¿Qué quiere decir que Jesús murió en la cruz para salvarnos?

Pregunta de Michelle León.

Pamplona, Navarra. España.

¿Por qué murió Cristo en la cruz? ¿Qué significa su crucifixión? Hoy en día se ha perdido el significado que conlleva dicho gesto de entrega. Y es normal, pues tiene que ver con una cultura (la judía), un país (Israel)  y una época (la de hace 2.000 años) que no son los nuestros, con los que no estamos muy familiarizados y que, por lo tanto, es normal que nos suenen extraños. Voy a intentar explicar con palabras sencillas lo que significaba en la sociedad judía el sacrificio del cordero y su relación con la crucifixión de Cristo. Pero como no es asunto sencillo, pondré primero un ejemplo actual para que el lector pueda entenderlo mejor.

Piense por un instante en cuál es, de entre todas sus pertenencias, su objeto preferido… Quizás se trate de su ordenador, de su teléfono móvil, de su ropa, de su colección de sellos, su coche, quizás sea un peluche de la infancia, la televisión, el dinero… Piénselo. En mi caso, que soy un lector empedernido y un bibliófilo declarado, se trata de mi abultada colección de tebeos y libros.

En la antigüedad la posesión más preciada era el ganado, y muy especialmente el cordero. En aquella época tener ganado era símbolo de riqueza. Los animales tenían un valor doble: como dinero (al venderlos) y como alimento (al matarlos). De hecho, en la Biblia siempre que se habla de alguien rico, inmediatamente se menciona el número de cabezas de ganado que tenía. Es como si hoy dijéramos: “Fulanito es muy rico; tiene quince pisos y once coches”.

Pues bien, cuando los judíos cometían un pecado, para pedir perdón a Dios sacrificaban un cordero (algo altamente valioso en aquella época). Es como si en la actualidad, cada vez que yo peco contra Dios quemara una colección de tebeos o un libro antiguo… Para mí, que me encanta leer, supondría un sacrificio muy grande. O es como si un coleccionista de sellos renunciase a una parte de sus sellos. O como si un rico renunciase a su Ferrari. O como si usted renunciase a su objeto preferido. Evidentemente, duele. Es, como una forma de sacrificarse, de desprenderse de algo importante para nosotros. Era como decir: “Mi posesión X me importa mucho, pero Dios aún más, y para demostrárselo voy a renunciar a algo que para mí resulta muy valioso, aunque me duela”.

Ésta era la forma en que los judíos demostraban su amor a Yaveh. En contrapartida, se entendía que cada vez que se hacía este sacrificio, Dios perdonaba los pecados de esa persona. Pero llegó un momento en que el Señor quiso demostrar a los humanos que Él los amaba a ellos aún más que ellos a Él. Así que si los humanos entregaban su pertenencia más valorada (el cordero), Jehová les entregó a ellos lo más precioso que tenía: a su hijo, Cristo.

Cristo vino a la Tierra con la misión última de ser sacrificado como un cordero. La crucifixión en absoluto le llegó de sorpresa. Al contrario: Él ya sabía muy bien a lo que venía. Así, con el derramamiento de su sangre preciosa, Dios perdonaba los pecados de la humanidad. O al menos los de aquellas personas que se arrepientan de su mala conducta y crean en Jesús como su Señor y salvador. Por esto es que se llama a Cristo “el cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Un judío mataba a un cordero para que se lavasen sus pecados. Dios sacrificó a su propio hijo como a un cordero para lavar los pecados del mundo. Es más, la Biblia entera, el cristianismo entero, se puede sintetizar a la perfección en un solo versículo: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su único hijo para que todo aquel que en Él crea no se pierda sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16).

¿Era imprescindible sacrificar a su propio hijo para perdonar los pecados a la humanidad? No necesariamente. Yaveh podría haber dicho simplemente: “Vale, estáis perdonados”. Pero Él prefirió hacer una gigantesca demostración de amor que además encajaba a la perfección en la sociedad y la tradición judías del momento. Es como decir: “No sólo te perdono tus pecados; es que te amo tanto que además estoy dispuesto a morir por ti. Y en una muerte de cruz, además”. ¿Qué mayor muestra de amor que ésa? Mucha gente sería reticente a dar su vida por un familiar. Cristo dio la vida por todos; incluso por aquellos que le escupían, se burlaban de Él o lo asesinaron. Y ojo, porque quienes lo mataron no fueron los judíos o los romanos. Fuimos todos. A Cristo no lo mató una cruz o unos clavos o una lanza sino nuestros pecados. Porque Jesús murió y resucitó para lavar los pecados de toda la humanidad, pasados, presentes y futuros. Incluídos los suyos y los míos.

About these ads

13 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. jose erney valencia
    mar 31, 2010 @ 23:27:31

    me parecece muy ecertado el articulo pero me gustaria saver mas gracias

    Responder

  2. Fran1999
    abr 24, 2010 @ 03:04:44

    Me parce bueno el articulo hno, siga adelante enseñando de Cristo y de su palabra, favor oren mucho por mi para q pueda salir a ayudar a aquellos q sufren y lloran oprimidos por el diablo, Dios los bendiga

    Responder

  3. Juan Diego
    sep 21, 2010 @ 22:29:27

    Me parece bueno este artìculo,y deseo que difunda màs sobre cristo

    Responder

  4. Enrique
    nov 04, 2010 @ 11:33:39

    muchísimas gracias por el artículo. me ha hecho entender muchas cosas que hasta ahora no comprendía. Especialmente eso de “el cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Jamás entendí qué quería decir… hasta hoy. Hace falta difundir más conocimiento, como hace usted. Gracias por su labor.

    Responder

  5. J.Ferrer
    nov 07, 2010 @ 15:58:58

    Fran, Juan Diego y Enrique:

    Gracias a vosotros por vuestras palabras. Es el deber de todo cristiano predicar la buena nueva.

    Responder

  6. Juan Pedro
    mar 07, 2011 @ 16:14:19

    ¿Era imprescindible sacrificar a su propio hijo para perdonar los pecados a la humanidad? No necesariamente. Yaveh podría haber dicho simplemente: “Vale, estáis perdonados”.
    — —
    No estoy de acuerdo con esto último, porque decir “Vale estáis perdonados” anularía los mandamientos que dictó. Por eso fué necesario e imprescindible que Jesús muriera en la cruz por nuestra causa, nuestros pecados, como bien has dicho. Pero pagó Él nuestra deuda con el Padre, el Justo por los injustos para que su Ley, sus mandamientos, no fueran anulados ya que son nuestra guía para que nos conportemos como verdaderos hijos de Dios.

    Responder

  7. mario reyes
    abr 18, 2011 @ 00:05:37

    Tremanda refleccion. Jesucristo murio por nosotros, y nosotros que hemos echo de nuestras vidas, muchos vivimos sin sentido, otros lastimando gente, otros indiferentes, por eso es de vital importancia que los cristianos salgamos a las calles a compartir el evangelio, esa es la tarea que jesucristo nos dejo.

    Responder

    • melviton
      abr 18, 2011 @ 19:30:09

      Claro don Mario. Ese es el deber de todo cristiano. Pero los únicos que andan por las calles, en las plazas públicas, en los comercios, ¡Por todo el mundo! sus detractores dicen que no son cristianos y andan diciendo “herejías”. Creo que en esto los Testigos de Jehová van a la delantera. Pero qué curioso. ¡Todos los demás que sí tienen la “verdad” no se atreven a proclamarla como es debido, de “casa en casa” y de “aldea en aldea”. ¿Qué cosas no?

      Saludos

      Responder

  8. raúl
    abr 23, 2011 @ 16:38:08

    mi estado emocional por la lectura de la biblia que hace apenas 1 mes que lo hago me hace sentir diferente y quisiera saber mas al respecto al principio me mostraba incredulo y creia que esto del cristianismo no era para mi porque en primera no soy judio y en segunda no estoy circuncisado o como sea por motivos de cultura o costumbres porque yo soy mexicano y fui acostumbrado a la virgen maria(madre de nuestro señor jesucristo)pero que ahora estoy convencido del plan de nuestro señor dios jehova o yave y de nuestro señor jesucristo por cual a mandado su mensaje para que sigamos sus pasos pero aun hoy tengo muchas dudas porque dicen que es necesario ir a una congregación y bautizarse y no se a donde o con quien acudir.si pudieras darme mas informacion para todas estas diserciones que vivo en estos momentos te lo agradeceria.

    Responder

    • J.Ferrer
      abr 23, 2011 @ 20:14:50

      Hola Raúl.

      Dios te bendiga. Yo te animo ante todo a que leas la Biblia y busques a Dios en oración. Él te guiará.
      Mi recomendación es que un día (en que tú te sientas preparado) vayas a una Iglesia Cristiana Evangélica porque en ellas, a diferencia de en la Iglesia Católica, la doctrina está basada en las Escrituras. Iglesias hay de varios tipos: pentecostales (hacen música más fuerte), bautistas (son más tranquilitas), etc, pero al final todo es lo mismo (sólo cambia el estilo de hacer las cosas). Pásate un día por allí y que Dios guíe tu corazón. Nadie te va a mirar mal ni nada por el estilo. Si no te gusta no vas más y ya está (no es una secta ni nada por el estilo, allí se va libremente y nadie es prisionero).

      Muy importante: cuando el pastor esté predicando escucha bien lo que dice: si habla de santidad, de luchar contra los pecados, de ser mejor persona…. ¡enhorabuena! ¡estás en una buena iglesia! Pero si el pastor sólo habla durante de la predicación de dinero, dinero y dinero entonces sal corriendo de allí y busca otro día una iglesia del primer tipo. Un abrazo y que Dios te bendiga. Para cualquier cosa, tienes mi correo-e en “contacto”.

      Responder

  9. raúl
    may 01, 2011 @ 15:26:16

    gracias por tu consejo que lo seuire como tu lo dices y que dios te bendiga

    Responder

  10. abner Castillo
    feb 02, 2013 @ 01:17:43

    Exelente explicacion me fue de gran ayuda , Dios te bendiga abundantemente

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.462 seguidores

%d personas les gusta esto: