¿Qué dice la Biblia acerca del limbo?

En la tradición católica, el limbo es un estado o lugar temporal de las almas de los creyentes que murieron antes de la resurrección de Jesús (limbo de los justos o de los patriarcas) y el estado o lugar permanente de los no bautizados que mueren a corta edad sin haber cometido ningún pecado personal, pero sin haberse visto librados del pecado original a través del bautismo (limbo de los niños). En teoría, y a pesar de su nombre, también irían a éste -según algunas interpretaciones- aquellos adultos que, no habiendo cometido pecado personal alguno, no hubieran tenido la oportunidad de conocer la doctrina cristiana ni ser bautizados; aunque la inclinación humana a hacer el mal haría muy difícil que un caso así pudiera darse. Sería, por ejemplo, el caso de un subnormal profundo que no sabe lo que se hace.

Lo cierto es que el limbo no se menciona en toda la Biblia ni una sola vez. Ni el de los justos ni el de los niños. Con respecto a este último, la Iglesia Católica ha partido de la base de que es necesario estar bautizado para entrar en el cielo, pero 1) en ningún lugar de la Biblia se plantea tal requisito, 2) históricamente el bautizo siempre fue de adultos (Jesús, a los 30 años sin ir más lejos) ya que un adulto tiene el entendimiento del que carece un bebé y 3) Jesús mismo señaló que el cielo es de los niños y de los que son como niños (Marcos 10:13-16, Mateo 19:13-15 y Lucas 18:15-17). Para Cristo la cosa está clara: un niño o un adulto que es como un niño (es decir, inocente) va directo al cielo. Lógicamente, las palabras de nuestro Señor entran en flagrante contradicción con la antibíblica doctrina del limbo.

El 19 de abril de 2007, la Comisión Teológica Internacional de la Iglesia Católica, bajo el papado de Benedicto XVI, publicó un documento teológico que no constituye magisterio pero que se emite con la autoridad del Vaticano, que subraya que la existencia del limbo de los niños no es un dogma sino solamente una hipótesis teológica. El documento considera un misterio el destino preciso de los niños sin bautizar, aunque se tiene la esperanza de que puedan ir al cielo por la misericordia de Dios. Ésta es la nueva postura de la Iglesia, distinta de la mantenida durante siglos. Por lo demás, en ningún lugar de la Biblia se menciona un lugar denominado “limbo de los justos”, ni el “limbo de los niños” ni tampoco dice que una persona que haya muerto sin estar bautizada no pueda entrar en el cielo.

About these ads

5 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. ruben dario
    mar 12, 2012 @ 17:40:32

    les recuerdo que JESUS muy claro dice a NICODEMO el que no nace del agua y de ESPIRITU no puede etrar en el reino de los cielos, de modo que si es muy clara la palabra de DIOS sin el bautismo nadie puede entrar en el reino de los cielos. EVANGELIO DE SAN JUAN 3,3.15

    Responder

  2. Melviton
    mar 13, 2012 @ 13:47:45

    “No piensen que vine a poner paz en la tierra; no vine a poner paz, sino espada.” (Mateo 10:34). Hay que tener mucho cuidado al citar textos bíblicos alejados del contexto y del marco de circunstancias dentro del cual se dicen para no caer en malas interpretaciones. Estas palabras de Jesús registradas en Mateo, por sí solas, darían a entender totalmente lo contrario de lo que significaría el verdadero propósito de la venida de Jesús como hombre a la Tierra. Están indicando que él mismo sería un motivo de división entre las personas y los miembros de nuestra casa. ¿Contradictorio? No, si entendemos el verdadero mensaje que se nos transmite.

    Ahora bien, las palabras de Juan 3:5 se refieren a otra cosa, no a lo que se acostumbra creer, que nadie que no se haya bautizado podrá entrar en el reino de Dios, con el único fin de justificar lo que por muchísimos años se interpretó como un estado intermedio llamado “limbo” o, desde otras ópticas, “purgatorio”, enseñanzas muy conocidas y creídas –y recientemente desechadas– del catolicismo romano. Ahora bien, existe una creencia muy arraigada en casi la mayoría de las religiones tradicionales ¿Cuál? Que todos los seres humanos merecedores de la “gracia” de Dios se irán al “cielo”. De nuevo, no nos apresuremos a hacer conjeturas precipitadas por cuanto eso sería estar cayendo en serias contradicciones fundamentales de las enseñanzas de Jesucristo.

    Responder

  3. mary
    oct 31, 2012 @ 19:47:27

    ok. al leer este articulo me surge unda duda, ya no es necesario entonces hacer un novenario para sacar la muerto de pena y llevarlo a descanzar?
    y algo q siempre me he preguntado,( partiendo d la premisa dq esto exisite) como ellos saben q ya el alma salió del pulgatorio y pasó al cielo

    Responder

    • J.Ferrer
      oct 31, 2012 @ 20:28:35

      El limbo no existe. No aparece mencionado en la Biblia por ningún lado. Es una doctrina falsa inventada por la Iglesia Católica. Cualquier cosa que te cuenten sobre el limbo puedes estar segura al 100% de que no es bíblica.

      Responder

  4. Fede
    mar 29, 2014 @ 02:46:42

    Por que siempre son los católicos los que inventan y hacen esto y aquello? No disciernen sus acciones acaso?…Lo digo con el mayor de los respetos.

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.441 seguidores

%d personas les gusta esto: