SI ESO ES HUMANISMO!!, porque Pablo no lo mencionó todo en el mismo capitulo cierto? el hizo una separación de lo vergonzoso, como lo hizo primero el resto no lo entiende Melvinton el homofobico

    Homofóbico: Quizás tu mismo seas un homosexual reprimido.. no te culpo eso pasa, la raza humana ha sido entregada a pasiones vergonzosas, no está bien que lo seas, pero Dios te ama, y en él puedes vencer tu situación.

    Responder

  16. Melviton
    Ago 12, 2011 @ 23:48:13

    Maru-Gomita:

    Tremendo tu juicio…tremendo tu comentario.

    ¿Cómo pretendes juzgarme como lo haces si aceptas que leíste hasta la mitad de mi larguíiiiisimo aporte.

    TE CITO LO ULTIMO QUE ESCRIBI:

    “Debo aclarar que tengo amigos homosexuales y hasta he recibido ayuda de una lesbiana en no pocas ocasiones y les reconozco el valor que tienen como seres humanos. Cuando veo a uno de ellos, veo al ser humano tal cual es, no lo miro con asco o con rencor. Nada de eso. Una vez fui estafado por dos “pécoras” lesbianas, precisamente por mantener una buena relación de negocios con ellas “hasta que”. Pero lo “cortés” no quita lo “valiente” para hablarles las cosas que Dios nos ha mandado a decir a las personas. Eso no me convierte en un “verdugo” que juega a ser juez.

    “El asunto es muy fácil, si un ciego critica a otro ciego de lo “ciego” que está, ambos caerán en el mismo hoyo si no recuperan la “vista” antes de que sea tarde. ¡Simple sentido común!

    “Lo expuesto anteriormente no significa que tenemos que ir con aires de grandeza, como si fuéramos “sepulcros blanqueados” y “jugando de buenazos”, señalando con el dedo a cuanto homosexual se ponga en nuestro camino. Como lo expresó muy bien la forista Jane, les hablamos la Palabra de Dios y le indicamos qué es lo que a El le agrada y qué no. Cada persona tomará su propia decisión personal de a quién quieren servir. ¡Eso lo tenemos bien claro! Pero al advertirles del peligro “evidente” en que se encuentran, no por ello los estamos juzgando, porque, si callamos y no le indicamos el camino correcto, su sangre nos la cobrarán a nosotros y eso, ¡Está muy claro en la Biblia!

    “Si somos hipócritas o no, si estamos engañando a Dios o no, si estamos practicando lo que hipócritamente estamos señalando en otros, ¡Eso es otra cosa! ¡Nosotros mismos recibiremos nuestro juicio a su debido tiempo porque de Dios nadie se puede mofar.

    Disculpen lo extenso de mi aporte.

    Saludos!!!!”

    No obstante dices:

    “…eres homofóbico, es decir eres fóbico al ser humano homosexual, no a su pecado – que en realidad es la fobia de Dios, el pecado, no el pecador-.”

    “-AHH SI ESO ES HUMANISMO!!, porque Pablo no lo mencionó todo en el mismo capitulo cierto? el hizo una separación de lo vergonzoso, como lo hizo primero el resto no lo entiende Melvinton el homofóbico”.

    “Homofóbico: Quizás tu mismo seas un homosexual reprimido… no te culpo eso pasa, la raza humana ha sido entregada a pasiones vergonzosas, no está bien que lo seas, pero Dios te ama, y en él puedes vencer tu situación.”

    Recibo con gracia y comprensión todos tus fuertes adjetivos negativos acerca de mi persona. ¡Y todos esos insultos directos de parte de una defensora de los derechos humanos que precisamente DICE no tener por costumbre juzgar a nadie y todo porque se sintió ofendida, hasta la médula, cuando le expresé que debería comprender mejor lo que leía! ¡Vaya insulto te propiné!

    Observo que eres una persona propensa a la ira y lo demuestras sin tapujos y ¡Claro que juzgas a tu prójimo! ¡Ya me juzgaste a mí de lo que yo soy! Yo por mi parte te diré que soy un hombre, muy hombre, muy definido en mi siquis, con un matrimonio de más de 30 años, tengo dos hijas maravillosas y un nieto del que estoy también muy orgulloso y déjame decirte que no soy nada de eso de lo que pretendes juzgarme, según esa pobre, vergonzosa y vulgar forma de defenderte cuando te contradicen ideológicamente.

    Y lo de “homosexual reprimido” ¿No será más bien a la inversa? Porque saliste como “toro al redondel” o como “vampiro en reunión cuando reparten ajos” ¡Despavorida! Cuando, según tú, yo estaba “molestando”, “criticando”, “juzgando” a la persona homosexual.

    ¡Claro, ya me confirmaste, definitivamente, que entendiste al revés lo que expuse. Porque estoy seguro que cualquier persona del foro, (COMO LA FORISTA JANE QUE SI ENTENDIO EL COMENTARIO) que se precie de tener una comprensión de lectura razonable, entendió muy bien mi exposición. Si por decir la verdad que tanto te molestó soy un… ¿Cómo me dijiste? ¡Ah, sí “homosexual reprimido” pues, ¡Qué le vamos a hacer! Es tu juicio, es tu problema, no el mío.

    Si no comprendiste para nada mi “larguísimo libelo” y ni siquiera lo terminaste de leer, confirmas lo que en realidad eres: una persona intolerante, cuyo propósito de participación es simplemente contradecir, a ultranza y con ira, no con argumentos respetuosos y demostrativos, lo que el oponente de turno está tratando de decir con propiedad y buen juicio.

    La próxima vez, refuta los argumentos, no arremetas contra la persona, porque ese proceder nublará tu juicio.

    Pídele perdón a tu Dios por ese descontrolada e irrespetuosa forma de defenderte.

    Saludos.

    Responder

  17. Marugomita
    Ago 13, 2011 @ 12:50:41

    “Pídele perdón a tu Dios por ese descontrolada e irrespetuosa forma de defenderte”.
    Ahh pero es que uno debe defenderse de ti?.. Es decir, tu atacas, y lo sabes?. Yo pediré mi perdón.. pide tu el tuyo.. (Una vez mas, no leí sino el primer párrafo y la última linea, bien te pudo haber estafado cualquiera, no por ser homosexual exactamente) take care.

    Responder

  18. J.Ferrer
    Ago 13, 2011 @ 16:45:46

    Damas y caballeros, ¡haya paz!

    No hay por qué enojarse. Si leéis bien vuestros mensajes veréis que lejos de ser contradictorios, son complementarios. Todos tenéis parte de razón.

    Amar al pecador no es incompatible con odiar el pecado. Amar al homosexual no es incompatible con odiar la homosexualidad.

    Responder

  19. MaruGomita
    Ago 15, 2011 @ 13:02:36

    Cuidado, melvinton podría atacarte.. (y llamarte gay de retruque =D)

    Responder

  20. Melviton
    Ago 17, 2011 @ 22:00:48

    Mira Josué ¡Un consejo práctico!

    Si sigues colgando temas que para algunos es “tabú” también te van a confundir como algún “homosexual reprimido”. ¡Pareciera que la vaina ahora es al revés!

    ¡No hay que decir absolutamente nada porque te conviertes, de un plumazo, en un juez implacable con la muerte en mira!

    MaruGomita: ¿Qué significa “Cuidado, melviton podría atarcarte”?

    Si es lo que estoy pensando que es, por mí no hay ningún problema. Puedes atacarme lo que quieras que tengo suficientes argumentos para defenderme. Si deseas seguir, ¡Pues dale camino, mujer!

    Responder

  21. MaruGomita
    Ago 18, 2011 @ 15:03:37

    “¡No hay que decir absolutamente nada porque te conviertes, de un plumazo, en un juez implacable con la muerte en mira!”
    1 No creo que en tus interminables aceveraciones hayas dicho “absolutamente nada”
    2 Solo decir algo en contra de tu prójimo ya te convierte en Juez
    3 .No hay parte en la biblia donde se diga que una persona puede decir pequeñas cosas sobre los otros por que ser así es un pecado chiquitito, mientras que ser gay es un pecadototote grandototote.. (Están todos en el mismo renglon)
    4 Yo no hable de la muerte en la mira, eso es como lo pones tu..

    “Cuidado, melviton podría atarcarte”?
    Disculpa hermano, tuve un error ortográfico, es atacarte.. en efecto podrías atacarlo por haber escrito que yo no difiero de tu idea sino que la complemento, pero eso a ti te revuelve las tripas al parecer.. Disculpame también por llamarte homosexual reprimido, parece que eso te ha dolido mas a que te llamara homofobico –que para mi es peor, para ti parece ser un orgullo, falta de conocimiento de lo que quiere Dios-

    “Si es lo que estoy pensando que es, por mí no hay ningún problema. Puedes atacarme lo que quieras que tengo suficientes argumentos para defenderme. Si deseas seguir, ¡Pues dale camino, mujer!”

    No entiendes, el que ataca eres tu, no yo, yo llamo a la comprensión, la misericorda y la oración, por tus hermanos. Hay que hablarles? Si. Hay que decirles? si. Hay que condenarlos? NO. Decirles que van a terminar como Sodoma y Gomorra? No, no por que no sea verdad, sino porque no nos corresponde a nosotros tales aceveraciones, solo Dios sabe.

    Tu crees que ellos en el fondo no lo saben? Ellos lo saben. El problema entonces no es que ellos lo sepan. El problema es que la gente santurrona – y no digo que es tu caso- vea, que debe ser humilde y saber cuando es momento de callar, y de comprender a los otros.

    Una vez mas me disculpo honestamente, tu no eres un homosexual reprimido y yo no soy una bruta que no entiende lo que lee te perdono de antemano. También te disculpo por insistir en pelear conmigo, y alentar la discordia: =D Todos felices.

    “Si deseas seguir, ¡Pues dale camino, mujer!”
    No nada de eso.. estas son también cosas vergonzosas.. tan vergonzosas como la homosexualidad, ni un poquitito menos.

    Si me das tu correo te paso una predica =D

    Responder

  22. Melviton
    Ago 18, 2011 @ 22:34:52

    “1 No creo que en tus interminables aseveraciones hayas dicho “absolutamente nada”.

    Pero ¿Cómo puedes decir eso si aceptaste que ni siquiera te dignaste a leer mi extenso aporte? ¡Doble puntaje! ¡No solamente me juzgaste sino que lo hiciste sin leer siquiera mi punto de vista sobre el particular!

    Yo no deseo atacarte ni he hablado de eso ¡Creo que esa palabra proviene de tu lado, no del mío! Yo hable de defenderme, eso sí. Yo lo que expuse al principio como comentario al aporte de Josué fue indicar lo que la Biblia dice al respecto, ¡NO YO! Yo no ataqué a nadie ni ofendí a nadie citando lo que la misma Biblia dice al respecto. ¡Y no me referí a los otros “PECADOS” porque el tema posteado por Josué era el de la homosexualidad y simplemente me limité a externar lo que LA BIBLIA, y NO YO, dice al respecto. Y eso fue suficiente para que te me vinieras encima como lo hiciste porque todavía quizás sigues con la idea del que si alguien no de aplaude, ya de agrede.

    ¡Está bien, disculpas aceptadas! y si en algo se me fue la mano, creo que también debo disculparme. Pero eso sí Maru, sigo con mi convicción personal de que la Biblia es clara tocante a la homosexualidad y el hecho de que hablemos “sin tapujos” no nos convierte, en lo absoluto, en personas homofóbicas que despreciamos a los que tienen un estilo de vida diferente al nuestro. En lo que sí estamos de acuerdo los dos y en realidad nunca vi la necesidad de tu ataque personal es el hecho de que los DOS congeniamos en que ese “estilo” de vida “NO ESTA BIEN” desde el punto de vista de Dios. Estamos de acuerdo en que no debemos juzgar a las personas deseándoles el mal por su forma de vivir sin darles el debido consejo de lo que piensa Dios al respecto. Cuando Dios destruyó a Sodoma y Gomorra, destruyó no solamente el mal que habitaba en las personas de las dos ciudades (hombres, mujeres y niños), destruyó también a las personas que lo practicaban más allá de Su misericordia como el Dador de Vida. Lo “escandaloso” de la vida homosexual no es que lo sean. Cada quién vive su vida como le venga en gana. Dios no obliga a nadie. Lo escandaloso está en que los que son lo pregonan por los 4 costados como si fuera el orgullo más sublime que existe y, lo que es peor, creen que Dios los aprueba tal y como son.

    Si hubieras leído ese aporte mío que te dio pereza leer en su totalidad, te hubieras dado cuenta de lo que realmente existe detrás del tema y lo que la Biblia dice y no dice, acerca de lo que realmente significa el “juzgar para que no seamos juzgados”. Si yo digo que el asesino, el pedeastra, el fornicador, el adúltero, el avariento, el orgulloso, el ladrón, el proxeneta, etc., etc., están equivocados desde el punto de vista de Dios ¿Por qué alguien debería atacarme por referirme a estas deplorables conductas y señalar el mal en ellos y encima de todo, decirme que los estoy juzgando? ¡Juzgar es otra cosa totalmente diferente! y es en eso que quizás no congeniemos! ¡Bueno, como dijo Kenshin en una oportunidad, “Nadie está de acuerdo en todo”.

    Y claro, me encantaría que me mandes un mail pero que sea recíproco. Lo más probable es que te lo contestaré. Mi correo es dprofesionalcr@gmail.com

    Saludos desde Costa Rica!

    Responder

  23. Marugomita
    Ago 19, 2011 @ 00:36:35

    “Yo no deseo atacarte ni he hablado de eso ¡Creo que esa palabra proviene de tu lado, no del mío!”

    Dices que tengo una manera descontrolada e irrespetuosa de DEFENDERME,
    eso indica directamente que tu asumes que me atacas, de lo contrario ¿por qué tendría que defenderme?..

    “y si en algo se me fue la mano, creo que también debo disculparme”
    Pero no lo haces, no pides disculpas NI UNA SOLA VEZ.. =D.. Yo igual te disculpo y te perdono, porque se lo que la biblia dice del perdón..

    Dije que te enviaría una predica.. si quieres enviarme una a mi esta bien, no me molesta..
    Para que la gente lea completamente lo que dices debes evitar insultos en el medio, (guárdalas para el final =D)

    Responder

  24. Melviton
    Ago 19, 2011 @ 04:28:55

    ¡Pero mujer, ¿Qué insultos te he propinado? Si aquí el único insultado he sido yo. ¡Por Favor! ¡Ubícate!

    Lo del adjetivo “bruta” tú mismo lo dijiste al interpretar que eso era lo que yo te había dado a antender. Sin embargo, el no entender un comentario de alguien no te convierte en “bruta” a no ser, claro está, que persistas en no entender ni leer todo lo que te pueda servir para emitir algún criterio.

    Ahora bien, citas: “Dices que tengo una manera descontrolada e irrespetuosa de DEFENDERME, eso indica directamente que tu asumes que me atacas, de lo contrario ¿por qué tendría que defenderme?..”

    ¡Ay Maru! ¡Y vuelves a lo mismo! El hecho de que dije lo que dije, de esa “manera descontrolada e irrespetuosa de DEFENDERTE” no lo dije porque estoy aceptando el hecho de que yo te estaba atacando “con insultos”, claro está. Es una forma de explicar que cuando tú interpretas que te están atacando, te “defiendes” de esa forma brusca y ofensiva. Ahora, si interpretas que “opinar” algo contrario a la otra persona es “atacar”, pues volvemos al principio de este “dime que te diré” ¡Me sigues interpretando al revés! (y conste que no te estoy diciendo “bruta”) Simplemente, no nos entendemos, ¿para qué darle vueltas?

    Mira, dejemos las cosas así que no vamos a llegar a ninguna parte. Tú sigue pensando en que eres muy cristiana porque me perdonaste “mis insultos” (porque eso fue lo que ocurrió) y yo seguiré pensando que es mi obligación perdonar “sin haberte insultado” ¿Qué cosas no?

    Saludos!!

    Responder

  25. MaruGomita
    Ago 19, 2011 @ 13:09:01

    Bueno, allá tu y tu orgullo.. yo traté de hacer las paces =D espero que te sea de provecho la predica que te mandé.. =D

    Responder

    • Melviton
      Ago 19, 2011 @ 16:31:32

      Mi estimada MaruGomita:

      Todavía no he recibido tu prédica. Si puedes me la envías de nuevo OK!!!

      Saludos.

      P.D. Yo no estoy resentido. Descuida. Podemos seguir aportando nuestros criterios aunque a veces “choquen” pero es muy lógico que suceda.

      saludos!!

      Responder

  26. MaruGomita
    Ago 19, 2011 @ 21:13:29

    Revisa, quizás esté en la bandeja de spams, o elementos no deseados, de todas maneras te las envío nuevamente, saludos pez.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: